Se va acercando el verano. Más bien lo tenemos casi encima aunque lea con asombro como por el norte anuncian lluvias. Aquí casi no las vemos ni en eso que llaman invierno, porque cualquier parecido con la realidad estacional casi podría ser pura coincidencia. Aunque ahora que lo pienso este año si hemos tenido al Sur del Sur más frío del que venía siendo costumbre y más de un día seguido de lluvias. ¡Como tiene que ser!. Pero ya queda atrás. Llega el tiempo del calor -o la calor que es más nuestro, de aquí abajo-. Turistas, niños con helados, guiris que usan calcetines con las chanclas mientras sus pieles se vuelven más y más coloradas. Ventiladores pidiendo la jubilación. Aires acondicionados al servicio de Satán, perdón, de las eléctricas. Noches de calle al fresquito. Tardes de sombra esquiva. Costa de la Luz. Costa del Sol. Riñoneras y toallas. Llevo el refresco de naranja y de limón. Al rico helado. ¡Dejate de hostias y hablemos de rock and roll!.

Siga usted todo recto caballero y agárrese que vienen curvas. Ya que sobrevolamos a vistas de pájaro Málaga hacemos parada obligatoria en el frescor que parece desprender la portada de lo nuevo de Dirty Army titulado «Living in death» aunque su interior desprenda calor en abundancia. Alineados en las rocosas filas del stoner desde su debut lo cierto es que los malagueños encajan en dicha acepción solo si nos asimos con fuerza a lo diverso del género. Lo suyo ronda más por los sonidos propios de aquel rock de los 90 que sobre mitad de la década busco su sitio entre los seguidores del rock. El disco se abre fuerte con «What do you mean», donde la melodía me pone en la pista para poder afirmar lo de la relación de la banda con lo grabado en los 90. La canción que da nombre al disco sigue con esa apuesta por la potencia y la marcha como bandera. La instrumental «Justice» de preciosa sonoridad se mueve en esa especie de stoner dinamizado que tan bien desarrollan por ejemplo los almerienses The Dry Mouths. Pisa el pedal de la distorsión y que las guitarras hablen bien fuerte de «Qädr» abriendo capas de psicodelia sui generis como en la anterior o esa parte central emparentada con el stoner.

«Nothing to say» alterna perfectamente ese sonido correoso con cierto halo que me trae una y otra vez a la cabeza a Cobain. Creo que a veces existe una canción en el disco que te hace pensar que la banda en cuestión está tomando el camino correcto y que además posee los mimbres necesarios para recorrerlo. En el caso de Dirty Army posiblemente «Stellar» sea esa canción. Dulzura y fuerza conviviendo para envolver una melodía maravillosa pero no solo formando parte de ella sino dando a la instrumentación un protagonismo envidiable. «Black sea» te aventura en un viaje sin retorno de efectos hipnóticos donde la voz actua como lisérgico flautista de Hamelín. «Salt and sand» tiene un filtro de rock clásico que me engancha a la primera. Esa batería, el riff, las voces en el estribillo… hasta llegar a «The road» que inccide en ese ritmo hipnótico con el que cerrar los ojos. Cierra el disco «You know» que vuelve a poner la furia en escena, con un riff machacón y directo. Sorpresa, bonus track. Versión acústica de «Salt and sand» simplemente maravillosa. ¡Que gran disco!

DIRTY ARMY – Living in death

by: Carlos tizon

by: Carlos tizon

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

JM Conejo – La eterna juventud

JM Conejo – La eterna juventud

Hay gente que resulta inspiradora. Su mera presencia, estén a tres metros o a mil kilómetros, resulta un acicate, una motivación para mejorar, para afinar, en mi caso, las letritas que junto. Josemari es una de esas personas. Anda en plena cresta de la ola con Zoo!,...

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Pin It on Pinterest