El incombustible (quien lo diría…) Al Jourgensen está de vuelta de nuevo con su decimocuarto disco para escupirnos su acostumbrada dosis de odio apocalíptico contra el sistema yankee y esa doble moralidad estúpida que la envuelve. Un servidor no podía celebrarlo más, necesitamos al Tio Al más que nunca ante semejante disparate imperial que el mundo, e incluso la gran mayoría de americanos, están sufriendo con el ‘clown’ que habita en la Casa Blanca.

Adéntrate en la ‘Zona Crepuscular’ y sufre las consecuencias…

 

 

Como era de esperar, teniendo al capullo de Trump haciendo y desaciendo (más bien esto último) en la administración yankee, el nuevo caldo de cultivo estaba servido para que la criatura Ministry volviese a resurgir con más fuerza que nunca teniendo a nuestro Jourgensen como el gurú definitivo para denunciar la bizarrada de gobierno que están padeciendo en el país de las barras y las estrellas. Que su país esté en esta situación le viene bien a la banda de Chicago y le viene que ni pintado a nuestro protagonista porque es cuando saca lo mejor de sí mismo, cuando nos ofrece lo que mejor sabe hacer que no es otra cosa que atmósferas apocalípticas a go go, caos sónico a base de samplers atómicos y mucha mala hostia para con quien se lo merece y que, como es ya costumbre, siempre suele ir destinada a aquel que se encuentra ocupando el Despacho Oval.

Nota 80

Sin extenderme demasiado, AmeriKKKant (2018) es una colección estupenda de rabia, frustración y Metal Industrial. Tras ese inicio distorsionado con scratches y violines de “I Know Words”, tenemos ya el primer clásico de la nueva colección con “Twilight Zone”, muy en la línea del machacón y oscuro Filth Pig con una línea de harmónica infernal entre la maraña de samplers y aporreos marciales de la batería. Ministry en estado puro. Arreglos circenses y un tufillo a los White Zombie de Astro-Creep en la base rítmica se intuyen en “Victims Of A Clown”, uno de mis temas favoritos con esas bases bailongas junto con el hostil y tremebundo “We’re Tired Of It” que te recordará claramente a su icónico Kejanzo por su frenética esquizofrenía sónica. “Wargasm” es muy Marilyn Manson en las bases y el riff. “Antifa” es otro de los highlights de este disco, otro tema pesado, creado para generar odio antifascista y totalitario que se vuelve muy rockero hacia el final. “Game Over” vuelve a la pesadez monoforme de Filth Pig para acabar con las texturas industriales y scratches de por medio del denso “AmeriKKKa”Al Jourgensen, eres necesario para este anti-mundo…

 

 

 

 

Sobre El Autor

¡Pupilo Dilatado ante todo! Licenciado en Bellas Artes y profesor en secundaria de 'marías' audiovisuales en la provincia de Castellón, ¡hasta aquí lo serio!, je,je, pero lo que uno lleva dentro es la melomanía enfermiza, mis manías bizarras, morbosas, iconomaníacas y 'fanzinerosas', mi alma rock'n'roller hasta la médula y una obsesión generosa por las Pin-Ups de otra época. Para acabar, soy hijo del 'Popu' y bastardo del "Appetite for Destruction"... aunque me derrita con Madonna y Shirley Manson (Garbage). También se me puede encontrar en mi blog

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho + diecinueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.