RFA-RDA. MUNDIAL 74. Fútbol en plena Guerra Fría

Publicado el 07/11/2018 | por Carlos Tizón | Especiales, Noticias

EEUU y la URSS fueron las cabezas visibles de la Guerra Fría. Pero si hubo un lugar donde se escenificó de manera más directa fue sin duda en Alemania. El final de la guerra trajo la división del país en la RFA y la RDA. El 13 de agosto de 1961 ambos mundos quedaban aislados por el muro de Berlín, imagen clave de la ciudad alemana hasta 1989 año en el que sería derribado. Pero el Mundial disputado en la RFA en 1974 proponía el enfrentamiento deportivo entre ambas Alemanias al quedar encuadradas en el mismo grupo de la primera fase.

A pesar de la importancia que daban los países del Este al deporte el dominio del mundo del balón quedaba en mano de occidente. En los JJ. OO. si que se pueden contar los éxitos de los países socialistas. La Selección Húngara presume de tres medallas de oro curiosamente ganadas ante Bulgaria, Yugoslavia y Checoslovaquia, países del Pacto de Varsovia. La URSS dos, frente a Yugoslavia y Brasil. La RDA, Polonia y Yugoslavia una medalla de oro cada una. Mucho protagonismo de las selecciones del bloque soviético. Pero cuando hablamos de competiciones de nivel profesional como mundiales y eurocopas, perdían protagonismo. Respecto a campeonatos del mundo Hungria en 1954 y Checoslovaquia en 1962 llegaban a la final aunque ambas selecciones fuesen derrotadas por Alemania (RFA) 3-2 y Brasil 3-1. Polonia consiguió en el 74 y el 82 quedar tercera mientras que el cuarto puesto fue para Yugoslavia en el 62 y la U.R.S.S en el 66.

En la Eurocopa si cobran más protagonismo las selecciones del este: la URSS se proclamaba campeona en 1960 derrotando a Yugoslavia 2-1 en la final. Checoslovaquia era tercera al derrotar 2-0 a Francia en la final de consolación. Los soviéticos eran subcampeones en la siguiente edición al caer derrotados 2-1 por España. Hungria sería tercero ganando 3-1 a Dinamarca. No sería hasta el 76 que el titulo volviese a volar más allá del telón de acero cuando los checos derrotaban a la RFA en los penaltis. La URSS sumaria dos subcampeonatos más y un cuarto puesto, lugar en el que tambien acabarían una vez húngaros y yugoslavos. A nivel de clubs el mayor exito viene de manos del Steaua de Bucarest que ganaba en Sevilla en 1986 la Copa de Europa al FC Barcelona y el Estrella Roja en el 91. Subcampeones fueron FK Partizan y Steaua. En la Recopa es donde mas brilló el fútbol del este si hablamos de títulos. Slovan de Bratislava inscribiria su nombre en 1969, el Magdeburg en el 74, Dinamo de Kiev 1975 y 1986 y Dinamo de Tibilisi 1980. Subcampeones: Budapest, Gornik Zabrze, Dinamo de Moscú, Ferencvaros y Lokomotiv Leizpig. Por último en la Copa de la UEFA Estrella Roja y Videoton llegaron a la final sin éxito.

Pero si hay un día a marcar dentro del fútbol en los días de la guerra fría es sin ningún lugar a dudas el 22 de junio de 1974 con el Volksparkstadion de Hamburgo como testigo. El azar habia querido que en el mundial que organizaba la RFA sus vecinos orientales, que debutaban en la Copa del Mundo, quedasen encuadrados en el mismo grupo de la primera fase que los occidentales y que además se enfrentasen en el tercer y último partido de la primera fase. Ambas selecciones llegaban a la señalada fecha jugándose el primer puesto del grupo. La RFA había derrotado 1-0 a Chile y 3-0 a Australia. La RDA derrotó 2-0 a los australianos y empataba a uno con los chilenos. A los de Frank Beckenbauer, claros favoritos, les bastaba el empate para pasar como primeros. Era solo un partido de fútbol pero todo el mundo era consciente de que algo más que el honor estaba en juego. Aquel encuentro no era un simple derbi entre vecinos sino el cara a cara de dos ideologías, de dos formas.Y se daban cita en la tierra que mejor representaba la división del mundo en esos momentos.

Las alineaciones fueron:

RDA: Juergen Croy, Gerd Kische, Bernd Bransch, Konrad Weise, Siegmar Waetzlich, Harald Irmscher (66′ Eric Hamann), Lothar Kurbjuweit, Hans Juergen Kreische, Reinhard Lauck, Jürgen Sparwasser, Martin Hofmann. DT: Georg Buschner.

RFA:  Sepp Maier, Berti Vogts, Paul Breitner, Hans Georg Schwarzenbeck (68′ Horst Dieter Hoetgges), Franz Beckenbauer, Bernd Cullmann, Juergen Grabowski, Uli Hoeness, Gerd Muller, Wolfgang Overath (69′ Guenter Netzer), Heinz Flohe. DT: Helmut Schoen.

El duelo entre las dos Alemanias a pesar de la pasión que podía levantar a ambos lados del muro, sobre el cesped se presentaba como un partido con dos equipos conservadores en su juego que parecían conformarse con un resultado que a priori favorecía a ambos. Torpedo Muller pudo cambiar el sino del partido en el minuto 39 pero su disparo se estrellaba en el poste de la portería de la RDA.  Sin embargo en el minuto 77 cambiaría la historia.Un saque rápido del portero oriental Croy hacia Hamman que se lanza al contragolpe recorriendo 30 metros hasta que Beckenbauer le sale al paso pero no consigue evitar que Hamman centre al area. Jürgen Sparwasse se cuela entre Vogts y Hooetgges fusilando a Maier y subiendo el 1-0 al marcador. A partir de ahí el asedio occidental fue constante pero el marcador no se movería. En la primera y única vez que ambas selecciones se enfrentaron, el triunfó voló hacia el otro lado del telón de acero. Sparwesser, héroe de aquella tarde declaró: “Era golpear al enemigo. Golpear al enemigo donde más le duele. Mucha gente entonces lo veía así”. “Si en mi lápida pusieran Hamburgo 1974 todos sabrían quien yace debajo”.

La RDA pasó como primera de grupo pero en la segunda fase Brasil 0-1, Argentina 1-1 y Holanda

 0-2 acabaron con el sueño de los orientales. Por su parte la RFA acabaria proclamándose campeona del mundo. Beckenbauer declaró: “El gol de Sparwasser nos despertó. Sin él nunca habríamos ganado aquel Mundial”  

Hay quien afirma que la RFA se dejó vencer para evitar el complicado grupo que le esperaba en la segunda fase. Seguramente sea fruto del intento de restar importancia a aquella derrota que trascendía al terreno de juego.

 

 

Sobre el autor

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.