El mejor disco de BRUCE SPRINGSTEEN

Publicado el 03/04/2014 | por Edgar Corleone | Noticias

O mejor dicho: el que más me gusta. Nebraska es triste como una ruptura, sombrío como el fracaso y estremecedor como las historia de perdedor. Sé que discos tristes en el rock los hay a patadas, pero también es bien sabido que Bruce tiene una capacidad natural para empatizar con su voz y acento al recitar igualada por pocos. Al escuchar Nebraska no me afloran las lágrimas como me ocurren con “Downbound Train”; lo de Nebraska es diferente. Cada vez que escucho este álbum como se merece, al 100% de atención, se establece entre nosotros una relación íntima que dura hasta el final. Me llega directo, con calma, claro. Entiendo a los protagonistas como si me contasen su historia mirándome a los ojos.

Gente más válida que yo ya ha contado la historia de este álbum, pero por contextualizar, resumo: tras encerrarse en casa para componerlos temas de la continuación de The River, las cuales grabó en una cuatro pistas, en crudo, con armónica, guitarra y poco más, hizo lo propio junto a la E Street en estudio. Poco convencido con el resultado, lo manda al carajo y se queda con diez de las grabaciones originales de casa. Nebraska, un disco de rock que, sin los elementos típicos, parece folk. Un disco de rock pelado. Demos. Y qué demos…

Bruce Springsteen

Al contrario que sus anteriores y definitorios álbumes, este Nebraska no es apropiado para viajes en coche, a no ser que huyas en busca de lágrimas compasivas. Si acaso, en “Open All Night” se puede encontrar al Bruce rockero de siempre, rítmico y acelerado, un tema que casi no encaja en el álbum.  Nebraska está hecho de puro feeling, de interpretaciones sinceras. Un altavoz-a-oreja entre Bruce y el oyente, sin broza de estudio, alejado de parafernalia. Un sonido muy acústico. Canciones desplumadas hasta el hueso.

Escuchar temas como “My Father’s House”, “Highway Patrolman”, o “Mansion On The Hill” me supone lo más cerca que estaré de un concierto privado del Boss en mi salón. Todo en este disco suena cercano, extremadamente honesto. Bruce canta íntimo, suave, apurando cada fundido a silencio. Recita desdicha y nostalgia, y la ausencia de numerosas capas de instrumentación significa un canal perfecto para la comunicación con el oyente. Eso, sumado a su facilidad para el vínculo emocional y talento compositivo, hicieron Nebraska.

Cualquiera de sus álbumes míticos me da energía a golpe de guitarrazo y garganta rota, letras evocadoras llenas de esperanza y estribillos gloriosos. Con Nebraska las sensaciones son igual de potentes, pero dirigidas hacia adentro. Ocurre que cuando suena “Atlantic City”, lo demás da igual.

Sobre el autor

A la música le dedico la mayor parte de mi tiempo, pero aunque el rock me apasiona desde que recuerdo, no vivo sin cine ni series de televisión. Soy ingeniero informático, y cuando tengo un hueco, escribo sobre mis vicios. Tres nombres: Pink Floyd, Led Zeppelin y Bruce Springsteen.

Publicidad

Una respuesta a El mejor disco de BRUCE SPRINGSTEEN

  1. Il Cavaliere dijo:

    Me da igual como lo cuenten otros. Tú lo has hecho de pm. Es tu vivencia y eso es personal e intransferible, por lo tanto sólo puedo decir Bravo !!!!!

    Te cuento que este también es mi disco favorito de Bruce. Yo nunca he sido fan, siempre he vivido una relación de amor-odio donde ha pesado más lo negativo. Me ha rayado como le tratan los medios en este país, por no hablar de las hordas de talibanes que tiene como fans que sólo viven para escuchar a su ídolo. Pero Super Bruce es un clásico en vida, eso es innegable y aunque me parezca un pelma cuando quiere ponerse en modo Dylan – no puedo con la etapa Ghost Of Tom Joad y esa gira solo con su guitarra- este disco es el que más me gusta de él. Lo sé, soy pura contradicción jajaja pero qué se puede esperar de un pirado como yo….jajaja

    Saludos Mr Corleone y felicidades por el artículo.

    Otro tanto de lo mismo para vos, dear GF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *