Me ha resultado muy difícil traducir a Poe. La sensación que he tenido al trabajar en sus poemas es de desconcierto a medida que avanzaba en los textos. A veces incluso he perdido la comprensión del contexto del tramo que llevaba traducido. Lo que me obligaba a eslabonar más la traducción, a hilvanar palabra con palabra sin consciencia del texto, de su significado global más allá del verso en el que estoy trabajando. En cada poema, lo he visto imposible de conseguir al principio.

Pero por otra parte, una vez entendido el modo de escribir del autor americano, todo fluye más fácilmente. Uno nota la gramática perfecta de su autor, la cual, obliga a detenerse en cada palabra, para conseguir el flujo líquido que uno siente cuando se le lee. La pureza de su lenguaje se hace patente porque cuando las palabras no casan, se nota más. La lectura se vuelve una escalera con peldaños de distintas dimensiones, en lugar de una melodía sinuosa.

Poe obliga al traductor a arrodillarse, a no dar por hecha una frase, a dudar de un simple artículo o pronombre, porque cualquier mínimo detalle, puede significar otra cosa.

Lo bueno de los autores que tienen gramática perfecta, es que es más fácil traducirles desechando lo que no es. Lo que hace de la traducción una talla de madera, en la que tarde o temprano, se consigue terminar.

Estos 17 poemas son para mí los más potentes, en cuanto a contenido y estructura técnica. Todos encierran un mundo en sí mismos que obedece a sus propias leyes. He rechazado otros, porque es sabido que todos los poetas, tienen poemas hechos por oficio, es decir, por obligación al margen del pulso poético vital.

Estos poemas son, no voy a decir que peores, pero sí— al estar escritos con el pensamiento— diferentes. Quizá más pobres en cuanto a contenido filosófico o metafísico; ya que carecen del acto poético en sí. Que como ya sabemos, es un hecho que antecede al pensamiento.

Prefiero dictar mis sensaciones al traducir porque son directas. Me refiero a que no he buscado opiniones de terceras personas, hablando de terceras personas. Lo que quiero saber o entender de Poe, quiero que me lo cuente él. Quién mejor que el autor para esto. Siempre he pensado que los estudios es mejor leerlos a posteriori.

Cuando termino un buen poema, siempre me viene a la mente la palabra gracias. Por eso, la sensación que me queda al terminar esta serie es de agradecimiento al autor. Espero que hayáis disfrutado de estos poemas tanto como yo.

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.