TETO – Terapia para Melacohólicos

Publicado el 07/04/2018 | por Carlos Tizón | Opinión, Reviews
Valoración
60

Soy de esos que ven muy poco tele, básicamente me ciño a cierto canal de pago, pero entre los pocos escarceos que hago por los canales que habitan la TDT, hay uno especializado en deportes que programa muchos y buenos combates de boxeos. Anoche andaba de concierto, así que grabé lo que emitían, y mientras veo como Povetkin tumba con un ko espectacular a Price, y disfruto a lo bestia con el combate entre Joshua y Parker, me pongo como banda sonora el nuevo trabajo de los madrileños Teto, banda del veterano Roberto Resino. Cuarto trabajo en estos ocho años de vida, rocanrol que huele a sudor y avenidas llenas de semáforos, a garitos oscuros y a bloques de pisos. Este “Terapia para Melacohólicos” se abre con las guitarras de “La cuarta pared” como bandera, y ese rock callejero como seña de identidad. Coros a lo Porretas para comenzar “Sin todos mis respetos”, letra mordaz con mensaje directo.

Cambia el registro con “Recalculando”, que se sale un poco de la tónica general, pero oye, les queda muy bien. “Un gramo de amistad” no termina de convencerme, le falta algo de “rocanrol”, de garra, y no se, la melodía de voz me recuerda a cierto personaje ahora metido en realitys musicales televisivos. Pero solo ha sido un lapsus, porque con “La rubia” vuelven las cosas a su sitio, buen riff, buen solo. “Profesioanales”, -si, está bien escrito- rock por la cara y mala leche, escupiendo a la cara del negocio, con un estribillo donde dejan muy clara su filosofía, “…voy haciendo rock and roll, seguramente no soy el mejor, si no te gusta ya sabes…”. “La voz de mi amo” pone el ralentí en el ritmo, dando mucha importancia a la letra. “Rockansineando” suena directo, rápido, con pinta de sonar muy bien sobre el escenario y un estribillo pegadizo.

“Recaducados” vuelve a destacar las guitarras, que ciertamente suenan muy bien durante todo el disco. “Fortuna” y “La paz de tu olvido” ponen punto final a este disco, la primera con su impronta rockera y la segunda de aspecto más íntimo y la sensación de que Teto deben de ser una banda que sobre el escenario dan buenos ratos de diversión. Sin lugar a dudas este disco, es la tarjeta de presentación perfecta para ir a verlos en su salsa.

Sobre el autor

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *