CRÓNICA DE CYCLE + MAGNUS IMPERIAL CLUB, SALA LOPEZ, ZARAGOZA, 13/04/2018

Publicado el 13/04/2018 | por Luis Cifer | Conciertos, Conciertos España 2018, Opinión

Lo de Magnus imperial club es de traca. Su sonido se podría definir como puro hedonismo electro naif bajo una capa de psicodelia. Es una definición tan buena e inexacta como cualquier otra. Me dejaron descolocado a principio, lo admito, pero me fueron ganando a cada canción. Con el desparpajo y el descaro de Tuxedo por bandera, esta banda antes llamada De Vito demostraron que su singular e inclasificable propuesta gana enteros en directo. Francófonos declarados (por sus temas se oyen ecos de Justice o Daft punk) desgranaron 8 temas que incluyeron versiones de Soulwax y de DeVito (se versionan a sí mismos, ole tus huevos) para acabar con Jarre Michelle Jean, tema que da título a su primer LP. Estos gamberros me dejaron un agradable sabor de boca en mis oídos.

Era el turno de Cycle, con el Ebro a punto de desbordarse pasando a pocos metros de la sala López, Cycle salieron a escena. Hace ya 12 años que vi a Cycle por primera vez y su propuesta no ha variado aunque el paso del tiempo ha mitigado su impacto. Cycle siguen luchando, contra viento y marea. El éxito les llegó rápido y luego vino una sequía a la que han combatido de la mejor manera: trabajando. Cierto que su música sigue siendo tremendamente efectiva en vivo pero uno casi diría que salieron algo desganados, a cumplir con el trámite. Era una noche desapacible en Zaragoza y parece que el ambiente les había contagiado. Con una puesta en escena casi nula y el minúsculo escenario de la López, Cycle hicieron lo que pudieron. La frialdad del principio fue desapareciendo conforme avanzaba el concierto y todos (público y artistas) acabamos sufriendo los rigores del calor. Fue la contagiosa propuesta de Cycle unida a esa manía de convertir las salas de conciertos en saunas. El conjunto estuvo correcto, David Kano disparaba samplers y secuencias tras la mesa mientras los dos guitarras hacían tronar sus instrumentos. La China me resultó algo distante, sobre todo al principio. Sería por su rostro perfilado a base de ángulos rectos o esos ojos rasgados que tanto ayudan a su papel de inaccesible femme fatale. Lo cierto es que, a escasos centrímetros, La China impone, y mucho. Progresivamente se fue animando e incluso llegó a sonreír. No faltaron los habituales bailes robóticos y los machetes. Eso sí, lo de salir a escena con cazadora y plumífero me pareció poco glamuroso, la verdad. Luke Donovan sí dio bastante más de lo esperado por un servidor, moviéndose todo lo posible en el diminuto escenario y arengando al público. El cantante de Liverpool criado en Nueva Zelanda no tiene una gran voz pero fue de menos a más en cuanto a carisma. Lo vi más afinado y entregado que otras veces, todo lo contrario que a La China.

Cycle venían a presentar su flamante nuevo trabajo Electrik, del cual sonaron Wicked, 100 Vidas, Bro y Number six (¿soy el único al que este tema le recuerda a The Cure?) entre otros que intercalaron con lo más destacado de su ya considerable discografía. No faltaron temas su primer LP, Weak on the rocks, como Apple tree o Mechanical que hicieron surgir la histeria entre el respetable.

Tras hora y diez de concierto, Kano sale raudo al frente del escenario a saludar con el resto del grupo y entendemos que la cosa se ha acabado. No sé, eché de menos el More de The Sisters Of Mercy como apoteósico colofón. En su lugar y a modo de bis, atacan Run With You de los olvidados Midnight, tema que cierra Electrik y también cerró el concierto definitivamente. ¿Ya? He de reconocer que el público lo disfrutó, lo bailó y lo sudó de lo lindo pero quien escribe esta líneas esperaba algo más. Quizás algún tema en plan acústico o yo qué sé. Siguiendo con el simil, Cycle me supieron a poco.

El Ebro no llegó a desbordarse con Cycle.

Sobre el autor

Luis Cifer, nació en la ciudad del viento en el seno de una familia de joteros aunque nunca le interesó la Jota. Se dice que siempre viste negro, que Luis no es su nombre real, que no duerme apenas y que no sabe leer la hora. Otros dicen que tiene un trabajo decente e incluso que es padre de familia, pero no hay nada confirmado. También se le puede encontrar en su blog de cine.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *