Crónica de NILE + Terrorizer + Exarsis + No More Fear en Madrid, Sala Copérnico, 17/02/2018

Publicado el 19/02/2018 | por David Galeote | Conciertos

El pasado sábado Madrid acogía diversos eventos musicales, algunos incluso del mismo estilo musical, y la apuesta de la promotora Madness fue traernos la gira de la veterana banda Nile presentándonos por fin en directo su último trabajo “What Should Not Be Unearthed” del 2015. Venían acompañados por toda una institución como son Terrorizer, los griegos Exarsis y la banda italiana No More Fear.

Un poco más tarde de las 18:30 se abrían las puertas de la Sala Copérnico para dejar pasar a la gente que quería coger las posiciones más cercanas al escenario para disfrutar de una noche de metal duro y potente para empezar bien la tarde del sábado. En el escenario se encontraba la banda italiana No More Fear que ultimaban los detalles antes de comenzar su actuación. El quinteto presentaba su último lanzamiento “Malamente” del 2016. Ya la veterana banda, que lleva desde 1996 tuvo una buena actuación aunque no llego a enganchar con el público por mucho que intentaron animar la participación de los presentes que iban llegando a la sala. Su apuesta por el death metal melódico a base de guitarras no gozo de buen sonido, al tener los equipos de sonido divididos para cada instrumento y en la ubicación donde yo me encontraba escuchaba mucho más fuerte a una de las guitarras que al cantante y a la otra guitarra que sonaban por el equipo situado al otro lado de la batería. A pesar de todo, hicieron todo lo posible por agradar en sus 30 minutos de actuación descargando el siguiente set list: “Mare Mortum”, “Ass E Mazz”, “Tre Cavalieri”, “Cemento Armanto”, “Lady ‘Ndrangheta”, “Don Gaetano” y “Taranthell”. Toca esperar a que vuelvan a nuestro país para que tengan una segunda oportunidad de convencer con su música en un evento más acorde a su estilo musical.

Los siguientes en aparecer en el escenario fueron los griegos Exarsis, joven banda que desde el 2010 apuesta por el old thrash metal sí que encendieron a la gente con su directo. No pararon quietos en ningún momento y por las limitaciones del espacio incluso el cantante se llevó un golpe de mástil en el estómago de su bajista. Eso sí, sufrió el mismo problema del primer grupo y la voz no me llegaba nada nítida ni cuando hablaba para presentar los diferentes temas que descargaron ya que escuchaba mucho más a uno de los guitarristas que ni en los cortes entre canciones dejaba de darle a las cuerdas. Provocaron los primeros pogos en la sala y los empujones a los que nos encontramos a ras del escenario con el consiguiente cabreo de una pareja al lado mía pero que no provoco males mayores más que algún empujón y mucha conversación para apaciguar los ánimos. Muy buena banda que no conocía y que espero vuelvan a nuestro país para poder escuchar su directo con la misma calidad con la que se escuchan sus discos.

Ya con una sala abarrotada de gente se presentaron en el escenario la banda americana de grincore, que comenzaron atronadores con “Need To Live” y empezó una locura entre el público abriéndose un hueco en la parte central donde se sucedían los empujones y alabanzas a los responsables de todo eso. Sin bajar de revoluciones siguieron con “State Of Mind” y “Hordes Of Zombies”. Sin hablar con el público iban descargando sus temas mientras la gente intentaba incluso subir al escenario, uno lo consiguió un par de veces para saltar de nuevo mientras la seguridad estaba atenta para que no fuese un reguero de gente. Con tanto jaleo no llegue a pillar el set list completo de la actuación pero si me quede con algunos temas como “Sharp Knives”, “Crematorium”, “Injustice”, “Dead Small Rise” o “World Down Fall”. Concierto brutal de esta gente con la que la mayoría de los presentes disfruto y quemo muchas calorías.

Y ya solo quedaba un grupo en esta noche que fue subiendo de intensidad con cada grupo y Nile prometía estar en la línea dejada por Terrorizer. Empezó a sonar “Ramses Bringer Of War” y el cuarteto americano fue ocupando sus puestos una bofetada de death metal en la cara. Mientras la batería sonaba contundente, el trio melódico se iba alternando las voces continuando con “Sacrifice Unto Sebek”. Volvieron los pogos y empujones y decidí irme a la parte trasera del escenario para escuchar con más tranquilidad mientras me tomaba una cerveza, que el cuerpo ya me lo pedía. Ya con menos agobios pude escuchar el resto del concierto que fue el siguiente: “The Black Flame”, “Smashing The Antiu”, “Defiling The Gates Of Ishtar”, “Kafir”, “In The Name Of Amun”, “The Fiends Who Come To Steal The Magick Of The Deceased”, “The Howling Of The Jinn”, “Kheftiu Asar Butchiu”, “Unas Slayer Of The Gods”, “Sarcophagus” y “Black Seeds Of Vengeance”. Una actuacion monstruosa donde Nile demostró que esta nueva formación puede sonar igual de contundente que sus predecesores y hacer disfrutar a sus muchísimos seguidores.

Noche brutal la que tuvo que soportar la sala Copérnico y que demostró que el metal extremo está en plena forma.

Sobre el autor

Especie protegida que responde al olor del lúpulo fermentado, navega entre la música clásica y el metal extremo, para amargura de sus sufridos vecinos.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *