Poemas Traducidos: Las Flores del Mal / Ideal – Charles Baudelaire

Publicado el 13/01/2018 | por Angel | En Papel, Especiales

Ideal, es el poema XVIII de la obra Las Flores del Mal de Charles Baudelaire. En él se retrata el ideal de mujer para el poeta. El cual exige unas condiciones especiales que definen cómo debe ser una mujer que le satisfaga, utilizando para ello el simbolismo. En este poema queda retratada una mujer libre, poderosa y difícil, la que él define como su rojo ideal y a la que compara con la misma noche.

 

LAS FLORES DEL MAL – CHARLES BAUDELAIRE

 

L’IDÉAL

 

Ce ne seront jamais ces beautés de vignettes,
Produits avariés, nés d’un siècle vaurien,
Ces pieds à brodequins, ces doigts à castagnettes,
Qui sauront satisfaire un cœur comme le mien.

Je laisse à Gavarni, poëte des chloroses,
Son troupeau gazouillant de beautés d’hôpital,
Car je ne puis trouver parmi ces pâles roses
Une fleur qui ressemble à mon rouge idéal.

Ce qu’il faut à ce cœur profond comme un abîme,
C’est vous, Lady Macbeth, âme puissante au crime,
Rêve d’Eschyle éclos au climat des autans ;

Ou bien toi, grande Nuit, fille de Michel-Ange,
Qui tors paisiblement dans une pose étrange
Tes appas façonnés aux bouches des Titans !

 

 

IDEAL

 

Nunca serán esas hermosas mujeres de viñetas
fruto podrido, nacidas de un siglo canalla,
esos pies con botas, esos dedos con castañuelas,
que sepan satisfacer un corazón como el mío.
.

Dejaré a Gavarni, poeta de las clorosis,
su rebaño balbuceante de chicas de hospital,
porque yo no puedo encontrar entre esas pálidas rosas
una flor que se parezca a mi rojo ideal.

Lo necesario para este corazón profundo como un abismo,
es usted, Lady Macbeth, alma poderosa del crimen,
sueño de Esquilo, nacido del clima de los austros;

O bien tú, inmensa Noche, hija de Miguel Angel,
quien torcida apaciblemente en una pose misteriosa
¡tus encantos femeninos elaboras en las bocas de los Titanes!

 

 

Sobre el autor

Melómano empedernido, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y creo firmemente que todos tenemos el germen del arte en nuestro interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *