Poemas Traducidos: Las Flores Del Mal/ Gitanos viajando – Charles Baudelaire

Publicado el 01/12/2017 | por Angel | En Papel, Especiales

El poema número trece del libro Las Flores del Mal, está dedicado a la raza gitana trashumante. Gitanos viajando, un poema corto en el que Charles Baudelaire retrata las costumbres en los desplazamientos y otros aspectos de la tribu, utilizando bonitas metáforas que aluden tanto a aspectos superficiales, como a otros más profundos, propios de la existencia humana.

 

LAS FLORES DEL MAL – CHARLES BAUDELAIRE

 

BOHÉMIENS EN VOYAGE

 

La tribu prophétique aux prunelles ardentes
Hier s’est mise en route, emportant ses petits
Sur son dos, ou livrant à leurs fiers appétits
Le trésor toujours prêt des mamelles pendantes.

Les hommes vont à pied sous leurs armes luisantes
Le long des chariots où les leurs sont blottis,
Promenant sur le ciel des yeux appesantis
Par le morne regret des chimères absentes.

Du fond de son réduit sablonneux, le grillon,
Les regardant passer, redouble sa chanson ;
Cybèle, qui les aime, augmente ses verdures,

Fait couler le rocher et fleurir le désert
Devant ces voyageurs, pour lesquels est ouvert
L’empire familier des ténèbres futures.

 

GITANOS VIAJANDO

 

La tribu profética de las pupilas ardientes
se puso en camino ayer, llevándose sus bebés
a la espalda, entregados a sus orgullosos apetitos
El tesoro siempre dispuesto de los pechos colgantes

Los hombres van a pie con sus armas relucientes
junto a las carretas donde los suyos se acurrucan
paseando por el cielo sus apesadumbrados ojos
por el gris lamento de los ausentes espejismos

De lo más profundo de su rincón arenoso, el grillo
viéndolos pasar, repite su canción;
Cibeles, que los ama, aumenta sus verdores

hace manar a la roca y florecer el desierto
ante estos viajeros, para los que está abierto
el imperio familiar de las tinieblas futuras.

 

 

Sobre el autor

Melómano empedernido, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y creo firmemente que todos tenemos el germen del arte en nuestro interior.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *