THE DAHMERS – In The Dead Of Night

Publicado el 05/11/2017 | por Pupilo Dilatado | Reviews
Valoración
100

Porque los muertos están a punto de levantarse cachondos

Aquí tenemos una banda sueca a la que le tenía muchísimas ganas pero que no acababa de llegarle su momento. Con todos ustedes, los fantabulosos y divertidísimos…¡The Dahmers!, especialistas supinos en amenizar cualquier fiesta tétrica molona y siniestra con sus historias de chupasangres sexys, psychokillers sangrientos y demonios glammies.

Estate atenta porque los ‘Rastreadores Nocturnos’ han comenzado a olerte…

Escuchar a una banda tan especial y excesiva como ésta es todo un premio, ¡os lo aseguro!, desde que me la descubrió El Capi en su ‘Behringer’ no he parado de amarlos, de disfrutarlos y chuparles toda la sangre a sus increíbles e instantáneos himnos terroríficos de serie ‘B’ que se me pasan como un suspiro y con una sonrisa de oreja a oreja. Siendo de la localidad sueca de Brömolla e instalándose en 2011 en Kristianstad, estos cuatro cafres amantes del garage, el glam punk 70’s, el sonido Detroit…y del ‘carnicero de Milwaukee’, Jeffrey Dhamer, (¿lo entendéis ahora?) se ponen como objetivo disfrutar del ‘rock’n’roll way of life’ mostrando en sus letras su obsesiva fijación por los psychokillers, el horror y las historias de miedo en un contexto sexy, chulesco y jodidamente cachondo. Su discografía se cuenta por varios E.P.’s, Demo (2011), The Beyond E.P. (2012), Terror On Wheels (2015), Blood On My Hands (2016) y Nightcrawler (2017), además de tener un soberbio debut álbum con Demons (2015) y su explosiva continuación con In The Dead Of Night (2017) que ha subido como la espuma al ‘TOP F***ING 10’ de este año.

El disco es una montaña rusa de sensaciones, emocional a la par que urgente y desenfrenado, sucio en sonido pero nítido y acertadísimo en melodías, de hecho, en comparación con Demons (2015), han intensificado su dosis glammy y no lo digo sólo por “Rat Boy” como si de un T. Rex sueco se tratase sino por una bomba tan azucarada como venenosa como “Nightcrawler”. El garage es una constante en todo el disco (“It’s Too Late”, “To The Night”…) pero se pelea sin rubor con infecciosas melodías powerpop de la que no podrás desprenderte ni en un millón de años (“Wake Up Dead”, “Deep Red”). ¿Y quien dijo que la banda no sabe rockear duro?, los de Kristianstad también son expertos en volarte la cabeza con auténticas bombas de relojería como los high energy “The Night Has Just Begun” (cual Turbonegro), Beyond The Grave” o “Bloodsucker”. Y no sigo más, no me tiréis más de la lengua porque este jodido disco no tiene un puto segundo de desperdicio, es una auténtica celebración de la vida (o de la muerte, según como se mire) que me está haciendo pasar unos ratos cachondísimos teniendo tanto desparpajo y frescura paseándose por mis orejas. ¿100%?, pues sí!, ¿algún problema?…

Una maravilla facturada directamente desde las comodidades de un ataud…

Sobre el autor

¡Pupilo Dilatado ante todo! Licenciado en Bellas Artes y profesor en secundaria de 'marías' audiovisuales en la provincia de Castellón, ¡hasta aquí lo serio!, je,je, pero lo que uno lleva dentro es la melomanía enfermiza, mis manías bizarras, morbosas, iconomaníacas y 'fanzinerosas', mi alma rock'n'roller hasta la médula y una obsesión generosa por las Pin-Ups de otra época. Para acabar, soy hijo del 'Popu' y bastardo del "Appetite for Destruction"... aunque me derrita con Madonna y Shirley Manson (Garbage). También se me puede encontrar en mi blog

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *