Stalker (Стáлкер,1979)

Publicado el 29/11/2017 | por Luis Cifer | Cine

El director Andréi Tarkovski (1932-1986) es uno de esos cineastas cuya obra no admite término medio: o te aburre soberanamente o te fascinan. Stalker es una de sus películas más representativas. El cine de Takovski se desarrolló al otro lado del telón de acero en plena guerra fría. Mientras los americanos hacían un cine de consumo destinado a las grandes masas (muchas veces con fines propagandísticos), Tarkovski desarrolló en la extinta URSS un cine filosófico que se pregunta sobre la condición del ser humano. El padre de Tarkovski era poeta, hecho que quizás explique muchas cosas de su cine pausado y contemplativo. Tarkorvski parece entender el cine como un poema de innegable belleza pero cargado de significado. En plena guerra fría las autoridades del Partido Comunista Ruso controlaban férreamente toda la producción audiovisual del país y suprimían cualquier velada crítica al régimen comunista. Aun así, Tarkovski logró, no sin problemas, desarrollar una interesante y difícil filmografía dentro de la URSS. Films como Solaris (1972), El espejo (1975) o Stalker (1979) son buena prueba de ello. Harto de la censura, Tarkovski optó por huir de la URSS en 1984 y exiliarse en Suecia.

Stalker adapta libremente la novela Picnic al borde del camino (también conocida como Picnic Extraterrestre) de los hermanos Arkadi y Borís Strugatski. En la novela, la tierra ha sido visitada por extraterrestres que han dejando abandonados objetos en nuestro planeta como si se trataran de restos de un picnic. En concreto, una zona del planeta, en Canadá, ha sido acordonada por las autoridades ya que hay cientos de objetos extraterrestres potencialmente peligrosos. Sin embargo, la curiosidad hace que pronto surjan Stalkers (término inglés que viene a significar furtivo o cazador al acecho) que se ganan la vida ayudando a adentrarse ilegalmente en La zona a quien quiera pagar por ello. Tarkovski adaptó libremente la novela con ayuda de los propios autores y desarrolló una extensa fábula sobre el ser humano. El film de Tarkovski es todo un viaje iniciático, casi una road movie a la rusa. Pero el viaje físico, no exento de peligros, será también un viaje interior en el que los personajes irán mostrando sus verdaderas intenciones y sus miedos. No es un viaje en el que aprendan algo que les hará cambiar sus vidas ni su forma de pensar, pero sí se enfrentarán a sus miedos y sus deseos. Los tres personajes principales vienen a representar las tres partes que forman al ser humano como especie y como individuo: la ciencia (el profesor), el arte (el escritor) y la fe (el stalker que les ayuda a penetrar en la zona y les guía). Cada uno de ellos entra en la zona por un motivo distinto. Su objetivo es llegar a una habitación de la que dicen que concede cualquier deseo. Se podría pensar que la habitación es una metáfora de Dios o quizás del capitalismo, no olvidemos que ambos conceptos estaban prohibidos en la URSS. Ambos pueden dar esperanzas al ser humano, el concepto de Dios da esperanzas a los creyentes, esperanza en una vida mejor tras la muerte. Por otro lado el capitalismo te permite medrar económicamente, puede hacerte rico o arruinarte, deja margen para la iniciativa. Ambos conceptos no existían en la URSS, en la que la vida estaba férreamente controlada por el estado.

La estética el film no puede ser más desoladora, zonas industriales y edificios en ruinas conforman el paisaje del film. Sólo la zona ofrece algo de naturaleza y esperanza al espectador, pero es un lugar peligroso y mortal si no cumples sus estrictas normas. Tarkovski usa planos muy largos y entremezcla poemas dentro de la acción, creando un peculiar estado de desasosiego (cercano al aburrimiento) en el espectador. Toda la carga filosófica del film no es de fácil asimilación y su visionado se hace bastante duro por momentos. Sinceramente, es una pena que un argumento tan interesante se convierta por momentos en un tedio absoluto. Yo me trago casi cualquier película que cae ante mis ojos y debo reconocer que Stalker se me hizo muy cuesta arriba. Me costó tres intentos conseguir verla de tirón (los dos primeros caí en un plácido sueño). Entiendo y respeto la libertad que todo creador debe tener sobre su obra, pero pensar en el espectador un poquito no es ningún crimen. Aun entendiendo buena parte de sus imágenes (o eso creo), el film se hace muy largo, casi eterno. Es lo que tiene Tarkovski. 

Pasados varios meses tras su visionado, reconozco que el film sigue fresco en mi mente y sigo dándole vueltas al significado de muchas de sus escenas y algunos diálogos. ¿Qué significa el monólogo de la mujer del Stalker mirando a cámara? No sabría qué decir, puede que simbolice la lógica o la razón. ¿Qué quiere decir el plano final con la hija del Stalker en la mesa? No sé, quizás la niña sea resultado de una mutación producida por la radiación de la zona o sea fruto de la fe de su padre, quizás no quiera decir nada pero es un plano de gran belleza. La grandeza de ciertos creadores reside en que dejan abierta su obra a la interpretación del espectador.

Por lo visto, el rodaje no fue nada fácil, una vez rodada la mayor parte del film, la película se estropeó en el laboratorio y hubo que volver a rodar casi todo el metraje, con el consiguiente retraso y papeleo que ello conllevaba. Se dice que la segunda versión del film (la única que conocemos) distaba bastante de la primera. Se cuenta también que muchos miembros del rodaje (incluido el propio director) murieron de cáncer en los años posteriores debido a la exposición a sustancias tóxicas, la zona industrial en la que se rodó el film estaba realmente contaminada. Curiosamente, el film se convirtió casi en una profecía, en 1986 se produjo el accidente de la central nuclear de Chernobyl lo que provocó que una amplia zona alrededor de la central fuera cerrada, tal y como se narra en el film. Hubo familias que volvieron a sus casas dentro de la zona prohibida a pesar de la radiación y de la prohibición de las autoridades. Ahí siguen. Por cierto, hay un videojuego llamado S.T.A.L.K.E.R. que se basa libremente en la película, creo que es bastante más ameno.

Resumiendo, Stalker es un film bello, misterioso e intenso pero, todo hay que decirlo, mortalmente aburrido.

 

Sobre el autor

Luis Cifer, nació en la ciudad del viento en el seno de una familia de joteros aunque nunca le interesó la Jota. Se dice que siempre viste negro, que Luis no es su nombre real, que no duerme apenas y que no sabe leer la hora. Otros dicen que tiene un trabajo decente e incluso que es padre de familia, pero no hay nada confirmado. También se le puede encontrar en su blog de cine.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *