MARILYN MANSON – Heaven Upside Down

Publicado el 01/11/2017 | por Pupilo Dilatado | Reviews
Valoración
75

El reverendo se cabrea aunque sin perder en norte.

Todo el que me conozca un poco sabe de mi amor/odio hacia M.M., aquellos comienzos, desde el minuto ‘1’, os lo aseguro, con Portrait… (1994), Smells… (1995), Antichrist… (1996) y Mechanical… (1998) fueron toda una revelación para quien suscribe en muchos sentidos y estados vitales, defendí en muchos debates universitarios su posicionamiento y el verdadero objetivo vital de nuestro protagonista que nunca fue otro que ser una estrella del rock’n’roll levantando ampollas con su espléndido sentido de la provocación y su capacidad crítica ante el sistema social, político y de doble moral de Yanquilandia. Hasta aquí todo bien. Pero, como todo, las musas (y la implicación musical de Manson) nunca podían estar al máximo nivel a pesar de discos tan solventes y con tanto single potencial como Holy Wood (2000). A partir de aquí me debatía entre mis sentimientos/fanatismos y la sensación de ‘deja vú’ que me dejaban los discos que le sucedieron, sobre todo un Eat Me, Drink Me (2007) que me sigue pareciendo una bazofia infumable y sensiblera (lo único bueno fue ver a Dita Von Teese en los clips).

Pero ete aquí que llegó 2015 y Warner se saca de la manga The Pale Emperor, su disco más diferente, en el que se posiciona, por fin, lejos de la fotocopia/caricatura en la que se había convertido en la última década y que me hace reconciliarme con su decadente sombra gracias a un listado de canciones más ‘desnudo’ en instrumentación que nunca, dejando que el blues y la música gótica campen a sus anchas en unas canciones que estaban muy bien planteadas.

Llegados a 2017, M.M. confundió un poco al personal al adelantar la fecha de SAY10 (título original del disco) a febrero y tener que ser retrasada al no sentirse a gusto con las canciones que tenía. La llegada de Tyler Bates (guitar) fue crucial en The Pale… y gracias a éste (Twiggy se ha quedado ya en segundo plano) volvió a replantearse su material para ofrecer algo más cohesionado dentro la variada paleta de sabores y olores que se plantea en el, ahora sí, definitivo Heaven Upside Down (2017). Para empezar, tenemos uno de los discos más agresivos y crudos que ha parido en más de diez años, se nota que ha querido sentir las sensaciones de Portrait… en, por ejemplo, “Revelation#12” y de Antichrist… en “We Know Where You Fucking Live”, que ha querido revivir al ambiguo alienígena ‘bowiano’ de Mechanical… en pasajes de “Tattoed In Reverse” y “SAY10” haciéndolo con solvencia, pero no ha querido perder de vista la credibilidad recuperada con The Pale Emperor y la segunda parte del disco vuelve de nuevo claramente a los medios tiempos de guitarras tirando a blues con atmósferas oscuras y goticismo ‘a la Bowie’ bien planteado. El disco tiene altibajos, ¡joder si los tiene! con dos canciones infames, una “Kill4Me” sonando a unos Depeche Mode de segunda y el bluff de la sobrante e impostada “Jesus Crisis” que bien podría haberse ahorrado. Menos mal que antes, la larga y extrañamente bien desarrollada “Saturnalia” compensa errores en un disco entretenido y creíble explotando los puntos fuertes del Reverendo sin caer en la autoparodia.

Con todos ustedes y para despedirme, Johnny Depp peleando por el trono del ‘Cielo del revés’…

Sobre el autor

¡Pupilo Dilatado ante todo! Licenciado en Bellas Artes y profesor en secundaria de 'marías' audiovisuales en la provincia de Castellón, ¡hasta aquí lo serio!, je,je, pero lo que uno lleva dentro es la melomanía enfermiza, mis manías bizarras, morbosas, iconomaníacas y 'fanzinerosas', mi alma rock'n'roller hasta la médula y una obsesión generosa por las Pin-Ups de otra época. Para acabar, soy hijo del 'Popu' y bastardo del "Appetite for Destruction"... aunque me derrita con Madonna y Shirley Manson (Garbage). También se me puede encontrar en mi blog

Publicidad

Una respuesta a MARILYN MANSON – Heaven Upside Down

  1. Evan dijo:

    Dita solamente salió en un video, mOBSCENE (The golden age of grotesque, 2003).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *