Poemas Traducidos: Las Flores del Mal / La Vida Anterior – Charles Baudelaire

Publicado el 24/11/2017 | por Angel | En Papel, Especiales

La Vida Anterior es el doceavo poema de la serie Las Flores del Mal, de Charles Baudelaire. Un poema que evoca la edad temprana del poeta, probablemente la niñez. Una época recordada con añoranza, pero en la que se vislumbra ya la condición de poeta. La vida plena como recuerdo de una vida anterior, en comparación con la presente, llena cada vez de más realidad.

 

LAS FLORES DEL MAL – CHARLES BAUDELAIRE

 

LA VIE ANTÉRIEURE

 

J’ai longtemps habité sous de vastes portiques
Que les soleils marins teignaient de mille feux,
Et que leurs grands piliers, droits et majestueux,
Rendaient pareils, le soir, aux grottes basaltiques.

Les houles, en roulant les images des cieux,
Mêlaient d’une façon solennelle et mystique
Les tout-puissants accords de leur riche musique
Aux couleurs du couchant reflété par mes yeux.

C’est là que j’ai vécu dans les voluptés calmes,
Au milieu de l’azur, des vagues, des splendeurs
Et des esclaves nus, tout imprégnés d’odeurs,

Qui me rafraîchissaient le front avec des palmes,
Et dont l’unique soin était d’approfondir
Le secret douloureux qui me faisait languir.

 

 

LA VIDA ANTERIOR

 

Durante mucho tiempo he vivido bajo grandes pórticos
que los soles marinos teñían con esplendor
y cuyas grandes columnas, rectas y majestuosas
asemejábanse, al atardecer, a las grutas basálticas.

El oleaje, conduciendo las imágenes del cielo
mezclaba de una manera solemne y mística
los todopoderosos acordes de su valiosa música
con colores de poniente reflejados en mis ojos.

Fue ahí cuando viví en los placeres silenciosos
en medio del cielo azul, de las olas, de las glorias
y los esclavos desnudos, impregnados de aromas,

que me refrescaban la frente con las palmas,
y así la única tarea era profundizar
en el secreto doloroso que me hacía languidecer.

 

 

Sobre el autor

Melómano empedernido, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y creo firmemente que todos tenemos el germen del arte en nuestro interior.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *