Crónica de CHUCK PROPHET AND THE MISSION EXPRESS en A Coruña, Sala Mardi Grass, 14/11/17

Publicado el 15/11/2017 | por Bernardo De Andres | Conciertos

CHUCK eres ÚNICO y anunciaré tu nombre a todos los que me quieran oír. Esta frase debería ser punto y final  para ilustrar la crónica de su concierto dado, del cual sólo puedo dar las gracias a autor y banda.

Prophet dio toda una demostración de como un artista se debe comportar en un escenario: por un lado atento y cuidadoso con cualquier imperfección (notable su oído y aviso con una sonrisa al de la mezcla por no detectar la nota sol de su guitarra , algo imperceptible para el público,) y por otro el cómo disfruta y vive el espectáculo que contagia rápidamente a la platea. Sus sonrisas, sus miradas , sus saltos, sus frases e historias, su saber interpretar cada momento del espectáculo con el fin de integrar a sus feligreses y su actitud desarman al más duro de los corazones de piedra.

Si bien, todo lo expuesto no valdría de nada si no existieran sus canciones y Chuck Prophet dispone de un enorme arsenal de ellas para cautivar, que además fueron sabiamente elegidas para lo que debe ser un emocionante concierto de genuino rock and roll . La inicial intro instrumental con genuino sabor a sixties sonido americano, anexionada a ese hitazo de olor a clásico de su último disco Bobby Fuller Died For Your Sins, dejaron muy claro por dónde iba a desarrollarse el evento y que no iba a existir descanso ni para la banda y menos para el público que llenaba el local . Fast Kid, Ride or The Train y Bad Year for the Rock and roll permitieron comprobar que la banda y Chuck se conocen como nunca, ya que los primeros son capaces de seguir sin pestañear cualquier improvisación, alarde, o su contacto con el público sin descabalgarse todo, bajo los efectos de un sonido excelso. Más barbaridades prosiguieron con Temple Beautiful ( larguísima y excelsa ) , Doubt Out of Jesus ( también enorme ) con el pequeño respiro de la preciosa Holdin On para secar el sudor . Y sigue entusiasmando con el sector compuesto por artefactos como  Always A Friend, Jesus Was A Social Drinker; la divertidísima You Did , con aparición de las 12 cuerdas en escena y el homenaje a Alan Vega en formato de pop song que es In The Mausoleum.  Sin pérdida de tiempo repaso a la veta más country rock, con acústica en la mano, en pos de I Fel Like Jesus , Open Up your Heart y Countrified que rápidamente se convirtió en Lodi de la Creedence adjuntada a un sensacional final con Wish Me Luck y Willie Mays Is Up at Bat.

Gritos, aplausos, alabanzas al Señor y oraciones por que la iluminación de Prophet prosiguiese. Las aclamaciones surten efecto y tras un poco de historias de juventud, uno de esos temas que le marcaron de por vida, toma vida el Shake Some Action de los Flaming Groovies, retumba por la sala ( este año he podido ver este tema interpretado por los Groovies y por Prophet y no hay color a favor de este último ); más gritos más aplausos y el regalo un Mr Pharmacist, que si mi memoria no me causa mala pasada, era un clásico del sonido Nuggets ejecutado por The Other Half . Sublime colofón a más de dos horas de un acto único .”Este es el día en que Prophet actuó, regocijémonos y alegrémonos en él. Tú eres Prophet y por eso te exalto ” ( Salmo 118 NVI).

Sobre el autor

Mi lema: una Buena Canción se encuentra donde menos te lo esperas, por lo que nunca rechaces nada de antemano. Nací con el White Album de los Beatles, y espero morir escuchando "God Only Knows" de los BB. Mis trastornos mentales suelen manifestarse en el blog Mi Tocadiscos Dual

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *