QUIREBOYS – White trash blues

Publicado el 26/10/2017 | por Carlos Tizón | Opinión, Reviews
Valoración
85

No lo dijeron las escrituras, ni falta que nos hacía. Era algo sabido, conocido, intuido. No por ello menos esperado o ansiado. Era algo que sabíamos que terminaría llegando, que acabaría pasando. No es la primera vez que rinden homenaje a sus héroes, que son los nuestros. Nunca han tratado de ocultar sus señas de identidad, sus razones para seguir durante tanto tiempo sobre un escenario, grabando discos, alegrándonos la vida a base de canciones. Lo esperábamos a fin de cuentas, y es que estaba claro que tarde o temprano, Spike y Quireboys nos regalarían un disco de blues, una colección de lecciones bien aprendidas, para que no olvidemos jamás de donde viene este veneno que nos da la vida cada día. Y pesar de que es ver a bandas de rock marcándose discos de blues, puede llegar a convertirse en monotonía, en repetición de cliches, amigos, estos son mis Quireboys y estoy dispuesto a retarme a pistola o espada con quien ose faltarles el respeto, es lo que tiene haber dejado olvidada hace muchos años la objetividad en el sucio lavabo de un club de carretera.

A mí, oír a Spike cantar el “Boom boom” de John Lee Hooker me la pone dura como una piedra. Es así amigos, olvidad la puta viagra o el porno asiático, esto si que es pura vitamina. En este “White trash blues” recopilan un puñado de clásicos, que tocan de la mejor manera, como saben, como me gusta, como seguro que os gusta, sin excesos ni parafernalia no necesaria, pero con todo el cariño del mundo. Suena “I wish you would” y no puedo evitar en pensar en salir corriendo a buscar aquel infecto garito donde dejé abandonada mi objetividad, no para recuperarla, sino porque recuerdo haber dejado un bourbon sobre la barra y seguro que el hielo se está derritiendo, mientras un sucio “Take out some insurance” suena en los altavoces, y me recuerda que no quiero vivir sin el jodido honky tonk. No sigo, a escribir me refiero, prefiero perderme con “Help me” o “I’m a king bee” que seguir aporreando el teclado. Barman, póngame otra copa, bien cargada, que Quireboys siguen en la ciudad.

 

Sobre el autor

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *