Tercera jornada del Leyendas Del Rock 2017 desde Villena (Alicante)

Publicado el 18/08/2017 | por David Galeote | Conciertos

VIERNES 11 DE AGOSTO EN EL LEYENDAS DEL ROCK 2017

La maratoniana jornada del viernes, comenzaba con la actuación de Avalanch, dentro de los conciertos que el Leyendas tenía programados en la Plaza Mayor de Villena y que reunió a un numeroso grupo de seguidores bajo el castigo del sol alicantino.

En el escenario, solo aparecieron Alberto Rionda y su actual cantante Isra Ramos para deleitarnos con un recorrido por la amplia historia del grupo, y la interpretación de algún tema de la época de Alquimia, mientras animaban a la gente con referencias a su actuación de por la noche. Concierto de una hora, que fue agradable para el público en general, aunque no hubiese estado nada mal disfrutar con la presencia de Jorge Salán o Mike Terrana en plan tranquilos.

Después de reponer energías con una sabrosa comida de las que ofrece el pueblo de Villena y una breve siesta, tocó dirigirse al polideportivo para poder asistir a la primera actuación de la tarde, el grupo alemán Primal Fear, cada vez más internacional debido a las incorporaciones de Magnus Karksson y Francisco Jovino.
Cuando ya cumplen 20 años de su formación, la banda venía con fuerza a pesar del intenso calor de la hora asignada, dando muestras de total profesionalidad, con un sonido potente y sin perder la sonrisa en ningún momento. “Angel In Black”, “Angels Of Near” o “Chainbreaker” son una delicia escuchadas en directo con la potentísima voz de Ralf Scheeper. Pero el colofón final siempre es su tema homenaje a todo este gran género, “Metal Is Forever”.

Rápidamente nos trasladamos al escenario Mark Reale para poder ver algo del final de la actuación de los italianos Elvenking, que se desenvolvieron bien, mezclando el folk y el power con toques paganos que pudimos disfrutar en temas como “Pagan Revolution”, “Elvenlegions” o “Neverending Nights”. Eso sí, en su debe, demasidos coros y sintetizadores grabados, una opción demasiado en boga en la actualidad, que debería limitarse.

Los siguientes en aparecer fueron los rusos Arkona, a los que llevaba tiempo deseando ver y espero poder repetir en Febrero en su gira, junto a Korpiklaani y Heidevolk.
Ataviados con un vestuario típico de tierras más frescas, su actuación frente al numeroso público congregado fue impresionante, con una Masha “Scream” Arkhipova cuya voz es impresionante. Emperzaron con un ritmo rápido al tocar en segundo lugar el conocido “Goi, Rode, Goi” con un acordeón pregrabado. El mayor problema de sonido lo tuvo Vladimir Cherepovsky, intentando hacer sonar su flauta y su gaita.

Mientras la muchedumbre acudía al campo de fútbol para ver a UFO, yo me quedé en el Reale para dar una oportunidad a los griegos Firewind, cuyo conocido guitarrista y líder Gus G tuve ocasión de ver en acústico durante la gira de Steve Stevens. En esta ocasión, el sonido no les acompañó durante la actuación, la voz de Apollo Papathanasio no destacaba sobre la banda y la guitarra de Gus G, quedaba en un segundo plano en todo momento tras el teclado, sobre todo en la instrumental “The Fire And The Fury” o “World On Fire”, pero ganas, les pusieron. Al terminar, tocó desplazarse a los escenarios principales y escucharel final de UFO, con su conocidísimo “Doctor Doctor”.

Los alemanes Hammerfall tomaron el testigo para seguir entreteniendo al público que ya aprovechaba la gran sombra que ofrecía el escenario. Su directo sonó estupendamente para agrado de sus fans, que pudieron disfrutar con clásicos como “Renegade”, “The Dragon Lies Bleeding” o la mítica “Hearts On Fire” para terminar con el sol cayendo por el horizonte.

Y les llegó el turno a los cabezas de cartel, Megadeth, que abarrotaron su parte del escenario con gente ansiosa de ver esta nueva formación que tan bien han compactado con la salida del disco “Dystopia”. Y salieron a no dar tregua ni desde el principio, con un “Hangar 18” colosal, con su juego de pantallas iluminando el escenario y un Dave Mustaine centrado, que estaba escoltado de manera soberbia por un Kiko Loureiro que demostró su sitio en la banda. Clásicos como “Trust” o “She-Wolf”, se alternaban con temas recientes como la potente “Dystopia”, para terminar como no podía ser de otro modo con “Holy Wars”.

Y mientras se producía el cambio en el escenario para retirar las cosas del grupo americano y dejar sitio para los brasileños, en el otro lado, iniciaba su descarga uno de los grupos fetiches del Leyendas, Warcry, que como siempre, congregaron a numerosos fans para oírles en directo, aunque esta vez se centraron más en promocionar su último disco “Donde El Silencio Se Rompió”, pero dedicando algún tema de sus discos anteriores como “Nuevo Mundo”, “Quiero Oírte” o la que nunca puede faltar “Hoy Gano Yo”.

Con mucha ansia, se esperaba la aparición de los hermanos Cavalera con su gira aniversario del Roots y no defraudaron en nada. Sonido potentísimo con una puesta en escena muy iluminada, pero que alargaron con largas instrumentaciones o momentos de percusión, que rompían algo el ritmo del homenaje de tan magnífico disco terminando con una versión del “Aces Of Spades” de Motorhead y con la repetición de una versión ultra rápida del “Roots Bloody Roots”.

Y los últimos para mí, fueron los nuevos Avalanch, con su homenaje a “El Angel Caído”, que marcó una época dentro del power metal nacional, además de disfrutar del grupo de artistas que ha juntado Aberto Rionda en esta ocasión, destacando un brutal Mike Terrana a la batería y un Jorge Salán con la guitarra, que es un placer visual por su manera de tratar el mástil. En esta ocasión contaron con la colaboración de Xina de Oker para interpretar “Xana” y Tete Nova, para el tema “Torquemada”, que se guardaron como bis, aunque soy de la opinión de que si hubiera colaborado en el magnífico tema “Las Ruinas Del Edén”, en la parte que cantó Leo Jiménez, hubiese estado mucho mejor y habría evitado un sobreesfuerzo a Isra Ramos en las partes más agudas.

Y con esto, termino la jornada del viernes para guardar fuerzas para el sábado.

Texto de David Galeote

Fotografías: Anabel Belinzón

Sobre el autor

Especie protegida que responde al olor del lúpulo fermentado, navega entre la música clásica y el metal extremo, para amargura de sus sufridos vecinos.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *