MEAT LOAF – Bat out of Hell

Publicado el 06/08/2017 | por Laurent Berger | Grandes Discos, Reviews

“Like a bat out of hell I’ll be gone when the morning comes
When the night is over, like a bat out of hell, I’ll be gone, gone, gone”

“Bat out of Hell” es un Best Seller musical y, como suele pasar con los Best Seller con frecuencia, son un producto que a los entendidos y eruditos no suele gustar. Cuarenta y siete minutos para sietes temas atiborrados de testosterona, grandilocuencia, épica, desmesura, llevada por Marvin Lee Aday, más conocido como Meat Loaf. Un cantante y actor que empezó en una modesta banda llamada Popcorn Blizzard, y que un día de 1974 se cruzó con el compositor Jim Steinman. Aquello se produjo en una audición para el papel de cantante solista en una comedia musical, “More than you deserve” escrita por Jim Steinman. Meat Loaf se ganó el papel y empezó a colaborar con Steinman. En 1975, en el rodaje de la película “The Rocky Horror Picture Show”, donde Meat Loaf interpreta el papel del gamberro Eddie y un año más tarde fue el cantante solista del álbum de Ted Nugent “Free for all”.

Pero nadie sabía quién era Meat Loaf hasta que se lanzó “Bat Out The Hell”, un disco que curiosamente se ha comparado en muchas críticas al “Born To Run” de Bruce Springsteen por su producción al puro estilo Spectoriano, pero sinceramente la única conexión que encuentro con el Boss es la participación de dos de sus músicos en la obra; Roy Bittan y Max Weinberg. Y por cierto, hablando de producción, hay que mencionar que el trabajo de Todd Rundgren es excelente tanto en dicha tarea como en las partes guitarrísticas que plasma a lo largo y ancho del disco. He aquí un músico muy infravalorado en este país, en el que su ecléctico recorrido musical ha pasado siempre completamente desapercibido. Pero volvamos a “Bat Out Of Hell”, además de Roy, Max y Todd tenemos acompañando a “Cacho Carne” a Kasim Sulton al bajo, el propio Jim Steinman en los teclados , percusiones y diálogos del segundo tema, Edgar Winter al saxo , Roger Powell en los teclados junto a Steve Margoshes y Cheryl Hardwick , John Wilcox en la batería, la que fuera novia de Joe Strummer, Ellen Foley que canta un precioso y erótico tema a dúo con Meat y como no la New York Philharmonic Orchestra y la Philadelphia Orchestra en el último corte.

Todo ello enfundado en una portada dibujada por el ilustrador/ culturista Richard Corben que representa una especie de Conan el bárbaro motorista surgiendo de un cementerio, todo ello con colores rojo volcánicos.

Tenemos un “pot pourri” de música glam sobrecargada hasta un punto que tras la primera escucha uno padece una especie de empacho musical, una sobredosis de sonidos causados por unos arreglos pomposos a mas no poder…Es posible hasta que algunos sufran desmayos y ganas de vomitar tal es el exceso de majestuosidad ostentosa que desborda “Bat of The Hell”.

A mí la primera vez que lo escuché fue la sensación que me dio, además de no gustarme nada en absoluto, pero tras unos intentos más y con el karma bien centrado consigues la simbiosis, la conjunción de los astros que se alinea en tu mente y entonces surgió la luz y tuve ese viaje sideral que te atrapa y te propulsa a 10.000 millas de donde estés en ese momento. Pero cuidado siempre se debe consumir con moderación, no es un disco que se pueda y deba escuchar todos los días, recuerden que pueden terminar con un empache de campeonato y tener que estar una semana en modo “off”. Pero cuando la lírica consigue atraparte….Buff! que viaje amigos.

“Bat out The Hell”, You Took The Words Right Off My Mouth (Hot Summer Night)”, “Heaven Can Wait”, “All Revved Up With No Place To Go”, “Two Out Of Three Ain’t Bad”, dejan al oyente pasmado y noqueado, “Paradise By The Dashboard Light” y “For Crying Out Loud” terminan por dar la estacada final con una potencia y una belleza mística de una riqueza lírica e instrumental que dejan al oyente de rodillas con lágrimas en los ojos de emoción, extenuado y satisfecho, a semejanza de un coito musical onírico y desmesurado.

Muchos dirán que solamente es un batiburrillo de glam/hard- rock machacón y empalagoso atiborrado de excesos épicos, y pueden que estén en lo cierto, pero les guste o no, “Bat out The Hell” es un puñetero clásico que sigue rugiendo en muchas casas a día de hoy y sigue fascinando desde 1977. Fue la cima de Meat Loaf y su caída en picado musicalmente. Un artefacto musical que consigue a la vez hastiar y divertir, aburrir y agradar, todo depende de cómo te pille el cuerpo, pero no se dejen intimidar por el ambiente megalómano que desprende.

Por cierto en los tres años que siguieron a la publicación del disco, Meat Loaf se enfrascó en unas largas y extenuantes giras que estropearon su voz. En 1983 vino a España como telonero de Whitesnake, pero antes en 1979 se casó con Leslie Edmonds una ex groupie de Jimi Hendrix. La boda se desarrolló en la casa y estudio de grabación que posee Todd Rundgren cerca de Woodstock.

Asimismo el álbum conocerá unas secuelas tituladas “Bat out of hell II: Back into Hell” en 1993 y otra en 2006 como “Bat out of Hell III: The monster is loose”, ambas totalmente prescindibles.

Sobre el autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *