OK Computer (1997)

Publicado el 24/06/2017 | por Luis Cifer | Grandes Discos, Reviews
Valoración
90

Repaso a uno de Los discos fundamentales de los años 90 cuando se cumplen 20 años de su publicación.

No puede ser. Ya han pasado 20 años de la edición de Ok computer de Radiohead. Hay que ver cómo pasa el tiempo. Y lo peor es que en estos 20 años se han publicado muchos discos que valen la pena de todos los estilos posibles, pero muy pocos como OK Computer. ¿El motivo? Básicamente que Radiohead pilló a todo el mundo con el pie cambiado. Era otra época. No existían las descargas ilegales, ni Facebook, ni siquiera YouTube. El grunge y el brit pop habían copado las listas de éxito en los años 90 mientras otros muchos artistas modernos se dedicaban a reciclar sonidos del pasado con mayor o menor fortuna y sin ningún atisbo de vergüenza. Que le pregunten a Oasis, Lenny Kravitz o Jamiroquai. Pero Radiohead parecía que iba a ser el típico grupo que pasaría a la historia por un único single de éxito (one hit wonder), que en su caso fue Creep. Pero no. Nada sería ya previsible con Radiohead.

La cosa empezó a torcerse con su LP previo, The bends (1995), pero nadie estaba preparado para lo que supuso OK Computer. Fue el éxito de Creep lo que les permitió tener la libertad necesaria para dar el gran salto que supuso Ok computer. Curioso que hace años que se niegan a tocar en directo Creep cuando fue el tema al que le deben toda su posterior carrera. No olvidemos que otra parte fundamental de la evolución de Radiohead se debe al productor Nigel Godrich, considerado el sexto miembro no oficial de Radiohead. Godrich consigue plasmar en sonidos las ideas del grupo y expande sus posibilidades hasta terrenos a veces insospechados. OK Computer fue el primer disco de Radiohead producido enteramente por Godrich, quien desde entonces ha producido todos los de la banda. El disco se grabó parcialmente en la enorme mansión St. Catherine’s Court cerca de Bath y propiedad de la actriz Jane Seymour (Vive y deja morir, Galáctica, Dra Quinn). Se dice que las amplias estancias de la mansión así como sus escaleras de caracol de piedra y sus largos pasillos fueron clave para el sonido del disco.

Cuando oí el primer single, Paranoid android, me quedé fascinado, eran varias canciones distintas unidas en un mismo corte. Algo que hacían los Beatles (A day in the life), Queen (Bohemian Rhapsody) o Pink Floyd (Echoes) y que ya no se destilaba en los 90, pero estos tipos lo habían vuelto a hacer y con gran maestría. Esos cambios de ritmo, las sinuosas melodías  y la voz lastimosa de Tom Yorke configuraron una de las mejores canciones de los 90. La versión original del tema incluía extensos solos de órgano que extendían el tema hasta los 14 minutos y que fueron eliminados en la versión final.

El resto del disco no era menos impactante. Airbag era toda una patada a la espinilla a base de un sonido crudo pero paradójicamente muy elaborado. El sonido de la banda ya no parece formado únicamente por los instrumentos sino que loops y samplers se erigen como piezas fundamentales. Radiohead se diluye en las nuevas tecnologías en busca de su propia identidad. En el disco hay xilófonos, melotrón, sintetizadores, voces robóticas, zumbidos, pitidos y mil sonidos más. Las letras de Tom Yorke parece dejar ver un hastío existencial hacia la fama adquirida y hacia su condición de estrella. Yorke parece instalarse en una perpetua depresión que le dura hasta hoy mismo. Sigue habiendo temas lentos pero se complican en exceso sin perder un ápice de belleza. Ahí están las hermosas Subterranean homesick alien, Exit music (for a film), No surprises y Karma police.

Let down es otra singular muestra de cómo la tristeza puede resultar hermosa. Fitter Happier y esa voz sintetizada que habla sobre las miserias de la vida moderna no se puede llamar canción, es un interludio o un corte. Me encanta la parte final “a pig in a cage on antibiotics“, gran definición del hombre moderno. La rabiosa Electioneering está inspirada por Noam Chomsky y la llegada de Tony Blair al poder. También No Surprises se muestra poco optimista respecto a la clase política. “Bring down the Government, They don’t, they don’t speak for us“. Más claro, agua.

Llegamos al cierre del disco, Lucky siempre me ha recordado a Pink Floyd (algo que 20 años después parece haberse confirmado con la reciente colaboración de Roger Waters con Nigel Godrich). La hermosa melodía de Lucky hubiera sido un broche ideal para el disco. Pero Radiohead tienen otra forma de hacer las cosas, siempre huyendo de lo convencional, y el broche lo pone el tema The tourist que me parece un excelente tema pero que llega quizás demasiado tarde. Puede que éste sea el único pero, tampoco muy grande, que le puedo poner a OK computer. Un disco excepcional de cuya publicación han pasado ya 20 años pero cuya fascinación sigue intacta. La carrera posterior de Radiohead sería tema para otro artículo mucho más extenso. Lo que sí parece clara es la influencia de OK computer en grupos como Travis, Coldplay o Muse.

Sobre el autor

Luis Cifer, nació en la ciudad del viento en el seno de una familia de joteros aunque nunca le interesó la Jota. Se dice que siempre viste negro, que Luis no es su nombre real, que no duerme apenas y que no sabe leer la hora. Otros dicen que tiene un trabajo decente e incluso que es padre de familia, pero no hay nada confirmado. También se le puede encontrar en su blog de cine.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *