LOS CENTOS DE LA MÚSICA Y LA POESÍA (parte 5)

Publicado el 07/06/2017 | por Angel | En Papel, Especiales

¿Qué es vivir?. Esta pregunta aparentemente simple, me ha hecho escribir los siguientes centos de la música y la poesía. Una respuesta difícil de dar, porque quizá, no lo estamos haciendo. La vida se repite, no sé si por nuestra torpeza, por el tedio que nos gana. Por esto y muchos argumentos en los que no me extenderé, vayan los siguientes centos de la música y la poesía. Espero que los disfrutéis.

 

 

Escucho el golpeteo de los pies en las calles y las mujeres llorando.

Y los niños, saben que hay algo equivocado. Es difícil creer que el amor

prevalecerá.

 

La codicia es un motivo por el que la sangre inocente fluye

y nuestra cultura entera, está perdida en la eliminación.

Todos ellos volverán a imponer lo que fue muerte y enfermedad.

Almas comprometidas, mentes esclavizadas. Ahora sientes la rabia.

La crueldad, nunca puede revertirse.

 

Mendicidad para los nacidos del amor y los demás, sin miedo ni esperanza,

mirando esa playa negra y lejanos, los párpados de una ciudad cuyo dolor

no les concierne.

 

Ven al sol de Prestatyn, decía riendo la chica del cartel, arrodillada en la arena.

La pegaron un día de marzo.

Un par de semanas después era bizca y le habían pintado unos colmillos; le marcaron

con saña enormes tetas y entre los muslos le habían hecho unos garabatos que la dejaban

bien abierta de piernas, sobre una polla tuberosa y sus cojones.

Muy pronto, un gran desgarrón transversal dejó sólo una mano y un poco de azul.

Ahora, hay un cartel de lucha contra el cáncer.

 

 

 

Philip Larkin – La chica del cartel 
The Smashing Pumpkins – Everlasting Gaze
Jane Siberry – It can’t rain all the time
Antonio Gamoneda – No tengo miedo ni esperanza
Rage Against The Machine – Darkness

 

 

Sobre el autor

Melómano empedernido, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y creo firmemente que todos tenemos el germen del arte en nuestro interior.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *