Prometheus (2012)

Publicado el 24/04/2017 | por Luis Cifer | Cine
Valoración
55

Decepcionante primer regreso de Ridley Scott al universo Alien.

Ridley Scott retornó en 2012 a la ciencia ficción con esta falsa precuela de Alien, pero era de ilusos pensar que revolucionara el género una vez más. Scott está muy mayor para revolucionar nada, pensemos que sólo ha hecho tres grandes películas en su vida (algo que muchos no pueden decir) y que la más reciente de ellas tiene 30 años. Scott debe retirarse y dejarnos tranquilos. Su dirección en este film se parece más a las de Alien contra Predator que a las de su Alien original. Toda la atmósfera y la tensión que se destilaban en la Nostromo han desaparecido totalmente en la Prometheus. Scott aceptó el encargo y lo rodó con buen oficio pero con muy poca alma. 

En este guión han intentado rizar el rizo y hacer un film filosófico-espacial-aventurero pero se han olvidado de lo que todos los espectadores queríamos ver: terror. Prometheus se ve sin problemas y es un gran espectáculo visual, pero no provoca terror. Hay elementos que enganchan directamente con la película original, pero no hay nada del estilo de la misma. Prometheus no pasará a la historia por ningún motivo ni será recordada dentro de 30 años, no tiene mérito alguno más allá de intentar emular a un film que cambió la historia del terror y de la ciencia ficción. Prometheus es una mala copia realizada por el director original (doble delito) pero que más parece de cualquiera de sus múltiples imitadores.

La cosa pinta mal ya desde el prólogo, ese humanoide me parece totalmente fuera de lugar y los efectos especiales me parecen casi de risa. ¿No había otra manera mejor de representar a ese ser? Cutre es la palabra. ¿Qué aporta a la historia? Luego Scott nos mete en faena pero no se toma el tiempo que se toma en Alien, parece que tiene prisa y presenta a los personajes a brochazos, a muchos apenas les conocemos en todo el film y otros mueren sin una línea de diálogo.  El ritmo tampoco es el acertado, la acción avanza muy lentamente durante buena parte del metraje para hacerlo a trompicones hacia el final. ¿Seguro que Scott ha dirigido esta película? Sí que está mal este señor. Desde luego, parece que le han recortado mucho metraje a esta película, hay cosas que no se acaban de entender y escenas que no están bien resueltas. Es como si tuvieran miedo a que la película se pasara de las dos horas de duración. Sinceramente, si está bien hecha, la duración no es un problema para una película palomitera. Lo de que muchos personajes tomen decisiones totalmente absurdas merece todo un artículo aparte. Por cierto, el planeta en el que transcurre Alien y en el que transcurre Prometheus no son el mismo, el de Alien era LV-426 y el de Prometheus es LV-223. Prometheus no es pues un retorno al planeta que dio origen a todo, es un nuevo inicio que justifica que muchas cosas no concuerden con lo mostrado en Alien. Si el prólogo es malo, el epílogo es aún peor: una chapucera inclusión de un viejo conocido que echa por tierra todas las idioteces que se han venido diciendo de que esta película no era una precuela y que era independiente y tal y cual. Los planos finales del film (ridículas luces estroboscópicas incluidas) ponen las cartas sobre la mesa en una insultante y patética concesión a los fans de la peli original. Prometheus es incapaz de crear sus propios elementos y recurre insistentemente a situaciones y personajes de la original, fracasando en su intento de tener personalidad propia. 

Además, no se resuelven muchas dudas ya planteadas en Alien (¿33 años no fueron suficientes?) sino que se crean aún más con la esperanza de crear otra saga. Esto del cine es un negocio, amigos. Y que nos tomen por tontos empieza a ser bastante habitual. Con todo lo que se había escrito y especulado, Prometheus no fue ni un remake ni una precuela de Alien. Como ya hemos dicho, es un nuevo inicio para una nueva franquicia que necesitaba enlazar desesperadamente con un clásico moderno como Alien. Para ello, nada mejor que volver a contar con su director y con el diseñador del monstruo más célebre del espacio: H. R. Giger. Lamentablemente, ambos llevaban décadas viviendo de las rentas.

Del film me quedo con el espectacular aspecto visual y con las interpretaciones de Noomi Rapace y Michael Fassbender. Sus personajes son unos claros reflejos de los de la teniente Ripley y el androide Ash. Nada nuevo bajo el sol, pero son lo más destacable del film. Rapace transmite una fuerza de voluntad increíble a su personaje y compone una heroína destinada a dar mucho que hablar. Una pena que no haya continuado en la franquicia, a ver qué se inventan para justificar su ausencia en Alien Covenant. Por su parte, Michael Fassbender dota a su androide de una peculiar personalidad que es muy de agradecer, su fijación por Lawrence de Arabia no lleva a ningún sitio pero es curiosa. De Charlize Theron sólo puedo decir que está preciosa hasta de mujer fría como el espacio exterior, lo de interpretar no tocaba esta vez.

A Prometheus le faltan el terror de la primera película, así como la espectacularidad y la diversión de la segunda, se parece más a la tercera o a la cuarta entregas. Decepcionante.

Sobre el autor

Luis Cifer, nació en la ciudad del viento en el seno de una familia de joteros aunque nunca le interesó la Jota. Se dice que siempre viste negro, que Luis no es su nombre real, que no duerme apenas y que no sabe leer la hora. Otros dicen que tiene un trabajo decente e incluso que es padre de familia, pero no hay nada confirmado. También se le puede encontrar en su blog de cine.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *