Alien resurrección (Alien resurrection, 1997)

Publicado el 22/04/2017 | por Luis Cifer | Cine
Valoración
55

No hay nada imposible, sobre todo si hay mucho dinero en juego. Parecía que Alien 3 había supuesto el final definitivo de la saga pero Ripley y el alien volvieron una vez más a la gran pantalla.

Para esta cuarta se sacan de la manga un truco barato de esos que hace época: en una nave de la compañía unos científicos han logrado clonar a Ripley (al octavo intento) y a la reina alien que albergaba en su interior. Es una premisa totalmente inverosímil pero sirvió para convencer a Sigourney Weaver para que aceptara volver a la saga (también le pagaron mucho dinero). Así pues, en Alien resurrection, no tenemos a la Ellen Ripley original sino a un clon modificado con partes de ADN alienígena. Para más inri, el clon ha heredado los recuerdos de la Ripley original y ciertas cualidades del alien (sangre ácida, fuerza). Podríamos asegurar sin riesgo a equivocarnos que la coherencia nunca ha sido un problema a la hora de continuar franquicias galácticas.

Con un guión tan estrafalario era de esperar que el film no fuera más allá de la parodia, pero la sorprendente elección del francés Jean Pierre Jeunet dotó al proyecto de cierto prestigio. Se comentó que los productores estuvieron buscando durante un tiempo a un director europeo e incluso se rumorea que estuvieron en contacto con Danny Boyle y Alex De la iglesia (¿te imaginas al alien saliendo del pecho de Santiago Segura?). Por supuesto, Jeunet dejó su huella en el film. Jeunet se llevó a Hollywood a su actor fetiche Dominique Pinon y a colaboradores habituales como el actor Ron Perlman o el supervisor de efectos especiales Pitof (quien luego se pasaría a la dirección con basuras del calibre de Catwoman). Lo más novedoso de esta entrega, a parte de las excentricidades del guión, es la peculiar estética del director francés. La fotografía en la que predominan los tonos verdes recuerda inevitablemente a films como Delicatessen o La ciudad de los niños perdidos. Esta vez los aliens están creados casi exclusivamente por ordenador y, por suerte, esta vez los efectos están muy bien, no cantan como en Alien 3.

¿Y el film? Pues Alien resurrection está bien si consigues olvidar la idiotez del argumento y su delirante final. Por momentos funciona como película de acción y aventuras, si bien no entusiasma. La trama se limita al juego del gato y del ratón y una sucesión de personajes que caen víctimas del alien, nada nuevo. Jeunet logra alguna escena muy efectiva como la de la caza acuática (los aliens saben nadar) y la escalera. El problema reside en que se trata de un film de acción con toques gore y no hay tiempo en el guión para desarrollar los personajes. En esta cuarta entrega la saga ya era casi una parodia de sí misma. Alien resurrection, no va más allá de las anteriores entregas ni aporta elementos nuevos, aunque sí saca bastante partido a lo ya conocido.

Una vez más la acción se desarrolla en una nave, el ordenador de a bordo se llama Padre, vuelve a haber un robot (aunque esta vez tiene la forma de Winona Ryder) y veremos las inevitables escenas de aliens saliendo abruptamente del pecho de sus huéspedes, si bien esta vez se le da una retorcida vuelta de tuerca a todo ello. Hay que reconocer que todo el tono del film es bastante bizarro. El final es tan alucinógeno y sangriento que casi parece una película del primer Cronenberg. Incluso, por momentos parece la película que un fan del gore hubiera hecho, con continuos homenajes a las anteriores entregas y una rebuscada estética.

El final es digno de mención, Ripley es atrapada por los aliens y llevada al nido en el que la reina madre está a punto de dar a luz como si de un mamífero se tratara. Allí Ripley entra en un extraño éxtasis mientras es mecida por la reina alien, una cosa pseudo-erótica bastante extraña, ya os he dicho que este final es muy bizarro. No sólo Ripley tiene ADN del alien, la reina que han clonado junto con Ripley también tiene ADN humano y es capaz de parir. El engendro resultante del parto es un bebé alien con nariz respingona, piel y lengua humanos, ojos de corderito y muy mala leche. Al final todo el royo materno/filial entre Ripley y el bebé queda bastante forzado y no hay por dónde diablos cogerlo. Como no había manera de entender el asunto, los guionistas se sacan de la manga que el médico que clonó a Ripley esté aún vivo dentro de un capullo de alien y así nos explica lo que está aconteciendo. La inclusión de este personaje queda bastante forzada y sobra decir que dicho personaje vive el tiempo justo.

¿Realmente es Alien resurrection el final de la saga? No creo que esa fuese la intención, el final es lo suficientemente abierto como para continuar la saga sin grandes problemas. Sin embargo, el proyecto nunca cuajó. La saga cayó en la serie B con Aliens Vs predators hasta que el propio Ridley Scott se marcó una falsa precuela/remake del film original con Prometheus. Pero no descartemos todavía volver a ver a Ripley por nuestras pantallas, cosas más raras hemos visto.

 

Sobre el autor

Luis Cifer, nació en la ciudad del viento en el seno de una familia de joteros aunque nunca le interesó la Jota. Se dice que siempre viste negro, que Luis no es su nombre real, que no duerme apenas y que no sabe leer la hora. Otros dicen que tiene un trabajo decente e incluso que es padre de familia, pero no hay nada confirmado. También se le puede encontrar en su blog de cine.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *