Adiós a Chuck Berry, el padre de todo esto

Publicado el 23/03/2017 | por Luis Cifer | Especiales

El mundo del rock está de luto. Ha muerto Chuck Berry a los 90 años. Todos hemos oído aquello de sexo, drogas y rock & roll. Puede que sea un cliché pero hasta los clichés tienen algo de cierto. El rock tal y como lo conocemos le debe mucho, demasiado, a Chuck Berry. O sino que le pregunten a Jimi Hendrix, The Beatles, The Yardbrids, The beach boys, The Rolling Stones o AC/DC (¿de quién te crees que copió Angus Young su paso de pato?). Todos ellos tienen sus nombres escritos con letras de oro en el panteón del rock y todos ellos le rindieron pleitesía al bueno de Chuck Berry. ¿El motivo? Chuck le echó huevos y pasión al blues dando origen a esa locura llamada rock. Chuck Berry inventó el rock antes que Elvis y quizás su fama debiera haber sido mayor. Pero era negro. Ya se sabe, por muy bueno que fueras en lo tuyo siempre debías luchar contra los prejuicios raciales de la América de los años 50.

Chuck Berry fue el primero que le imprimió a la música popular negra una buena dosis de rapidez, furia y sexo. Mucho sexo. Obviamente, sus bailes, sus letras y su música fueron considerados como diabólicos por las mentes bien pensantes de la América blanca. Tampoco él se lo ponía difícil. Berry tuvo problemas por cruzar de un estado a otro con chicas adolescentes en su coche. Las primeras groupies. Sus huesos fueron a parar a la cárcel en más de una ocasión dando forma a su leyenda.  Si a Berry se le considera el padre del rock, Jerry Lee Lewis y Little Richard amamantaron a la criatura añadiendo sus propias dosis de sexo y escándalos varios. Menuda Santa Trinidad tuvo la criatura.

La leyenda de Berry le tilda también de tacaño. Se dice que en cada localidad tocaba con músicos locales para no tener una banda de músicos asalariados. Los músicos locales no cobraban ya que Berry decía que tocar con él ya era suficiente recompensa. Cuando su carrera empezó a declinar, Berry  montó un hotel, pero fue otra vez a la cárcel por esconder cámaras en los baños. Genio y figura hasta la sepultura, era tan tacaño que siguió actuando hasta casi su misma muerte.

Pero más allá de escándalos, lo más importante de Chuck Berry son sus canciones.

Sirvan como homenaje final estas dos fantásticas escenas en las que su música fue fundamental. Descansa en paz, Chuck, y gracias por tu invento.

Ya que hablamos de Chuck BErry, no podemos dejar pasar la ocasión de citar a Chess Records. Afincada en Chicago, Chess Records fue la compañía discográfica que acogió y vio crecer a Chuck Berry. Fundada en 1950 por Leonard y Phil Chess, inmigrantes judíos de origen polaco, en Chess Records grabaron leyendas del blues como el propio Chuck Berry, Muddy Waters, Etta James o Bo Diddley. Casi nada.

La influencia de los artistas de Chess Records fue tal que muchos jóvenes grupos ingleses de la British Invasion de los 60 emulaban descaradamente el “sonido Chess.” Fue la pasión por los discos de blues de Chess records lo que unió a Mick Jagger y Keith Richards. Pasión que dura hasta su último lanzamiento, Blue and Lonesome (2016), compuesto íntegramente por versiones de viejos clásicos de blues.  Por cierto, la historia de Chess Records fue adaptada al cine por la película “Cadillac Records”, que narraba la vida de Leonard Chess interpretado por Adrian Brody. El film pasó sin pena ni gloria, a pesar de contar con Beyonce interpretando a la gran Etta James. 

Sobre el autor

Luis Cifer, nació en la ciudad del viento en el seno de una familia de joteros aunque nunca le interesó la Jota. Se dice que siempre viste negro, que Luis no es su nombre real, que no duerme apenas y que no sabe leer la hora. Otros dicen que tiene un trabajo decente e incluso que es padre de familia, pero no hay nada confirmado. También se le puede encontrar en su blog de cine.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *