This Is a Joke: THE MASKED MARAUDERS

Publicado el 26/02/2017 | por Laurent Berger | Especiales

En la historia del rock hay algunas obras llamadas los verdaderos falsos discos. Me explico, discos con agrupaciones fabulosas con las que mucha gente ha soñado, discos que algunos dicen poseer y otros jamás han visto. Sesiones fabulosa como las de Duane Allman y Eric Clapton durante la grabación de Layla, que finalmente vieron la luz o la jam de Jimmy Page con parte de los YES en un estudio de grabación, etc…

Aquí se trata de un disco llamado The Masked Marauders grabado por un súper grupo compuesto nada más y nada menos que por Bob Dylan, Mick Jagger, John Lennon, Paul McCartney y George Harrison. En la edición americana del Rolling Stones magazín de 1969 se dio a conocer la existencia de un Bootleg que recogía estas sesiones extraordinarias en un misterioso estudio de grabación. Tal reseña llevo al histerismo a los fans que buscaron y rebuscaron dicho disco por todas las tiendas de los Estados Unidos. Todo fue parte de una broma de un periodista que firmo bajo el seudónimo de T.M Christian. Unos meses antes había escrito una reseña sobre el considerado primer bootleg del rock, el “Great White Wonder”, de Dylan, y tal fue el entusiasmo del público que el crítico se distrajo inventándose el The Masked Marauder.

El periodista en cuestión era Greil Marcus, y se explayó contando que el disco contenía versiones de clásicos del Soul de más de 18 minutos y que habían desfilado por el estudio todos los amigos de la banda y aquello había sido supervisado por el mismísimo Al Kooper. Todo ello cuajo por que por aquel entonces se sabía que George Harrison firmaba como el Angelo Misterioso en los discos de Cream, o que Clapton dejaba su huella en While My Guitar Gentil Weeps sin aparecer en los créditos, por lo que estaban muy de moda las colaboraciones bajo seudónimo. Los fans lo creyeron a pies juntillas y la noticia se extendió por el mundillo rock, a lo cual Greil Marcus decidió llevar la broma más lejos y contratar a una banda para que grabasen el susodicho bootleg. El grupo en cuestión atendía por el nombre de “The Cleanliness And Godliness Skiffle Band” y la broma siguió con la publicación del disco “The Masked Maurauder” por la Warner, del cual se extrajo el single “I Can’t Get No Nookie”.

No hay nada tan ciego que un fan ensimismado en su rollo que ya se había comido el anzuelo a fondo, y el disco vendió en pocas semanas 100 000 ejemplares. En el último tema del disco se oye perfectamente a los músicos gritar This Is a Joke y en las notas de la contraportada Marcus escribió: “The Music Business is currently 90% hype and 10% bullshit, the music needs no hype”. Una frase que sigue en pie, por cierto. En el 2003, Rhino Records remasterizó el álbum y sacó una edición numerada a 2000 copias bajo el nombre de The Masked Marauders – The Complete Deity Recordings.

Sobre el autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *