PONGAMOS QUE HABLO DE MADRID: Sala Canciller

Publicado el 02/02/2017 | por Sergio Bixo | Especiales

Cuando echamos la vista atrás a las Salas de Rock, todo amigo de este sonido se acuerda del mítico “Canci” de la calle Alcalde López Casero, situado en las cercanías de Ventas, pero con un metro recordado como era y es la estación del Carmen.

En una época donde Madrid se hablaba de Movida y el que “molaba” iba a las Salas Rock-Ola o más tarde Jácara, se abrió una sala de conciertos para “jevis”, donde se podía ver al submundo rockero de la época pasear por la Avenida Donostiarra, o beber litronas y “algún que otro porrete” en las cercanías, o en el parque Calero. Un espacio para juntarte con tu grupo de colegas que vivían “el rollo” sin saber que estaban en un sitio histórico para el recuerdo de cualquier amante del Heavy Metal.

En esos tiempos, todos los grupos nacionales querían subirse a ese legendario escenario, Obús, Barón , Ñu, etc… y todo nuestro legado de rock duro, con la programación musical de la Sala a Cargo del fallecido Mariano García, quien consiguió que subieran todos los grupos top internacionales del momento. Los buenos amantes de la Sala recuerdan el concierto de Black Crowes, y como se subieron a su furgoneta y deleitaron en la calle de un improvisado concierto al acabar el que habían terminado..

Finalmente “El Canci” se cerró en el año 94 por incumplir normas de seguridad contra incendios, aunque los problemas vecinales por ruido tampoco ayudaron a la extinta sala. Más de 12 años de existencia para dejarnos un extenso legado de anécdotas y recuerdos, más tarde se volvió abrir en San Blas otro local con el mismo nombre y logotipo, pero no tuvo la aceptación del fabuloso Canciller “del Carmen”.

El local nunca tuvo otra actividad después del cierre, y todavía se puede ver la entrada con la verja cerrada, y con el ostracismo de un local abandonado desde hace más de veinte años, sin ninguna utilidad.

Muchas salas en Madrid han intentado llevarse su legado como en Vallecas “La Urbe” o “Excalibur”, incluso recientemente la sala “We Rock”, todas ellas han sido locales del agrado del “metalero” pero nunca alcanzaron el mito del “Canci”, pero ese es otro episodio.

Foto: Angel Martin / @angelmm83

Sobre el autor

El Rock&Roll marcó mi vida (incluso tatuándomelo en el brazo) y ahora quiero ser su ayatolá como en su día como locutor de la extinta emisora Rockservatorio FM y en la producción de Vocento.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *