Crónica del From North to South Metal Fest, Sevilla, Sala Custom, 18/02/2017

Publicado el 20/02/2017 | por José Luis Díez | Conciertos

Una propuesta arriesgada esta de preparar un festival de temática y música “vikinga” en el sur de España, así que solo por intentarlo tienen sus promotores Saga Promusic todo nuestro aplauso pero es que encima la gente colaboró y decidió ir al evento, por lo que un local de gran capacidad como es la Sala Custom presentaba un magnífico aspecto, llenándose según avanzaba la tarde y, sobre todo, la noche.

Cuatro bandas eran las encargadas de amenizar la velada y hay que decir que las cuatro sonaron bien, apoyados por unos técnicos de sonido que consiguieron que no hubiese errores dignos de manifestarse. Las dos primeras tuvieron cuarenta y cinco minutos sobre las tablas, dejando a la tercera más de una hora y a los “cabezas de cartel” una generosa hora y media. Todos con una puntualidad digna de encomio que hicieron que a las doce de la noche hubiese acabado todo.

Así que a las siete de la tarde, tras la apertura de puertas, subían a escena los locales VIKINGORE, con no demasiado público pero con la ventaja de “jugar en casa”. Su “death metal” a lo Amon Amarth funciona en directo y así no es extraño que estén inmersos en la gira de su segundo disco “Enraged”, del que como es lógico versó la mayoría de los temas, aunque con retazos de su anterior “Wolves in the battlefront”. Ira y rabia capitaneado por su front man y vocalista Ángel capitaneando un quinteto que funciona en directo.

Tras los hispalenses era el turno de los barceloneses NORTHLAND con una propuesta más folk, aunque sin dejar el “death metal”.  Dos discos les avalan y con más público que sus antecesores completaron una buena descarga, donde consiguieron el segundo “Wall of death” del festival, tras el de Vikingore y donde sorprendió el guitarra y vocalista Pau Murillo con pelo corto (dijo sentirse extraño con su “look”, al ser el primer concierto sin melena) y que mezclan sin problema la voz gutural con el violín de Pau Vázquez más amable.

CELTIBEERIAN consiguieron “poner patas arriba” a la sala con su folk metal festivo, al estilo de KORPIKLAAANI o ELUVEITIE pero ofreciendo un punto de vista personal y propio. Su hora de actuación va a ser recordada durante tiempo por estas tierras del sur, a punto de finalizar la gira de “Keltorevolución”, antes de entrar a grabar. Por supuesto, sonó el tema que da nombre al disco junto a otros clásicos de la banda  como “Fields of Celtiberia”, “The Booze song”, “Unbury the horn” y esa impagable versión del “Rock out” de MOTÖRHEAD. Enormes los de Ciudad Real.

Con todos los que tenían que estar aparecieron los finlandeses MOONSORROW para ofrecernos su “pagan metal” cantado en su lengua materna con esos coros épicos que nos dejaron alucinando. No los había visto nunca y todas las buenas referencias se convirtieron en realidad. Temas largos (solo interpretaron ocho temas en más de hora y media), cadenciosos y con toque oscuro y pesado que se combinaba en la fría luz azul elegida para los focos y el humo, unido a las caras pintadas de sus cinco componentes. Toques “doom” e incluso de “black metal” bien sincronizado que consigue que su dura propuesta se convierta en melódica con un sintetizador y el uso acertado de los coros. “Set list” basado en su reciente “Jumalten aika”, del que además del tema homónimo interesó la canción que cierra el disco y su actuación; “Ihmisen aika (Kumarrus pimeyteen)” o “Suden tunti” que nos transportó a las lejanas y heladas tierras escandinavas. Un broche colosal a un festival que confiemos se mantenga en el calendario del metal extremo en España.

Sobre el autor

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exortizar sus demonios interiores en su blog personal su blog el curioso observador

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *