Revisando a JOAN ARMATRADING – Me Miself I

Publicado el 06/01/2017 | por Laurent Berger | Especiales, Reviews

Con una carrera ya empezada, fue el productor Glyn Johns que consiguió que Joan Armatrading llegara por primera vez a lo alto de los “charts” con el tema “Love and Affection”. Pero fue el productor Richard Gottehrer que hizo que su música se orientara mucho hacia un pop comercial; le produjo su disco Me Miself I. Aquel álbum se convirtió en su trabajo con mayor éxito en su carrera y alcanzo la posición más alta en las ventas de U.K, llegando a un quinto  puesto.

Fue lanzado en 1980, una época donde los sintetizadores empezaron a campar a sus anchas indiscriminadamente en la música muchas veces de mala manera. Pero, curiosamente aquí el disco se salva del dichoso artefacto, aunque lamentablemente sus siguientes trabajos no se salvaran y se estructuran bajo el peso del sintetizador típico de los 80. Pero aquello le proporciono que sus tres álbumes consecutivos fueran éxitos y alcanzar el Top 10 en el Reino Unido.

De este disco habría sobre todo que retener el maravilloso solo de guitarra por otra figura del rock británico que es Chris Spedding, un guitarra tan brillante como discreto. Un solo que se encuentra en el tema de homónimo título del disco y que sirvió para la banda sonora de una película Australiana que en estos momentos no consigo recordar.

No  hay que olvidar también la aportación del enorme guitarrista que fue Hiriam Bullock, de la aportación de Clarence Clemons y Danny Federici, dos miembros de la E- Street Band que siempre son un seguro de calidad. La voz de Joan es cálida, auténtica, apasionada, y sobre todo emana optimismo, que es lo que desprende en definitiva este disco. “Ma-Me-O-Beach” y “When You Kisses Me” son pura alegría. Joan deja esa faceta melancólica y romántica para demostrar que también puede transmitir felicidad y lo consigue de sobre manera.

Una de sus mayores discípulas y que le debe mucho es Tracy Chapman, además de ser ambas portavoces del movimiento gay femenino. Muchos pensaran que este disco es el típico artefacto de los ochenta sin alma y con un regusto a mal gusto. Pero están muy equivocados, Joan siempre facturo trabajos de calidad y aquel año se fraguaron grandes discos que el paso del tiempo no ha dejado en el olvido. Making Movies de Dires Straits, Double Fantasy de John Lennon, Warren Zevon con Stand in the Fire y como no el The River del Boss.

Sobre el autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *