Crónica del concierto de NIGHTLAND y CARACH ANGREN en la Sala Arena (Madrid)

Publicado el 27/01/2017 | por David Galeote | Conciertos

Cuando ya caia la noche en Madrid se abrían las puertas de la sala Arena para recibir a los asistentes al concierto a pesar de la ausencia por lesión de su batería del cabeza de cartel Fleshgod Apocalypse. Un aplauso al resto de integrantes de dicha gira por continuar con el evento y a la sala por ofrecer la devolución del dinero a los que ya tuviesen las entradas adquiridas a pesar de que el evento seguía para adelante

Unos minutos antes de las ocho de la tarde salio a escena un representante de los grandes ausentes pidiendo disculpas por lo sucedido y prometiendo volver pronto para compensar a sus seguidores y tras su marcha salieron a escena los italianos Nightland ataviados con armaduras al estilo de Behemoth para calentar el ambiente a los que llenábamos el foso. Con un sonido contundente, los teclados y la parte coral pregrabada, el cuarteto dio muestras de una magnifica coordinación en el escenario a pesar de unos enormes telones que limitaban el espacio del escenario y dejaba solo la parte central libre para poder observar al baterista en plena faena. En sus 35 minutos de actuación descargaron temas de sus tres discos dando prioridad a su último disco “Obsession”

Y a las nueve salieron a escena los neerlandeses Carach Angren y tras una intro que nos había acompañado desde que se iba montando el escenario continuaron con “There’s no Place Like Home” y “Two Flies Flew into a Black Sugar Cowbed”. Siguieron con su teatral actuación entre el teclista y el cantante mientras la guitarra se limitaba a desgarrar riffs con el martilleo de una contundente batería. Llego el tema “Lingering in an Imprint Haunting” con la aparición de sonidos pregrabados por la imposibilidad de coros y orquesta. “Departure Towards a Nautical Curse” y “When Crows Tick On Windows” precedieron a “Spectral Infantry Battalions” donde se lucieron el bateria y el cantante con el resto del grupo estaticos en el escenario y la aparicion otra vez de sonidos pregrabados enlazando directamente con “Bitte Tötet Mich”. “Sir John”,”The Sighting Is a Portent of Doom”, “The Carriage Wheel Murder”, “Killed and Served by the Devil”, “The Ghost Of Raynham Hall” y “Haunting Echoes From The Seventeenth Century” completaron su repertorio de la noche despidiendose del publico con “Bloodstains On the Captain’s Log” y a los pocos minutos bajar para atender y fotografiarse con sus seguidores después de 80 minutos de concierto.

Sobre el autor

Especie protegida que responde al olor del lúpulo fermentado, navega entre la música clásica y el metal extremo, para amargura de sus sufridos vecinos.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *