DISHARMONIK – The begginig of agony

Publicado el 29/12/2016 | por Carlos Tizón | Reviews
Valoración
70

The beginning of the agony” es el debut del trío de Bilbao Disharmonik. Con un sonido crudo, frío como el tiempo en el norte, presentan estas once canciones que se mueven entre un black primigenio, mirando a los orígenes del género, pero a su vez, dejando pasar influencias tanto del death o incluso del doom. Han dotado a la grabación de ese aspecto crudo, directo, que parece transportarte por momento a varias décadas atrás. La intro “The end” es el punto de partida, con su atmósfera oscura, esa especie de tensa calma antes de la tormenta, dando paso a “Fire blood death” con un sonido de guitarras muy característico, en el que la potencia la marcan más por los tiempos y la densidad de la canción que por la pura velocidad de la canción en si.

“Infected melancholy” encierra en si unas guitarras afiladísimas al principio del corte, que entran perfectamente en ese ambiente denso que van marcando, la batería imprime un ritmo constante y cortante. “Empty” se muestra intranquila gracias a ese bajo, y la voz que que busca más la impresión gracias a ese ritmo lento que acompaña a la música, consiguiendo un ambiente funerario, tenebroso, una especie de doom/black que suena estupendo, de mis canciones favoritas del disco. “War” cambia totalmente de tesitura, y se mete en terrenos cercanos al death, buscando la velocidad y la contundencia sonora. “The grave of the earth” es más rítmico, muy black épico cercano a unos primeros Bathory. “Dead memories” se acelera principalmente gracias a la batería, que le añade una velocidad más y se rematá con unos certeros riffs, además de contener unos cambios muy interesantes, una gran canción sin duda.

“Darkness inside me” sorpende gratamente, ramalazos de furia contenida en la estrofa, una guitarra que machaca continuamente con un efectivo riff y una parte central muy oscura. “Wrath of the gods” combina perfectamente fuerza y unos cambios efectivos, además de ese ritmo constante. “Fallen angel” suena muy armónico a la vez que directo, como una horda de diablos frente a ti. Cierra el disco la instrumental “Raining depression” donde salen a relucir las influencias thrashers de anteriores proyectos, en esa forma de encarar las guitarras limpias. A pesar de los defectos propios de un primer disco, y de un sonido que a veces queda demasiado crudo incluso para ser el efecto buscado, el potencial de esta banda se muestra realmente interesante.

Sobre el autor

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *