SEVERAL PRIZES -Last wishes

Publicado el 23/09/2016 | por Carlos Tizón | Reviews
Valoración
60

Several Prizes Last WishA veces ocurren cosas muy curiosas. Metes un disco en tu reproductor, y a la primera que suena, te parece que está bien, pero no vas más allá. Sin embargo, te deja la curiosidad revoloteando, por lo que vuelves a pulsar el play, y cuando quieres darte cuenta, lleva ya varias veces sonando sin parar, de inicio a fin, y le vas pillando al vuelo cada vez, más matices, más historias. Eso me ha pasado con este ep de los madrileños Several Prizes. Por facilitar las cosas, podríamos encuadrarlos dentro del rock alternativo, aunque dentro de sus canciones, existen distintos caminos, diferentes formas de entender sus influencias y llevarlas al recuerdo implícito dentro de cada melodía o cada acorde, como aquel cuadro familiar colgado de la pared que te observa con ojos de orgullo mientras recorres tu propio camino. En este “Last wish” navegan sin complejos por las orillas de la música de las dos últimas décadas, dando muchísima importancia a las melodías vocales.

El e.p. lo abre “Seattle”, pero que el título no os lleve a confusión, esa línea de bajo, marca la línea a seguir y la canción va ganando potencia, pero sin perder esa atmósfera de la estrofa que se ve refrendada con un estupendo estribillo. Last wish” es una gran canción que te presenta un océano de melodía bien acompañado por esa guitarra. “Underman” pervive con un riff más rockero, que se funde entre momentos de corte más melódico. “Ocean” consigue atraparte con ese sonido tan personal e íntimo. Terminan con una de mis canciones favoritas de este ep, “Dark blue”, canción que por momentos, me trae a la cabeza los mejores momentos de gente como Manic Street Preachers. Desde luego, estos tipos saben lo que hacen y lo hacen muy, pero que muy bien. Otra banda a tener en cuenta.

¿Te gustó este artículo? Compártelo en redes!!!

Sobre el autor

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *