centos

LOS CENTOS DE LA MÚSICA Y LA POESÍA (Parte 2)

Publicado el 14/08/2016 | por Angel | En Papel

En la primera parte de este especial ya os comenté que un cento es un poema collage compuesto de líneas que salen de otros poemas. Normalmente se crean a partir de poemas de otros autores. En este caso he mezclado un poco de poesía con las letras de canciones de grupos que muchos conocéis ya, que me parecen poemas, sobre todo en cuanto al significado simbólico de los versos, que como podréis comprobar y debido a que se trata de música, utilizan un lenguaje más directo.

Sigamos pues con la segunda parte. Espero que os guste.

 

¿Y bien? ¿Te sana el metaloide pálido?. Amigo mío, estás completamente hasta el pelo.
Y aunque llores, bebes,
y aunque sangres, alimentas a tu híbrido colmillo, a tu vela tristona y a tus partes.
Así que ¡muere!; lava tu esqueleto cada día;
no me hagas caso.

 

Como puedes comprobar, consumimos el tiempo, mientras nos consumimos en el tiempo. A veces demasiado.
A uno de los muchachos, cuando era joven, le dieron un plano híbrido y pasaba todo su tiempo inventando la taza de té, pero cuando creció, le dieron una fábrica modelo y ausentes las morsas, equilibrando globos dirigibles con la punta de su nariz, la nombraba a ella en el zoo, inflando su intención favorita. Esto es hablar claro, sin andarse por las ramas. Y es que desconocemos mucho, tanto, como las tragedias que no hemos sufrido nunca. Y saber, al fin y al cabo, no es nada más que saber.

 

Los cuerpos están rotos, es sólo una muestra de lo que está por llegar. Pero tranquilo, la vida eterna está ahora en tu camino. Dales tu ataúd rojo brillo, amigo, sólo necesita un último clavo.
Porque a veces, vamos más rápido que la velocidad del viento, más rápido que el hecho de pensar, dónde nos gustaría ir bajo el sonido de la esperanza. Te lo dice otro de ellos al que aunque destruyas su mente y su cuerpo, no podrás nunca con su corazón. Y en este punto me pregunto; ¿qué especie de animal sin ojos habría inventado el suplicio de la noche y el suplicio del día, como la única sabiduría posible?

 

Y tú, pobre hombre, alguacil que me atisbas. Vives, si mueres; no lo niegues, si mueres de tu edad.
¿Que no?, ¿Que si, pero que no?. Al oírme, ¿almuerzas?. Escucha. La vida, algunas veces, puede resultar salvaje y disciplinada, como un apache domando potros. Así que sigue adelante y brilla, diamante loco. Siempre hay dolor antes de que un niño nazca. Y ten en cuenta que eres lo que te rodea, las mujeres comprenden esto. No se puede ser duquesa a cien yardas de un carruaje. Tu amor, debe ser siempre verdadero, donde quiera que vayas.

 

Autores y obras respectivamente:

César Vallejo– “¿y bien?, ¿te sana el metaloide pálido?”, “El alma que sufrió de ser su cuerpo”, “Ande desnudo, en pelo, el millonario”, “El buen sentido”;

Cream– ” Doing that scrapyard thing”; Foals- “A knife in the ocean”;

Jeff Buckley– ” Eternal life”;

The Smashing Pumpkins– “1979”, “Ode to no one”, “The imploding voice”;

Leopoldo María Panero– ” Los pasos del callejón sin salida”;

@verseando– “Iguazú”;

Pink Floyd– “Shine on you crazy diamond”;

U2– “Yahweh” y Wallace Stevens- “Teoría”.

Sobre el autor

Melómano empedernido, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y creo firmemente que todos tenemos el germen del arte en nuestro interior.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *