DEVIN TOWNSEND- Ocean Machine

Publicado el 15/08/2016 | por Angel | Reviews
Valoración
95

deEs sabido por todos, que hace siglos, las personas que se dedicaban a un oficio en el que se abarcaba una amplia gama de conocimientos, como filósofos o médicos, eran gentes ecuménicas. Cargaban con toda la sabiduría que la práctica otorga con el paso de los años. En nuestros tiempos, todo se ha convertido en especializaciones y la música, no deja de ser otro oficio donde hay muchas vertientes en las que subdividirse. Si bien, la naturaleza, a veces, sólo a veces, pare a enormes virtuosos sin límites, como es el caso de Devin Townsend.

Mientras escribo estas palabras, no dejo de tener presente la extrañeza de que este músico no esté llenando estadios. Acompañado por Aneke Van Giersbergen, con su melodiosa voz, Ryan Van Poederooyen a la batería, Dave Young con la guitarra eléctrica y Brian Waddell al bajo eléctrico, este currante nato y verdadero portento como guitarrista y como compositor, me ha sorprendido sobre todo por el abanico tan grande al que optas, si te acercas a cualquiera de sus trabajos. Porque puedes encontrar desde música clásica, hasta rock sureño, pasando por el metal progresivo e incluso el extremo. Todo, con un especial toque estéticamente minimalista, en el que su voz acompaña sorprendentemente en absolutamente todos los registros. Resumiendo. Si vas a ver a Devin Townsend, vas a oír música, punto. Tómatelo así desde el principio y te sorprenderás gratamente, te lo aseguro.

Este vinilo, donde predomina el metal progresivo, es el primero que me ha enganchado. Ocean Machine. Segundo álbum de estudio lanzado en el año 1996 bajo el sello propio HevyDevi, ante la imposibilidad de conseguir a alguien que lo lanzase al mercado. Una obra original en cuanto a composición musical y letras, que comienza con la profética “Sevent Wave”. Canción con unas guitarras que avanzan pesadas, lentas, con paso firme y acompañadas por unos bonitos coros, donde Devin, da un aperitivo de su portentosa voz, autoafirmándose.

¡Oh! tierra, ¿qué cambios has visto?

Allí donde la alargada calle ruge, ha estado

la quietud del mar común

Las colinas son sombras y brotan

de forma en forma, y nada se interpone

Como nubes, se forjan a sí mismas y se van

 

Huyendo, huyendo

huyendo siempre

Fue su única oportunidad de encontrar un hogar

Huyendo, huyendo

huyendo juntos

con la sola idea de encontrar un hogar

 

Esperaré a que el océano se alce

y nos encontraremos como elevándonos por delante

(conoceré el tiempo)

Esperaré a que el océano se alce

y me recibirás como elevándome por delante

(distinguiré el año)

 

Porque nunca estás solo

aun cuando estás solo

nunca estás solo

Ten cuidado con la séptima ola

 

Huyendo, huyendo

huyendo dentro del aguacero

con la sola idea de encontrar un hogar

Huyendo, huyendo

huyendo siempre

me doy cuenta de que voy por libre

 

A mi manera, lo transmito

a mi manera, lo transmito

 

Nunca estamos solos

aun cuando estamos solos

nunca estamos solos…ten cuidado con el océano

Seguidamente viene “Life”. Una melodía alegre, con unas pegadizas guitarras a modo de coro, que te cuenta la génesis del contenido del disco, su mundo interior y te invita a acompañarle en el recorrido del disco, con una reflexión sobre quiénes somos los que estamos.

Mi vida es todo lo que he conocido

y es todo lo que me mantiene aquí

Mi tiempo es todo de lo que soy dueño

Así que no me gustaría dejarlo escapar

Mi vida

 

Cuánto tiempo puede durar esta vida

Quiénes somos los que estamos…

Te veré en el otro lado

 

Cuánto tiempo puede durar esta vida

Quiénes somos los que estamos…

Te veré en el otro lado

 

Te veré en el otro lado

 

No sería mejor vivirla por ti mismo

aun cuando te doblegue

para cuando lleguen los momentos de ir a casa

No los dejes escapar

ausente

 

Cuánto tiempo puede durar esta vida

Quiénes somos los que estamos…

Te veré en el otro lado

 

Cuánto tiempo puede durar esta vida

Quiénes somos los que estamos…

Te veré en el otro lado

 

¿Cuánto tiempo puede durar todo esto?

¿Cuánto hasta que se acabe?

¿Cuánto tiempo hasta que se venga abajo?

¿Cómo de malo, necesitamos un nuevo recuerdo?

 

Cuánto tiempo puede durar esta vida

Quiénes somos los que estamos…

Te veré en el otro lado

 

Cuánto tiempo puede durar esta vida

Quiénes somos los que estamos…

Te veré en el otro lado

 

Cuánto tiempo puede durar esta vida

Quiénes somos los que estamos…

Te veré en el otro lado

 

Cuánto tiempo puede durar esta vida

Quiénes somos los que estamos…

Te veré en el otro lado

 

Te veré en el otro lado

te veré en el otro lado

Sigue la obra con “Night”. Una de las canciones más movidas del disco, con un ritmo más rápido y constante, que se desarrolla en Japón y donde aparece el amor roto y la peculiaridad de su padecimiento en la distancia, fuera del contexto social, en la que hay un mensaje clave para el desarrollo del artista. El de mantener su mundo desde el desmoronamiento en el que se encuentra.

Aquí estoy, conduciendo en medio de Japón por la noche

aquí estoy, fingiendo que todo va bien

y tengo que recorrer aún la mañana

no puedo creer lo mucho que duele en casa

 

Aquí estoy, viviendo la vida dentro de un cómic

aquí estoy, harto de todo…

 

Y no puedo creer que esté aquí para quedarme

porque nunca he tenido que hacerlo de esta manera

Te amo más de lo que puedo nombrar

pero te odio por todo lo demás

 

Llueve, caigo

llueve, me derrumbo

llueve, caigo

llueve, torrencialmente sobre mi

 

Creo que estoy más cerca ahora

creo que estoy más cerca ahora

bajo la luz de la luna

 

Creo que estoy más cerca ahora

creo que estoy más cerca ahora

bajo la luz de la luna

 

Y no puedo creer que esté aquí para quedarme

porque nunca lo pasé desde fuera

Te amo más de lo que puedo nombrar

pero te odio por todo lo demás

Mantendré mi mundo desde mi desmoronamiento 

En el rincón de un dolorido corazón

Así que dime si vendrás a la ciudad

Vuelve conmigo, por favor…

 

Llueve, caigo

llueve, me derrumbo

llueve, caigo

llueve, me derrumbo

Caigo, me derrumbo

caigo, me derrumbo

caigo, me derrumbo

“Hide Nowhere”, la cuarta melodía, plasma el momento de una metamorfósis en el desarrollo de su ser, el cual, ve reflejado en el mar. Suena la música sin pausa, con unas guitarras sencillas acompañando la alargada voz que descansa en ellas.
Frías azules olas
frío y muerto cielo
Veo en el mar, lo que necesito ser
Frías y azules olas
 
Azul y frío entendimiento…(les escucho hablar de)
un frío y muerto entendimiento
 
Veo en el mar lo que es y lo que será
 
Cada sueño que tengo quiere que me quede
Cada noche, intento encontrar la manera
 
Me oculto en la nada
y ellos, en mi mundo
No tengo ningún sitio al que ir
 
Los sueños se suceden como ellos…
Tengo sueños como ese…
Los sueños aparecen como ellos quieren
Llega “Sister”, un corte melódico que junto a la clara voz de Townsend, nos relaja un poco.
Hemana,
no hay nada que pueda decir…
 
Continúa el sendero a través de un interludio, “3 A.M.”, otro corte melódico en el que nuevamente la protagonista es su voz, haciendo de llanura en todo el desarrollo del album.
El tiempo, estará de mi lado
no miro atrás esta vez
Todo lo que he conocido, ha desaparecido
Es momento de irse
El sonido, después, desemboca torrencialmente en la agradable “Voices in the fan”. Una canción bastante pegadiza con unas voces que se asemejan a un pad de sintetizador y que solapadas a unas discretas guitarras, finalizan con unos femeninos coros , acompañados por una clásica y orquestal sonoridad.
¿Quién es el más débil ahora?
Atrapado en la delgada línea
me estoy yendo
¿Quién es más débil ahora?
 
Son los días grises, los que más recordaré
Son los momentos grises en el agua, antes del amanecer
 
No estaré solo
Piensa en mi, por la noche
Envía mi amor a casa
Estaré bien
 
Son los días grises los que
más recordaré
Son los momentos grises en el agua, antes del amanecer
Y es sólo esta noche que
seré capaz de irme
Y son sólo los débiles
los que lloran por mi, por la mañana
 
Porque esta noche no habrá sueño
Esta noche, vienen a por mi
 
Por favor, ayúdales a entender
Me he convertido en las voces del ventilador
 
Adiós
Se abren paso unos alegres riffs, en los que se nota el patente hedonismo en la composición de Townsend. Comienza “Greetings”, rompiendo los límites sonoros del rock, en la que Devin saluda desde su mundo.
Desde mi mundo, te mando saludos
desde nuestro mundo, te envío saludos
Es tan difícil domesticarlos
… será tan duro demostrarles, que están equivocados
Creo, qeu vamos a perder nuestro mundo por ellos
Creo, que podríamos arrojar las armas antes que ellos
 
Y les aburre
tanto, llamarlo hogar.
Se sucede “Regulator”, en la que los riffs, que se vuelven más metaleros y continuos, muestran un primer control de la situación y un avance en el tiempo.
 
Estoy regulado
estoy regulado
… de los tiempos extraños y de todo
de los tiempos extraños y de todo
Regulador, sin entretanto alguno
El tiempo, no esperará por mi
La siguiente canción, “Funeral”, es para mi una obra maestra, por su emocionalidad y contenido simbólico. El tributo al destino fatal de un amigo querido, en la que Devin se autoafirma en cuanto a que no estamos en el mundo de paso. Una melodía lenta, melancólicamente desgarradora, en la que el artista se luce con los agudos registros de su voz, respaldado por unas magníficas guitarras que te erizan el vello.

Jesús, aquí descansa mi hermano

torturado y destruido

Condenado por los cielos para irse

le veo pasar

Allá va

 

Jesús, fue un muchacho pobre

Jesús, fue un muchacho pobre

Es sólo una limpieza de primavera para la reina de mayo

Vuelvo a casa

 

Esta va por la vida

va por el funeral en la lluvia

aunque sólo por esta noche

esta va por el funeral en la lluvia

 

El día y el año acaban

y no sé cuando me voy a casa

No puedo aguantar con lo que he recibido

cuando de lo que tuve

no queda nada

 

Así que esta va por la vida

va por el funeral en la lluvia

aunque sólo por esta noche

cierra tus ojos e intenta dormir otra vez

 

A un mundo aparte, te desvías

Estoy muy despierto y no necesito tu hogar

Dime por qué se fue, parecía ser

un elemento de este misterio

Hace tanto frío hoy, así que me aparto y te dejo

atrás con nada más que palabras

 

Y yo fui al funeral en la lluvia

fui al funeral en la lluvia

fui al funeral en la lluvia

y yo fui al funeral en la lluvia

Sin bajarnos de la melancolía, viene la rabiosa “Bastard”, donde vuelve la voz a desgarrase, pero esta vez como protesta. Donde vuelven a sonar unas guitarras persistentes que no dan tregua, hasta que no te enteres de lo que es pasar un mal día.
 
No es uno de los mejores días
De noche, regreso
Solitaria está hoy, la ciudad
De noche, estoy solitariamente
rodeado en la ciudad, ahora
 
Gente gris, se queda mirando un estático cielo
(como tu voluntad)
Lo nuestro, no es preguntarnos por qué
 
Las mismas cosas, cada vez
Siempre parecen necesitar lo que no soy
Para todos los únicos esperanzados:
A nadie le importa un carajo lo que has conseguido
 
Yo sólo deseo esto, poder rezar a dios
(así tu voluntad)
Quédate más tiempo
Por favor, no me dejes sólo
 
Bastardo, madre, padre, no
El tiempo pasa más rápido de lo que nunca sabrás
y ellos pueden presionarme más fuerte
Aunque sabes que nunca me iré
y lo justificarán, pero ya sabes
se lo tomarán con calma
 
La chica de la ciudad azul
las luces que cruzan el puerto
y los chicos, salieron de los rincones
Sexo en el neón de los pisos bajos (rojizo y maloliente)
y tampoco siento debilidad (demasiado frío para preocuparse)
Así pues, en el rincón del muelle
donde no llega la luz
huele a meado, aunque nadie sabe
Y justo ahora, dormir, estaría bien
 
Me siento viejo, me he ido donde los sentimientos van
Desaparezco en un verde campo
Me marcho, donde los sentimientos van
Y sin darte tiempo a reaccionar, a reflexionar, aparece “The death of music”, la melodía más larga del disco. Una hipnotizante y surrealista balada, que hará las delicias de los oídos más exquisitos.

Una duda

Saltó como un perro al hombre,

puso fin al elevado pensamiento

Supo dentro de su profecía,

 

Sol, hermano

El sol se desplaza y la fragilidad disminuye

A dormir, duerme en casa

 

Nadie viene, la lluvia siempre estará

y las cosas que sé

son cosas que no deberían estar

Se rieron de mi, pero nunca nos molestamos

 

Mis amigos y yo

no había otros

 

Ya vienen

huyo cruzando el azul

Las sombras bailan sobre la tierra

Piedra y acero se reúnen con rapidez

Supongo que es sólo un sentimiento

es sólo un sentimiento

 

La lluvia puede llegar

puede que nunca esté

En algo, tú eres 

eres las cosas que necesito ser

Mis amigos estuvieron allí pero nunca se molestaron

 

Mis amigos y yo

no había otros

 

Es como cuando la muerte se vuelve musical

es musical

Es como una muerte que se vuelve musical

musical

 

Se trata

de asegurarse de que él nunca se levantará

y los ruidos del estómago

nunca han sonado tan duramente

Y los ojos de los malvados

jamás estuvieron tan llenos de polvo

En medio del mar, espera

Acércate

 

Hogar, ni en cualquier lugar de la tierra

en ese día final, habrá nadie más

 

Uno, educado, reunido

en dirección al mar

Y quizá nos ahoguemos, volar, caer desde la fe

pero el dolor no se hará realidad

porque las emociones golpearán como dios debe

y las montañas no ofrecerán refugio

y las nubes no nos cubrirán

no importa hacia dónde corramos

 

No mueras por mi

no te vayas lejos

cuando te necesite aquí

en mi pobreza

 

La lluvia vendrá 

la lluvia siempre estará

En aquello que soy

hay cosas que no tienen que estar

Mis amigos han venido y yo nunca me molesté

 

Yo mismo y yo

no hay otro

 

Es como una muerte que se vuelve musical

es musical

 

Es como una muerte que se vuelve musical

es musical

Finalmente, con “Things beyond things”, otra balada de estilo más hard rockero, Devin anhela una vida normal, que no puede conseguir con ella. Y suenan los strings junto a las guitarras a modo de imno a la sencillez de la existencia.
Hace tiempo, cuando era joven, solía soñar durante horas y horas
Soñaba un mundo que no era pequeño…
y viajaba por un valle, donde bajo los árboles y la tierra
le ponía música a mi chica
y arrodillado junto a su cabeza
le ponía rosas en su pelo y la besaba suavemente
 
Pero esto, es todo lo que eres
cuando el sol se pone en mi ojos, lo sé
lo sé, lo sé, lo sé, lo sé, lo sé
 
Y sé, que esto es la luz
y el virus dentro de mi
Es la más vieja herida de la que me he cuidado, por aquí
Así que no intento quedarme dentro
Estas cosas internas son malas, cosas más allá de las cosas
 
Está enferma, ahora
podrida hasta la médula, sus ojos saltones me miran
amorosamente
y recuerdo el olor de mis sueños, sólo que eran más dulces, entonces
e incluso en esta habitación, donde solía guardar mis secretos
comienza a oler a mi amiga
 
Te dije que no lo dijeras, así que ahora, sentado, miro la lluvia, lo sé
lo sé, lo sé, lo sé, lo sé, lo sé, lo sé, lo sé.
Como puedes ver, en el espectáculo de Devin Townsend cabe todo; el llanto, la risa, la rabia…
Así son los más obstinados. Ahora, eres tú el que está fuera de todo esto. ¿Quieres pertenecer a su mundo? ¿A qué esperas?.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo en redes!!!

Sobre el autor

Melómano empedernido, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y creo firmemente que todos tenemos el germen del arte en nuestro interior.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *