13 Horas: Los soldados secretos de Bengasi

Publicado el 01/08/2016 | por Luis Cifer | Cine, Opinión
Valoración
45

Si dejas a un lado el patriotismo y las manidas alabanzas a la familia y la camaradería, nos encontramos ante un film efectivo que cumple su misión de entretener.

13_hours_the_secret_soldiers_of_benghaziMichael Bay es uno de esos directores que nunca deberían haberse acercado a una cámara. Un peligro público que, ironías crueles del destino, ha tenido grandes éxitos de taquilla como Bad boys, The rock, Armagedon, Pearl Harbor o ese elogio a la estupidez que es la saga Transformers. Su estridente cine se basa únicamente en los efectos especiales sin tener el más mínimo interés en la trama (ridícula cuando no inexistente en todos sus films) ni en el desarrollo de personajes (planos y patriotas). Su cine para memos parece tener como único objetivo glorificar a las fuerzas armadas estadounidenses. No se sabe si Bay ha leído un libro alguna vez o si ha salido de su país, pero creo que cualquiera de las dos cosas le vendría muy bien. Igual descubre algo. Tampoco podemos decir que su estilo haya evolucionado en estos 20 años de carrera. No solo es un director anclado en su propio estilo visual sino que se dedica a producir abundante basura que recae en manos de otros directores más negados que él, cosa difícil de creer. Así ha producido innecesarios remakes de films de terror como La matanza de Texas, Viernes 13 o Amytiville. Como era de esperar, todas ellas muy inferiores a las originales. Las filmografías de Michael Bay y Roland Emmerich son al cine lo que una hamburguesa de McDonald’s a la cocina internacional: pura basura consumida diariamente por millones de personas que, quizás, no conozcan nada mejor. Así nos va.

Todo este largo párrafo glosando los motivos por los que odio el cine de Michael Bay sirve de introducción para que entendáis mis reservas hacia la última película de este tipo. Parece que ha abandonado parcialmente la ciencia ficción más descabezada (ya sabes: miles de hierros cambiando de forma vertiginosamente ante los ojos del mareado espectador) para adaptar una historia real. Pero no una historia real cualquiera. La historia de unos americanos atrapados en la embajada norteamericana de Bengasi, Libia, en 2012. Una historia que le permite a Bay avisarnos del peligro que corren la civilización occidental, la democracia y la libertad. Menos mal que están los norteamericanos por el mundo. Que aunque sean soldados a sueldo, los protagonistas de este film son norteamericanos y ellos sí que saben mantener a raya a los insurgentes islamistas. A veces pienso si Bay no estará a sueldo de la CIA.

No esperéis de Michael Bay una somera aproximación a lo que supuso la malograda primavera árabe ni una detallada descripción de la situación en Oriente Medio. Tampoco se explica quien fue Gadafi a pesar de que su cara aparece bastante en el film, únicamente se explica que fue un dictador y que tenía una guardia personal formada por mujeres. Todo lo demás le importa muy poco a Michael Bay y a su público ávido de acción. Con unos breves textos explicativos (apenas 25 segundos), Bay nos mete en faena. Una pena que Bay se dedique tanto tiempo y dinero a las escenas de acción y no pierda un segundo en meternos en el contexto histórico de su film. En ese aspecto me han gustado mucho más films recientes como Argo, La noche más oscura o Único superviviente. Pero Bay va a lo que va. Su film emparenta más con Blak Hawk derrivado. Tiroteos a mansalva para demostrarnos lo bravos que son los yanquis aunque estén en inferioridad numérica. Que para algo creen firmemente en la familia y la camaradería. No pueden faltar esos planos de la bandera yanqui, ni el publi reportaje de las fuerzas aéreas norteamericanas, ni esos planos a cámara lenta marca de la casa. Incluso se plagia a sí mismo mostrando el recorrido de una bomba que cae al suelo que ya usó en Pearl Harbor.

13 horas BengasiSi uno consigue apartar a un lado el patriotismo y las manidas alabanzas a la familia y la camaradería, nos encontramos ante un film efectivo que cumple su misión de entretener. No me duelen prendas en reconocer que es su mejor película hasta la fecha, tampoco era tan difícil, y que pasé un rato agradable durante buena parte del metraje. Al menos esta vez, el film se hace ameno aunque sus dos horas y media de tiroteos y asaltos acaben resultando excesivas. Esta historia (que tampoco hay mucha) se podría haber contado en hora y media sin problemas. Las escenas de acción están conseguidas, para eso son lo único que importan a Bay, y poco más se puede decir. Esta vez Bay está algo más comedido, no hay tanto efecto digital que marea al espectador ni chicas monas metidas con calzador. Pero sigue siendo Michael Bay.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo en redes!!!

Sobre el autor

Luis Cifer, nació en la ciudad del viento en el seno de una familia de joteros aunque nunca le interesó la Jota. Se dice que siempre viste negro, que Luis no es su nombre real, que no duerme apenas y que no sabe leer la hora. Otros dicen que tiene un trabajo decente e incluso que es padre de familia, pero no hay nada confirmado. También se le puede encontrar en su blog de cine.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *