VAUDEVILLE ETIQUETTE – Aura vista motel

Publicado el 09/06/2016 | por Carlos Tizón | Reviews
Valoración
80

vaudeville_etiquette-aura_vista_motelVamos con una serie. ¿Estais viendo Hap & Leonard?. Pinta bien de momento, y el paisaje donde ocurre la historia, reconozco que me puede, esos pasajes sureños, esa sensación de humedad pantanosa y esa pinta de perdedores empedernidos de sus personajes, me ha llegado. Sumalé una banda sonora cojonuda, que también puede presumir de ella.

La verdad, es que tras ver el tercer episodio de la temporada, ha corrido hacia los discos, y he buscado algo con lo que seguir la sensación. Y a pesar de que Vaudeville Etiquette son de Seattle, que nadie busque paralelismos obvios entre música y ciudad de origen. Su música se encuadra en lo que ando buscando en este momento, esos sonidos tan arraigados en la música americana, country borracho de rock, rock borracho de country, aderezado con el juego que da, ese dúo de voces masculino, femenino, que hacen aún más grande lo que se traen entre manos esta gente, en este su segundo disco, Aura vista motel, un disco que se escurre entre tus oídos, quedándose a pernoctar cada vez que vuelves a pulsar el play.

Diez canciones con alma, que no te van a salvar la vida, pero se pueden compartir en certeras compañeras de viajes, sin consigues conectar con la sensibilidad de una canción como “”Damn lovely”, o las raíces de “Aura vista”, por poner tan solo dos ejemplos. Que escuchan entre salto y salto a Petty, lo deja claro “Bridges”. Me engancho a “Room 417” y su guitarra, y sus juegos vocales. Se pueden reconocer las influencias de los 90, que dejaron huella en su ciudad, en “Tipping point”. Sentados alrededor del fuego, podemos disfrutar de historias hechas canciones, como “Set it on fire”, en el que esa combinación de ambas voces atrapa junto a la música. La lenta “Helpless heart” deja escapar emociones, mientras “Empty hands” vuelve a instarte a no dejar de moverte a su ritmo.”Til the wheels unwind” pone las espadas en alto , hasta acompañarnos suavemente al final del disco con “Leaving song” y su intimismo acusado, donde de nuevo se vuelve a retraer hacia ese sonido propio. Un muy buen disco, del que personalmente, estoy disfrutando muchísimo.

Sobre el autor

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *