Revisando a LED ZEPPELIN – Capítulo 1: Led Zeppelin I

Publicado el 07/06/2016 | por Laurent Berger | Especiales, Led Zeppelin

lzPara empezar a hablar de la magna obra de Led Zeppelin no se me ocurre nada mejor que hacerlo hablando de su primer trabajo. Difícil no tener en cuenta un disco tan importante en la historia de la música, un trabajo de dimensiones faraónicas tanto por su portada emblemática, como su contenido y por el nombre elegido por el grupo, y es que todos los astros se alienaron para dar nacimiento a la leyenda.

Grabado en octubre de 1968 en tan sólo 30 o 36 horas (según diferentes fuentes) en los estudios Olympic el disco se presenta con una portada en blanco y negro, una instantánea que muestra el dirigible nazi Hinderburg en llamas cayendo hacia la costa de New Jersey en mayo de 1937. Además de representar la hecatombe nazi, evidentemente tiene una simbología fálica que realzo aún más la reputación machista que envolvió la banda a partir de aquí. Además en este primer disco aun las letras no están inspiradas en las leyendas o en la imaginería de Tolkien, aquí solo se habla de mujeres, prueba de ello, os propongo un divertimiento; contar cuantas veces dice Plant a lo largo de las dos caras las palabras: Woman, Baby, Girl… más de sesenta he contado.

La foto de la contraportada fue tomada por Chris Dreja, un antiguo componente de The Yardbirds ,amigo de Jimmy Page y que empezaba su carrera como fotógrafo. La polémica no vino en ningún momento por las connotaciones sexuales, llegarían por parte de la baronesa Von Zeppelin, quien se opuso a que la banda actuara bajo el nombre de Led Zeppelin a causa de la portada de su primer disco que difamaba el artefacto creado por su familia.  Al final todo eso sólo dio más publicidad al grupo, aunque durante una gira por Holanda tuvieron que tocar bajo el nombre de The Nobs.

Este primer disco de Zeppelin fue bautizado por muchos fans, “1”, en la primera tirada solo se podía leer el nombre tourde la banda en azul y no en naranja como se editó en adelante, los coleccionistas lo llaman “Turquoise Pressing”, y evidentemente es una pieza muy buscada.

Pero vayamos a su contenido, aquí se podría decir que nace el Blues Rock con mayúsculas, el blues esculpido en una muralla de Marshall, tallado por un Page que si bien ya se intuía era un mago de las seis cuerdas, aquí crea una nueva manera de abordar el Blues, creando escuela para generaciones venideras y compañeros de quinta . Es posible que Page y Plant tomaran más de lo permitido de los creadores del Blues y a veces no solo unos simples acordes como en “Dazed & Confused” y “Babe I’m Gonna Leave You”, pero también abrieron la puerta de par en par para una legión de imitadores que aun a día de hoy surgen como setas a la sombra de un bosque. Jake Holmes en junio de 2010, acuso a la banda de plagio, pero llegaron a un acuerdo con el cantante de Folk sin llegar a los juzgados, la historia de dicho plagio empezó cuando Jake Holmes hizo la primera parte de los Yardbirds un 25 agosto de 1967, Page y el resto de los Yardbirds estaban muy atentos al show de este cantante folk, escribieron un tema llamado “I’m Confused” basado sobre la melodía que Jake Holmes utilizo en “Dazed and Confused”.  Page la convirtió en suya con unos laberintos pasajes instrumentales y llevándola a rincones lejanos de tintes orientales. En cuanto “Babe I’m Gonna Leave You” escrita por Anne Bredon en 1950 también fue interpretada por Joan Baez en 1962, pero en un principio Page no acredito el tema a Anne, pensando que era un composición tradicional. Pero fue el hijo de esta el que exigió royalties al grupo y que su madre fuese acreditada como coautora.

Page innova empleando un arco de violín en “You Shook Me” para sacar sonidos embrujados, la idea la toma de un violinista llamado David McCallum, Jimmy utilizara este arco en otros dos temas a lo largo de la discografía de Zeppelin: “How Many More Times” y “In the Light”. Asimismo enchufa su telecaster a un altavoz Leslie que por aquel entonces sólo se utilizaba para el Hammond. Page es un renovador, inventa sonidos nunca escuchados que recorren de una punta al otro del disco. La utilización de momentos eléctricos combinados con momentos acústicos también es otro de los aciertos y encantos que tiene la música de los británicos. En cuanto a Plant el novato junto a Bonham, cumple con creces demostrando que si bien en un principio no se contaba con él, ya que las primeras opciones fueron Terry Reid y Steve Marriott. Plant se convierte de un golpe en el Janis Joplin masculino gracias a su sensual manera de abordar el Blues, y aunque no esté acreditado en ningún título, también puso su granito de arena en las composiciones.  La voz de Robert Plant parece flotar por encima de la música, brillando en todas partes, dando la réplica a Page poseído, tras ellos, dos ases que generan una tremenda energía con una clase llena de magia. John Paul Jones el genio en la sombra ya se había cruzado con Page anteriormente durante la época de músicos de sesión, especialmente en el disco de Donovan, “Barabajagal” otro disco importante por cierto a tener en una buena discografía. Y qué decir de John Bonham, veinte y cuatro años, bebedor de cerveza compulsivo, un tipo afable al que no hay que tocarle las narices, en el estudio ya ha tenido sus broncas con Page, pero su pegada sobre el cuero de su Ludwig corta la respiración a los tres otros. Hasta el mismísimo Hendrix felicito a Page por el descubrimiento de un batería tan demencial.

El tema que inicia las festividades, “Good Times, Bad Times” es toda una declaración de intenciones en cuanto suena los primeros acordes, es el primer single de la banda, un tema que curiosamente la banda interpretaba raramente en directo y cuando lo hacían era como intro de “Communication Breakdown”. Se la puede oír en la película “The Fighter”, una de las pocas veces que la banda ha permitido que se utilice su música. No voy a ir desgranando tema a tema porque podría ser un poco tedioso. La leyenda echó a volar hacia el firmamento con este disco y dio a luz 10 obras maestras, una tras otra, le pese a quien le pese.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo en redes!!!

Sobre el autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Publicidad

Una respuesta a Revisando a LED ZEPPELIN – Capítulo 1: Led Zeppelin I

  1. Grandes los Zeppelin. Su primer disco, (tendria apenas 13 años) fue uno de mis primeros discos (en cassette, pos supuesto, que era la época) Brutal blues

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *