THE TREATMENT – Generation Me

Publicado el 03/04/2016 | por Pupilo Dilatado | Reviews
Valoración
90

trHoy el ‘hard rock’ va a reinar con letras grandes en ‘Pupilandia’ y en ‘Rock, The Best Music’ con una banda inglesa de rock’n’roll que empieza a dar que mucho que hablar y que tiene eso que tiene toda buena banda que empieza, léase talento, juventud, espontaneidad, pelotas y toneladas de actitud. El grupazo que os vengo a traer hoy son The Treatment que ya tienen en la calle desde el pasado 18 de marzo su flamante (por no decir acojonante) tercer disco de estudio titulado Generation Me (2016).

No había tenido la oportunidad de escuchar a uno de los combos mimados de Frontiers Music Srl pero gracias a mi colaboración con RTBM he tenido la oportunidad, por fin, de hincarles el diente como toca así que…’¡comencemos!‘…

Los ingleses de Cambridge (¡quien lo diría!) se formaron en 2008 con una máxima: ‘Death Or Glory’, que deja bien a las claras su pasión por el ‘British Rock’N’Roll’. Su legión de fans ha ido creciendo exponencialmente con sus dos discos anteriores y en las islas son un verdadero referente del nuevo rock’n’roll del S. XXI. Y no es de extrañar, porque su fórmula es tan sencilla como efectiva con ese ‘hard rock’ directo a la yugular con ramalazos heavy/punk y melodías y estribillos irresistibles que nos hacen tener en mente en todo momento a AC/DC, British Lion, Pistols, Aerosmith, The Cult, incluso algún toque 90’s, centrado principalmente en aislados punteos ‘a la Alice In Chains‘ y Metal 90’s . La fórmula no podía fallar.

Para este Generation Me (2016) que debería consagrarles definitivamente, han cambiado sustancialmente su formación pues han prescindido de su anterior frontman y cantante siendo sustituido a la perfección (a mí hasta me gusta más) por Mitchell Emms, además de contar con los nuevos servicios a la guitarra rítmica de Tao Grey, hermano del guitarra solista Tagore Grey. La banda cierra su círculo con Dhani Mansworth a los parches y Rick Newman a las cuatro cuerdas.

Pasando a hablar del disco en cuestión os diría que…¡¡¡menudo pelotazo ‘hard rockero’ se mete uno entre pecho y espalda con Generation Me!!!. Y es que el subidón ya empieza con esa portada tan saturada de información con la idea del alienamiento tecnológico que gozamos/sufrimos hoy en día personalizado en ese chaval ‘conectado a todo’.

La escucha de este trabajo se hace tan intensa que apabulla, once temas que te atacan directamente a la yugular y te agarran bien agarrado de ‘las gónadas’, sientes que todo está en su sitio, que todos rinden a un nivel altísimo a pesar de su insultante juventud, en definitiva, sientes la energía chisporroteante de esa ‘nueva sangre’ en el rock’n’roll y que muchos se empeñan en negar que existe. El relevo generacional ya está aquí amigos/as.

El disco empieza muy ‘aussie’ con los dos primeros temas, “Let It Begin” y “The Devil” que me recuerda en los punteos iniciales al viejo Love, Hate Love de Alice in Chains. Llegados a este punto ya sabes que lo que viene no puede ser inferior porque los riffs se te clavan a la primera en el cerebro y los grandes estribillos que se marcan se quedan registrados instantaneamente en tu psique. Pero hay más, el ‘hard & heavy’ hace acto de presencia en “Tell Us The Truth”, “Generation Me” es un musculoso ‘boogie hard rock’ lleno de suciedad y pelotas, “Backseat Heartbeat” es la power-ballad del trabajo, el perfecto descanso sónico que dista mucho de agobiar y hacerse babosilla.

Con “Cry Tough” vuelve el hard rock más ‘acedeciano’, incluso con claros tintes ‘sleazy’“We Are Beautiful” es el tema de riff más pesado acercándose al ‘hard metal’ 90’s y recordándome Mitchell Emms a aquel Layne Staley ‘hard rocker’ de sus principios. “I Know She Knows” es otro track de estribillo espectacular, fresco, expontáneo, en “Bloodsucker” intuyo por primera vez a los Billy Duffy que volverá a aparecer en el powerpopero tema final, “Light Of The Sun”, rebosante de luminosa energía. Me dejo para el final uno de mis temas favoritos, el amenazador “Better Think Again” con una gran melodía, repleto de chulería y con otro estribillo ‘de chapó’.

Y concluyo, nadie, Y DIGO, ¡NADIE!, debería de dejar pasar a esta banda y a este disco porque son un disfrute brutal desde el primer hasta el último segundo. Una de las bandas más prometedoras para asaltar al ‘mainstream’ y devolver el rock’n’roll al sitio del que nunca debieron bajarlo porque se han marcado un disco ‘redondo’…

¿Te gustó este artículo? Compártelo en redes!!!

Sobre el autor

¡Pupilo Dilatado ante todo! Licenciado en Bellas Artes y profesor en secundaria de 'marías' audiovisuales en la provincia de Castellón, ¡hasta aquí lo serio!, je,je, pero lo que uno lleva dentro es la melomanía enfermiza, mis manías bizarras, morbosas, iconomaníacas y 'fanzinerosas', mi alma rock'n'roller hasta la médula y una obsesión generosa por las Pin-Ups de otra época. Para acabar, soy hijo del 'Popu' y bastardo del "Appetite for Destruction"... aunque me derrita con Madonna y Shirley Manson (Garbage). También se me puede encontrar en mi blog

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *