al

Revisando a AL KOOPER

Publicado el 21/03/2016 | por Laurent Berger | Especiales

Alan Peter Kuperschmidt, más conocido como Al Kooper, pianista, organista, guitarrista, cantante, compositor y productor nació en Brooklyn, New York, un 5 de febrero de 1944. Con únicamente 14 años, fue el guitarrista de The Royal Teens, con quienes obtuvo el éxito “Short Shorts”. En 1960 escribió su primer hit, “This Diamond Ring”, para el grupo Gary Lewis & The Playboys. Se mudó a Greenwich Village donde conoció al master Bob Dylan y a partir de aquel momento empezó hacer historia, desde los teclados de “Like a Rolling Stone”, y su gran aportación al nuevo sonido de Dylan en el álbum Highway 61 Revisited, hasta el día de hoy en el que sigue recorriendo los escenarios de medio mundo. Hasta se dignó a venir por estas tierras en una pequeña gira y que curiosamente en Madrid sólo se dignaron en acudir unos cuantos amantes de la música con mayúsculas.

A partir de “Highway 61”, Al aparece muy frecuentemente en los discos de Dylan, aunque deteste hablar de este último y se coja verdaderos cabreos a la hora de preguntarle cualquier cosa sobre aquella época. Kooper asimismo anduvo tras el órgano con Dylan durante la gira mundial 1981.  Durante las sesiones de “Highway 61”, Al Kooper forjó una gran amistad con un joven guitarrista; el gran Mike Bloomfield, que también colaboraba en el disco.

suLa verdadera historia de las grabaciones de Highway 61 es que Kooper había sido contratado como guitarrista y después de escuchar a Mike Bloomfield, el otro guitarrista contratado para las sesiones, Kooper llego a la conclusión de que Mike era un guitarrista mucho mejor, así que dejo su guitarra a un lado y se retiró a la sala de control. El teclista Paul Griffin, se pasó al piano y Kooper inmediatamente entró en el estudio; se sentó al órgano y empezó lanzando sus incomparables riffs de Hammond. Dylan sentencio; ¡Sube ese órgano! Desde aquel instante ese riff de órgano se convirtió en parte de la historia del rock. En adelante Bloomfield seria el compañero de Kooper en varios proyectos de una calidad indiscutible. Aquel mismo año, 1965, forman juntos The Blues Project y tras su actuación en el Festival de Monterey en 1967, Kooper deja la banda para dar a luz una nueva formación; los famosos Blood, Sweat & Tears. Dan a luz a su primer disco, una pura obra maestra;”Child is father to the man”, pero un mal entendimiento con el resto de la banda, con el añadido del culo inquieto de Al, hace que este deje la banda y se vaya a grabar junto a su colega Bloomfield y Stephen Stills, el mítico álbum; “Super Session”.

En 1969 colabora con el guitarrista Shuggie Otis de tan solo 15 años de edad, verdadero genio de las seis cuerdas que merece ser conocido por muchos amantes de la guitarra. Tras estos trabajos Kooper se volverá un reputado músico de sesión. Grabará con The Rolling Stones, (suyo es el teclado de “You Can’t Always Get What You Want”) B.B.King, Jimmy Hendrix, en el maravilloso Electric Ladyland, Alice Cooper, The Who y Cream. Descubridor y productor de los tres primeros álbumes de Lynyrd Skynyrd, productor del disco de debut de The miTubes, etc… Pero si hay un disco de Kooper que hay que tener ese es “The Live Adventures of Mike
Bloomfield and Al Kooper”, sucesor de las Super Session y grabado en el famoso Fillmore West
, las grabaciones y la producción no se puede decir que sean perfectas ya que tuvieron bastantes dificultades a la hora de ser grabadas. Durante “Dear Mr Fantasy”, un micro se estropeó y en el tema “I Wonder Who” un solo de Bloomfield desapareció sin ninguna razón aparente. Pero todo esto le otorga un aroma de autenticidad de la que carecen las grabaciones en vivo en la actualidad. El disco es un increíble documento de la historia del rock de aquellos años. Un doble vinilo donde se puede escuchar unas de las primeras intervenciones en vivo de Carlos Santana, mas concretamente en el tema de “Sonny Boy Williamson”. Bloomfield hace su debut como cantante en un par de temas y Elvin Bishop se luce en “No More Lonely Nights”.

Los conciertos se llevaron a cabo durante tres noches, según Kooper se produjeron más de doce horas de grabaciones, de las cuales el álbum nos brinda poco menos de noventa minutos. Bloomfield con continuos problemas de drogas murió en 1981 de sobredosis, en este álbum demostró el porqué de su reputación como guitarrista de blues. Steve Miller y Dave Brown también estuvieron junto a Kooper y Bloomfield durante esas actuaciones, aunque sus contribuciones no aparecen acreditadas en el álbum. Para redondear tan magna obra , una preciosa portada que representa a Bloomfield y Kooper, una pintura de Norman Rockwell,  que por cierto el dibujo original de Rockwell terminó en la pared del Director de Arte de la CBS, John Berg, quien posteriormente lo vendió, a pesar de que Kooper le hubiese manifestado a menudo su interés en adquirir la pintura.

Al Kooper genio, desconocido por muchos también ha escrito bandas sonoras para cine y televisión, como es el caso de la serie Crime Stories. Es además profesor estable de producción y técnicas de composición en el Berklee College of Music, de Boston. Kooper toca conciertos cada fin de semana junto a su banda The ReKooperators y hace tiempo, un 28 de mayo del 2008 se dignó en venir a tocar seis fechas por España, en Madrid fue una noche mágica que muchos se perdieron por quedarse a ver el fútbol, así es la vida.

¿Te gustó este artículo? Compártelo en redes!!!

Sobre el autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *