THE KENNETH BRIAN BAND – Blackbird

Publicado el 04/02/2016 | por Carlos Tizón | Reviews
Valoración
80

kbbCada cual tendrá sus preferencias, pero a mi, los aromas del sur son los que me envuelven desde siempre, algo que va adherido a mi piel, a mi forma de sentir y de pensar. El sur no es sencillo, el sur muchas veces es complicado de comprender, pero tiene la esencia de la tierra, del mar, de las manos curtidas por el trabajo.

El sur es mi sur, y el sur de otros tantos, repartidos por muchos sur alrededor del mundo, algo nos une, kilómetros nos separan. Los sonidos, a pesar de sus supuestas diferencias, también nos acercan, porque adoptamos ese latir del sufrimiento de la tierra bajo el sol, en forma de acordes. Sureños de U.S.A., son The Kenneth Brian Band, cuyo disco, “Welcome to Alabama” les ha permitido girar con la inmensa Lucinda Williams. Dos años de escenarios y canciones acompañadas, y entre carreteras perdidas, aprovechar las paradas, para ir dando forma y vida a este e.p, de 7 canciones, que vaya mostrando la evolución y madurez de una banda, que va creciendo de la forma correcta, a base de las heridas que va dejando la vida en la carretera.

7 piezas de un rompecabezas, en las que incluso hubo tiempo de que el tristemente desaparecido Ikey Owens, (Mars Volta/Jack White), dejase parte de su magia en los teclados, y que sus compañeros le hayan dedicado este disco. Comienza fuerte, con unas guitarras sureñas de infarto, en la canción que da nombre a este disco de oscura portada. No desmerece “Shakedown”, en el que las guitarras de Kenneth Brian y Travis Stephens dominan de principio a fin, acompañadas por un fantástico teclado. Sabor blues en “Goin down hard” que suena intensa, con mucha fuerza y clase. “Vultures” sorprende, porque se alejan de esas influencias tan características y que tan bien han sabido adoptar y se marcan un autentico temazo. Festival de rock americano es lo que nos proponen con esa gran “Go west”.

Otra de mis canciones favoritas es “Ponderosa breakdown”, con unas guitarras poderosas que te van transportando a través de esta grandísima instrumental que se recrea en los mejores momentos del rock sureño. Cierran con la larga “The pale horse”, que a veces se espesa un poco, y que es posiblemente, la que más frío me ha dejado en esta colección de buenas canciones, que nos ofrece una banda que por cierto, estará girando este año por nuestras tierras. Sin duda, un grupo a tener en cuenta, porque estas canciones, y las de su anterior disco, pueden ser pura dinamita en directo.

Sobre el autor

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *