mickronson

Revisando a DAVID BOWIE – Capítulo 5: Ziggy plays Guitar

Publicado el 20/02/2016 | por Laurent Berger | Especiales

David Bowie no simplemente ha sido único en su manera de enfocar la música, también supo desde el primer momento acompañarse de guitarristas con muchísima personalidad. Ases de las seis cuerdas que premiaban la emoción y la innovación antes que el burdo virtuosismo que deja con la boca abierta a los paletos sin criterio.

Evidentemente si se preguntara por algún guitarrista de David, inmediatamente le viene a uno a la cabeza el nombre de Mike Ronson. Pero la primera banda de apoyo de Bowie fue Junior’s Eyes, a su cabeza el guitarrista Tim Renwick, gran amigo de David Gilmour y Roger Waters con los cuales colaboró a menudo.

ronson2Ronno como le llamaban los amigos participó en seis discos del hombre estrella y es una gran influencia para guitarristas como Mike Mars de los Mötley Crue por dar un ejemplo. Dentro y fuera del escenario Ronson y Bowie eran la pareja perfecta.

Ronson tocó en el tercer disco de Bowie, aquel maravilloso The Man Who Sold the World, un disco que para muchos es el pistoletazo de salida hacia la gloria para Bowie. También es el disco donde se fragua lo que sería los “Spiders from Mars”. Aquello empezó en Hull con la banda The Rats, el grupo de Ronno junto al cantante Benny Marshall, el bajista Geoff Appleby y el batería Jim Simpson quien fue reemplazado por Clive Taylor y John Cambridge. Grupo que curiosamente solo grabo un single titulado “The Rise and Fall of Bernie Gripplestone”. ¿Les suena un poco el titulo?

Pero fue a principios de 1970, cuando John Cambridge volvió a Hull en busca de Ronson que trabajaba de jardinero para reclutarlo en la nueva banda de apoyo de Bowie que se llamaría The Hype. En un principio Mike se mostró reacio pero finalmente se reunió con David el 5 de febrero e hizo su debut con Bowie en el programa de John Peel para la BBC Radio 1 show. Tras la muerte de las arañas de marte, Ronson tocó con varias bandas y músicos además de lanzar tres trabajos en solitario. Fue en el álbum Diamond Dogs cuando Ronno dejo su sitio vacante, pero curiosamente le remplazo el mismísimo Bowie en las seis cuerdas. David era sensacional al saxofón, pero la guitarra tampoco se le daba mal aunque fue difícil tarea remplazar al pequeño Mike.

David consiguió extraer de la guitarra un sonido abrasivo, crudo, sin florituras, lo que justamente otorga al álbum el sonido tan característico que surge de Diamond Dogs. Solo se pidió los servicios de Alan Frederick Parker para el solo del tema “1984”.  El tal Parker es un músico de sesión que trabajo años más tarde para Serge Gainsbourg, Donovan y The Walker Brothers entre otros.

carlos alomar

Llegamos a 1975 y a Young Américans que ve la llagada de Carlos Alomar, músico Puertorriqueño que empezó a tocar la guitarra siendo niño, convirtiéndose en miembro de la banda de Chuck Berry y James Brown. Alomar conoció a David Bowie en 1974, durante las sesiones de grabación de la cantante Lulu para la cover del tema de Bowie “Can You Hear Me ?”. Lulu cantante y actriz amiga de David siempre supo rodearse de grandes músicos para sus discos, hasta tiene un disco donde toca Duane Allman. Como pequeño dato recordar que era una de las alumnas de aquella película Rebelión en las Aulas.

Pero volvamos a lo nuestro, Bowie le propuso a Alomar integrarse a su banda para la gira de Diamond Dogs ya que no tenía guitarrista, la cosa no pudo ser, pero para su nuevo disco Young Americans consiguió que Alomar grabara una serie de canciones. Carlos que venía de la música más funk/Soul trajo a unos amigo músicos: Luther Vandross, Clark Davis, y al bajista Emir Kassan, estos más el aporte del saxofonista  contribuyeron mucho en el aroma Soul que desprende todo Young Americans.

A partir de entonces Alomar se convirtió en el brazo derecho de Bowie y se inició un extenso período colaboración entre ambos músicos. Carlos dirigió la sección rítmica añadiendo una variedad de primeros guitarristas excepcionales en cada disco. Earl Slick en “Station to Station”, el increíble Robert Fripp en “Heroes”, Adrian Belew futuro King Crimson colaboró en “Lodger”. En “Low” fue Alomar junto a Bowie, Eno y Ricky Gardiner guitarrista del grupo de rock progresivo Beggars Opera y colaborador de Iggy Pop.

robert frippPara Scary Monsters (and Super Creeps) Bowie cambio completamente de registro desmarcándose de su trilogía Berlinesa. Para ello llamo a numerosos amigos para que colaboraran. Robert Fripp en “Fashion”, “It’s No Game”, “Scary Monsters (and Super Creeps)”, “Kingdom Come”, “Up the Hill Backwards” y “Teenage Wildlife”. Pete Townshend en “Because You’re Young” y Tony Visconti acústica en “Scary Monsters (and Super Creeps)”y “Up the Hill Backwards”.

Tras el éxito que supuso Scary Monster, en parte por el video de “Ahses to Ashes”, Bowie entro en la que se denominó período comercial. Graba el que será su disco más vendido; Let’s Dance, producido por un guitarrista, el fabuloso Nile Rodgers, ya que Alomar no participo en este trabajo. Rodgers fue el que se ocupó de enfocar el disco hacia ritmos bailables. Pero el gran aliciente guitarrístico de este trabajo, es la aportación del maravilloso Steve Ray Vaughan, su estilo blues se fusiona a la perfección con Bowie, otorgando ese particular regusto en todo el trabajo.

Luego llegara el que probablemente sea el disco más flojo de Bowie, Tonight. Un disco que tiene sus momentos y un increíble elenco de músicos invitados, aunque en el apartado de guitarrista nada que valga la pena resaltar. Carlos Alomar se encargó de todas las partes de guitarras, salvo en el tema “This Is Not America” que no estaba incluido en el vinilo por aquel entonces y donde David coescribe el tema con el fabuloso guitarrista Pat Metheny.

Never Let Me Down pondrá fin a la trilogía dance de Bowie, con un disco flojo pero que encierra también buenos revvmomentos. Sigue Alomar al mando, pero la venida de un viejo amigo de Bowie como Peter Frampton, tanto para el disco como para la gira es un pequeño aliciente para tener este disco. En este momento Bowie se toma un respiro formando el grupo Tin Machine junto a un guitarrista que se convertirá en su nuevo protegido; Reeves Gabrels. Dos discos de estudio y un directo serán suficientes para que Bowie retome su carrera bajo su nombre.

Esta vez la vuelta al ruedo es con Black Tie White Noise en 1982, David necesita retomar el mando, y la mejor manera es volviendo a la experimentación. Su vida va a pegar un giro en el plan sentimental, acaba de salir de una aventura amorosa con una corista de la gira de “Neber Let Me Down” y se encuentra desorientado tanto sentimentalmente como musicalmente. Sera el encuentro con su futura mujer Iman y la amistad con Nile Rodgers y Reeves Gabrel que lo van a poner de nuevo en orbita. Black Tie White Noise es un buen disco, aunque no será un triunfo, a pesar de la vuelta de Mick Ronson en un tema (I Feel Free), el resto de guitarras las toca Nile Rodgers y alguna aportación de Reeves.

1995 Ve la llegada del disco Outside; Reeves y Alomar codo a codo se encargan de las seis cuerdas salvo la aportación anecdótica de Tom Frish y Kevin Armstrong en un par de temas. Tras este concept álbum de Bowie llegará Earthling donde Reeves se ha hecho fuerte y es el amo y señor de las guitarras en todo el disco, como en el siguiente “Hours..” a excepción del tema “If I’n Dreaming My Life “ donde toca Chris Haskett.  Heathen vera el retorno de Carlos Alomar que compartirá trabajo con el magnífico David Torn y el propio Bowie. Torn es sobretodo conocido por su faceta de compositor de bandas sonoras y la Everyman Band.

earl slickEn Heathen también aparecen un viejo y un nuevo amigo de Bowie; Pete Townshend en “Slow Burn” y Dave Grohl en la versión de Neil Young, “I’Ve Beeen Waiting for You”. En 2003 David Bowie lanza Reality, donde siguen David Torn y vuelve Earl Slick, también participan Carlos Alomar en el tema “Fly” y Gerry Leonard como apoyo en algunos cortes. Pasaran diez año para que en 2013 en Duque Blanco vuelva a la palestra con un espléndido disco, posiblemente el mejor desde Let’s Dance.

Aquí Gerry Leonard tiene mucha más presencia que en otros trabajos donde solo era un pequeño aporte. Su guitarra atmosférica y armoniosa le van a la perfección al ambiente que Bowie ha querido crear en The Next Day.  Earl Slick y David Torn se encargan del resto con la misma maestría y brillantez que siempre ha sabido aportar a los temas del maestro.

Finalmente llegamos al término de este recorrido por ahora momentáneo, ya que por lo visto Bowie dejo unos cuantos trabajos listo para ser editados en el momento oportuno. En Blackstar el testamento de Bowie, el que tiene el honor de acompañarle es el guitarrista de Jazz, Ben Monder. Un hombre acostumbrado a las masterclasses y a la improvisación, un nombre más banal para muchos, más discreto, pero que deja una magnifica impronta guitarrística en los temas de Blackstar.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo en redes!!!

Sobre el autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *