dv

Revisando a DAVID BOWIE – Capítulo 4: Man on the moon

Publicado el 16/01/2016 | por Laurent Berger | Especiales

2016 es definitivamente el año Bowie, no hay mejor manera que rendirle tributo hablando de él a lo largo de todo el año. Mucho mejor que este súbito entusiasmo de miles de fervientes fans de última hora que acaban de bajarse toda su discografía en Mp3, o que han escuchado un grandes éxito en Spotify y que inundan Facebook con fotografías y vídeos que se desvelan nuevos antes sus ojos.

No, recordar a David Bowie es pensar y escuchar su música lo más posible, es comprar sus discos, intentar comprender su obra, el personaje, el humano tras el maquillaje. Por ello, intentare escribir una serie de artículos más o menos interesantes dependiendo del lector.

Empezaré por la obsesión de Bowie por el espacio; una curiosa inquietud para alguien que tenía un temor atroz a volar. Este entusiasmo y pasión por el espacio ha marcado toda la carrera de David, hasta el último instante con el video de “Blackstar”. Un espléndido video al más puro estilo de un decorado de Georges Méliès,  director de cine que en 1902 plasmó su también fascinación por el espacio en Le Voyage a la lune, película que apasionaba a Bowie. Es el último guiño del hombre estrella, una definitiva clave al enigma de alguna manera. El astronauta muerto pone punto final al personaje alienígeno que Bowie fue forjando desde principios de su carrera.

Fue en 1963 cuando David dio a luz a un astronauta de ficción en el tema “Space Oddity”.Un tema que utilizó la BBC para ilustrar musicalmente el alunizaje del Apollo XXI el 20 de julio de 1969.  Algo que hacia sonreír a Bowie, ya que la historia de la canción es sobre un náufrago en el espacio y el mundo entero creyó que el tema se compuso para dicho momento. La verdad es que Bowie compuso el tema después de ver varias veces la película de 2001: A Space Odyssey, que le encantaba. De aquella canción surgió el famoso “Major Tom” que muchos atribuyeron como el supuesto camello de Bowie y otras historias inimaginables. La verdad es que el personaje aparece en diferentes épocas del artistas, en “Ashes to Ashes , en “Hallo Spaceboy” bajo otro prisma y definitivamente siendo un cadáver en un traje de astronauta.

 

 

En 1969 justo el mismo año en España con ese “arte” que tenemos también empleamos el tema en una curiosa adaptación por el dúo humorístico hermanos Calatrava. En 2010, U2 utiliza la canción antes de cada show de la gira 360 Tour, Bertolucci, Kike Maillon la han utilizado en películas suyas, últimamente en la serie Mad Men y en la película The Secret Life of Walter Mitty en la que el mismísimo Bowie reinterpreta el tema con la actriz Kristen Wiig. Mencionar también que ha sido la primera canción interpretada desde el espacio por el astronauta Chris Hadfield. “Space Oddity” es y seguirá siendo una de las canciones más reconocibles de Bowie, tan hermosa como melancólica.

En 1978 llega “Ziggy Stardust” otro personaje surgido del espacio, defendiendo el amor y la paz sobre la faz de la Tierra. El personaje de Ziggy daría para un libro entero de la cantidad de ambigüedad y simbología que encierra. Aunque Bowie se apropió del nombre de un pionero del psychobilly apodado Legendary Stardust Cowboy , que también estaba muy interesado por todo lo relacionado con el espacio. Aunque ambos se hicieron amigos y Bowie era una fan de su música, prueba de ello es la versión que hizo para el disco Heathen del tema “I Took a Trip On a Gemini Spaceship”. Otro tema por cierto relacionado con el espacio! Legendary Stardust Cowboy le devolvió el honor haciendo su versión de “Starman”. Se dice que Bowie se inspiró en el nombre de “The Spiders From Mars” sobre una estrambótica historia que circula entre los fanáticos del tema “ovni”: el avistamiento masivo producido el 27 de octubre de 1954  durante un juego de fútbol, en el estadio Artemio Franchi, en Italia, cuando la multitud vio en el cielo una serie de objetos voladores en forma de puro, de la cual se desprendió una extraña sustancia pegajosa que muchos describieron como telas de araña arrojadas desde las naves de Marte. La verdad es que Bowie sentía una “extraña fascinación” por los extraterrestres y todo lo relacionado con la galaxia, hablaba a menudo que había visto ovnis siendo un niño en Inglaterra.  En su libro Angela Bowie afirma que en 1974 en una gira de conciertos cerca de Detroit fueron testigos del avistamiento de un OVNI, pero volvamos a las canciones; si seguimos indagando en el “espacio Bowie” nos encontramos con “Moonage Daydream”, “Lady Stardust”, “Starman”, “Life On Mars?”. “Ashes to Ashes” que fue otro enorme éxito para Bowie, un tema de cual declaró en una entrevista para el NME, que era “una oda a la infancia, una canción infantil, donde los astronautas se convierten en adictos”. También admitió que el tema jamás hubiera existido sin la canción “Inchworm” del actor Danny Kaye, una composición que evoca la tristeza bajo un aire infantil.

 

 

Y Bowie sigue cantando al espacio aunque de manera más subjetiva en “New Killer Star” de su disco Reality, en “Dancing Out In Space” y “Born In a UFO” en su penúltimo trabajo The Next Day. Seguramente hay más, búsquenlas, es divertido e instructivo. Para finalizar recordar que la conexión espacial no acaba aquí! En 1976 bajo la dirección de Nicholas Roeg, Bowie se convierte en un ser venido del espacio en la película The Man Who Fell The World . Para rizar el rizo su hijo Duncan Jones se estrenó en el 2009 en el mundo del cine con la excelente película Moon. Un largometraje que nos narra la soledad de un astronauta en la luna.

 

Sobre el autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *