Revisando a JOHN HIATT- Capítulo 1: Master of Disaster

Publicado el 05/12/2015 | por Laurent Berger | Especiales, Reviews

joJohn Hiatt nacido el 20 de agosto 1952 goza a día de hoy de una plenitud musical como nunca. Este hombre nunca ha bajado el listón a nivel compositivo, más bien diría que ha ido siempre un poquito más hacia arriba. Su música se vuelve añeja, envejece con un soberbio sabor a madera y olor a ahumado.

Tuve la suerte de verle en concierto en su última visita a España y aún sigo recordando aquel bolo con un inmenso cariño. Presencié la música llevada con alma y respeto. Hiatt es auténtico al 101%. Al igual de Dylan y ahora Morrison, también me voy a ocupar de sacar cada disco de Hiatt de su estantería y colocarlo delicadamente sobre mi toca disco y dejar que fluyan mis sentimientos.

Master of Disaster, disco que me parece soberbio desde el primer segundo. Pero primero hablemos un poco de este enjuto personaje. Su vida no ha sido un nicho de rosas y ya desde la infancia vivo el suicidio de cerca. Tenía nueve años, cuando su hermano de 21 años se quitó la vida.

En sus primeros años de músico, se trasladó a Nashville donde trabajaba como compositor para la compañía discográfica; Tree International. Cuando su canción “Sure I’m Sittin’ Here” fue versionada por la banda Three Dog Night, todo cambió y a partir de allí fueron mucho los que utilizaron sus temas. Hiatt ha publicado la friolera dec dieciocho discos de estudio y dos álbumes en vivo! ademas de la corta experiencia que supuso Little Village junto a sus colegas Nick Lowe, Ry Cooder y Jim Ketler y otras pequeñas bagatelas.

Volvamos a Master of Disaster , trabajo que salió al mercado el 21 de junio de 2005. El álbum fue producido por Jim Dickinson , y respaldado por sus hijos los miembros de la North Mississippi Allstars. También está el bajista David Hood, padre de Patterson Hood de los Drive By Truckers, lo que le confiere un aura de autenticidad aún más pigmentada! Este hombre capta como nadie la belleza y la esencia de la música que ha acuñado la cultura americana, y lo mejor de todo es que lo plasma de una manera única con genuino talento. Luther Dickinson con su talento con las seis curdas crea un trabajo espléndido que complementa las canciones de John. Todas las canciones, desde el homónimo tema de apertura y hasta el final aquí todos son temas excepcionales, pero hablemos sobre todo del tema encargado de dar nombre y abrir el disco: ”Mater of Disater” es una composición completamente aditiva, se te pega a la piel a la primera escucha; la voz correosa de Hiatt es perfecta para contarnos las vicisitudes de una vieja estrella de rock, con unas magnificas pinceladas de saxo a cargo Jim Spake. “Howlin’ Down The Cumberland” podria ser perfectamente una bella nana, pero no por ello adormece al oyente, más bien le hace soñar! Soñar con estar sentado en un viejo porche y ver pasar al vecindario al atardecer.
 

 
“Thunderbird” es un homenaje a su coche y una anécdota de su juventud, en la que él y unos amigos robaron un Ford Thunderbird , siendo capturados por los propietarios, pero Hiatt se salió con la suya diciendo que él era un simple autoestopista y que fue recogido por los otros! Y esa voz, sobre todo esa voz rugosa pero nunca forzada, curtida a través de los años y no confeccionada para dar autenticidad. “Wintertime Blues” nos recuerda los percances y disgustos que nos aporta el duro clima del invierno, a ritmo de Shuffle Boogie para calentarnos los húmedos huesos. Una especie de boogie que te invita fácilmente a seguir el ritmo con los pies. Perfecto tema para empezar a animar una reunión y que quedaría perfecto en algún episodio de Tremé. “When My Love Crosses Over” vuelve a hacernos soñar despierto, un tema que con la armónica y su tempo podría perfectamente encajar en algunos de los discos de Springsteen en solitario.“Love’s Not Where We Thought We Left It”es un corte vigoroso que recuerda a sus primeros discos, con una manera más cercana a Elvis Costello y Graham Parker a la hora de cantar. Sin embargo el violín Tommy Burroughs le otorga una aroma muy especial que hace de esta composición algo aparte al resto. “Ain’t Ever Goin’ Back” es de nuevo otro tema tranquilo con una deliciosa slide de Luther Dickson y Hiatt en estado de gracia. “Cold River” es la perla que más brilla en el collar! El tema donde Hiatt es el maestro, aquí realmente escuchas el agua de rio brotar de la tierra y recorrer sinuoso el barro y el polvo. En “Find You At Last” el bajo de Hood trazas los surcos para la voz de Hiatt vaya plantado sus semillas, “Old School” te lleva a las llanuras a lomo de un magnifico corcel trotando campo a través. Y finalmente, “Back On The Corner” cierra el disco con un gemido en clave de blues como Hiatt tiene la receta perfecta y el impecable talento de componer.

Algunas canciones de este disco son clásicos instantáneos gracias a esos riff pegadizos y letras llenas de sagacidad. Hiatt siempre ha permanecido en una discreta segunda línea, pero casi 40 años de plena dedicación a la música y una actitud honesta le ha convertido en uno de los pilares de la música tradicional americana.

Sobre el autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *