cr

Revisando a CLIFF RICHARD: entre Cristo y la mujer diablo

Publicado el 26/12/2015 | por Bernardo De Andres | Especiales

Antes de pasar de largo de este post pues es muy probable que el personaje pueda resultar  con escaso interés o incluso hasta repugnante si uno tiene en su retina a ese Señor , como un Julio Iglesias inglés, lleno de gomina , operaciones de estética y capas de maquillaje que canta canciones almibaradas para abuelitas inglesas . Antes de irte rápidamente  simplemente tomate un par de minutos escucha el tema que viene a continuación y si te sorprende continua leyendo por qué hay más.

El tema en cuestión es “Devil Woman”  , escrita por Terry Britten , incluida en el disco de  Cliff Richard  de 1976 I’m Nearly Famous.  

Cliff Richard es un superviviente nato, sus años de gloria pertenecen a los primeros años 60 cuando su cara angelical a lo Ricky Nelson conquistó  los hogares ingleses. Además disponía a su merced el más importante grupo instrumental de la historia del rock  The Shadows. Pero los buenos tiempos quedaban lejanos, había conseguido pervivir entre décadas adaptándose a los estilos musicales que iban apareciendo poco a poco, primero los Beatles, luego algo de psicodélia pop, luego canción ligera y hasta llegó a presentarse tres veces a Eurovisión perdiendo en todas ellas (la primera la del famoso “Congratulations” en manos de nuestra representante Massiel).

A mediados de los 70 la situación del artista era compleja pues el rock duro no era su fuerte y menos aún el incipiente punk , por tanto esta vez iba a ser complicado mantenerse en el candelero. Para colmo el activismo cristiano que veía desarrollando desde 1967 con discos gospel de horrible factura no jugaba en su favor. No quedaba más salida que escenificar un regreso triunfal de la mano de su grupo de siempre The Shadows a los cuales  había despedido en 1969.

Bruce Welch  (componente de Shadows) tenía más clara la orientación para Cliff en esta época de cambio, no se podía presentar como una reliquia , debía ser una nueva rock star y para ello le presentó un set de temas que escapaban del tradicional sonido pop de Cliff. Temas que configuran el que es probablemente uno de sus mejores discos y uno de los mejores de ese año 1976 el titulo I’m Nearly Famous.

Basculando entre sonidos soul ( “I cant ask for anymore than you”,  “You’ve got to give me all your lovin”, con aromas de Hall and Oates) y country (“I Wish you’d change your mind” ,dónde es capaz de competir con Crosby Stills Nash and Young, Love On) a semejanza de las propuestas que formuló Barry Gibb antes de centrarse en los sonidos disco, basado en armónicos juegos vocales . Buen recibimiento critico y regreso a las listas comerciales algo realmente merecido a la luz de las excelentes composiciones e interpretación .Sin lugar a duda un fenomenal álbum que demuestra que Cliff es algo más que un artista pop y que como artista inteligente puede vadear los rios del tiempo con relativa facilidad .

El éxito del I’m Nearly Famous anima a Cliff a seguir por la misma línea , su disco de 1978 Everyface tells a story no es más que una versión inferior al precedente. Aceptable disco que abusa demasiado de baladas acústicas pero destacando la participación del cantautor de culto Clifford T Ward y el gran vocalista Tony Rivers.

“You got me wondering “(una maravilla de orfebrería pop que podría estar firmada por Graham Nash), “Up the world”  (con Clifford T Ward) y sobre todo la joya de “Hey Mr Dreammaker” compuesta con el Shadows Bruce Welch, uno de los momentos sublimes del pop rock británico de los 70.

En 1978 Cliff nos deja Green Light , un pequeño fracaso en ventas pero no en calidad. y ello por cuanto prosigue con la senda de un pop adulto ahora con sonido EAGLES de referencia como demuestra el tema ·Please Remember me· con la guitarra de Tim Renwick ( uno de los mejores guitarristas de la historia de la música pese a que es e los más injustamente olvidados). La estela de country pop es más notable en éste disco como he referido como reflejan las “Can’t take my heart anymore”, “Imagine love” (una pop song que aparece en la reedición en cd del disco) ,”While she’s young”, “Free my soul”. Mientras que el toque de folk pop inglés viene dado por Never even Thought y Count me down.Innumerables grupos sureños de Usa matarían por temas de calidad remotamente parecida a los susodichos.Un disco que nadie parece recordar pero que realmente es una sorpresa inesperada .

El fracaso relativo de Green Light lleva a Cliff a volver a dar una vuelta de tuerca a la carrera. La veta country pop, pese a ser excelente, esta relativamente agotada, lo que se lleva es el pop rock más directo . Con la ayuda de Terry Britten y BA Robertson en las composiciones saca en 1979 su disco new wave Rock and roll juvenile y vuelve a acertar de pleno gracias a memorables canciones como “Language of love”, o “Fallin in luv”.  El padre de todos aquellos nuevaoleros accede a lo grande al nuevo mercado de la época con gracia y acierto , tanto que los chicos de Stiffs se sienten abrumados ante el ímpetu del que podía ser su abuelo.

Rock´n´Roll Juvenile guardaba en su interior un as ganador .pero que al mismo tiempo va a provocar el hundimiento a nivel de calidad de los discos de Cliff Richard. Ese as era el tema “We don’t talk anymore” una tonada irresistible de corte pop disco que se convierte en número uno mundial. Nada que objetar a la canción que me sigue pareciendo excelente, es más dentro del hit parade de maravillosas horteradas comerciales ocupa los primeros puestos en dura pelea con “Juliet” de Robin Gibb.

Su estilo en los años venideros se centra en canciones inocuas de pop bailable ochentero, (perdiendo los atisbos de calidad indiscutible labrados durante el final de la década de los 70.), colaboraciones con viejas glorias a las cuales amamantó ( Van Morrison) y giras de especiales televisivos navideños (algo que también es plagiado por artistas de aquí) Recordad los años 70 pese a lo que podáis oír sobre Cliff son más que interesantes y mucho mejores de lo que pudiera parecer como creo haber intentado demostrar.

 

Sobre el autor

Mi lema: una Buena Canción se encuentra donde menos te lo esperas, por lo que nunca rechaces nada de antemano. Nací con el White Album de los Beatles, y espero morir escuchando "God Only Knows" de los BB. Mis trastornos mentales suelen manifestarse en el blog Mi Tocadiscos Dual

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *