Crónica del concierto de LEBURN MADDOX en Sala Milwaukee, El Puerto de Santa María (15/07/15)

Publicado el 16/07/2015 | por Carlos Tizón | Conciertos

Md1Esta vez, aunque sea cierto, no voy a comenzar diciendo, que me mata el hecho de que un concierto programado para las 22.30, se retrase 55 minutos, no, a pesar de que era un miércoles, laborable, por mucho verano que fuese. Pero al final, este tipo de consideraciones, queda en un segundo plano, tras lo vivido en la portuense Sala MilwaukeeEs justo señalar el esfuerzo que hacen desde la sala, para mantener la música en vivo en la ciudad. La entrada anticipada, costaba 7€, y en el precio iba incluida, una consumición. Teniendo en cuenta, que una birra cuesta 2€, haced cuentas. A las 23.25 Leburn Maddox subía al escenario junto a su banda para esta serie de conciertos, por cierto, un puñado de muy buenos músicos, como demostraron esa noche.

Aunque el escenario era pequeño, más aún se hacia, ante la presencia de Leburnque desde el primer momento, se metió a la gente en el bolsillo, con su buen hacer, demostrando tener muchísimas tablas. Con los primeros acordes, nos olvidamos del calor que nos fustiga este verano, para disfrutar de Soul, rock, funk y reagge que tomaba el escenario. Intercalando canciones propias con clásicos, la noche se iba llenando de magia al ritmo de You can leave your hat on“, “Cold mine”… Leburn estuvo muy comunicativo todo el concierto, facilitando ese lazo de unión con la gente, y mostrándose como un tipo con muchísimo sentido del humor, que al presentar a la banda, tras la segunda canción, se presentó a si mismo como Lenny Kravitz.

Nos habló sobre a fucking sad love song, “Tears that fall“, sobre la esclavitud sufrida por los negros, antes de deleitarnos con esa joya llamada “Motherless child“, una canción que para él representa un canto a la libertad o un sentido “Angel” que dedicó a la memoria de AmyWinehouseDespués de unos 40/45 minutos, se tomaban un pequeño descanso, para refrescar las gargantas. Por si alguien se había adormilado durante los 15 o 20 minutos que pasaron, antes de que volvieran al escenario, arrancaron la segunda parte, con un espectacular Superstition” que puso a bailar a toda la sala. Leburn posee esa mezcla natural de feeling, talento y ritmo, que los grandes músicos de color poseen, y es que además de su gran voz, mostró en cada momento, sus dotes como guitarrista, que no en vano, le han llevado a tocar con muchos de los grandes.

MD

Nos preguntó si nos gustaba Bob Marleyantes de acometer un bestial Exodus“, para poner punto final a ritmo funk, con un larguísimo “Sex machine”, lleno de improvisaciones, aprovechando para presentar de nuevo a la banda, y darles cancha al lucimiento personal de cada uno. Leburn nos hizo cantar con él, bailar y disfrutar, hasta las 01.40, en la que ponía fin a una gran noche. Sencillamente, genial.

Sobre el autor

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *