KATATONIA – Sanctitude: un delicioso viaje en el tiempo

Publicado el 20/04/2015 | por Laurent Berger | Reviews
Valoración
90

KAEntre mis manos, el doble CD/DVD de Sanctitude, la película y el disco del concierto que Katatonia en 2014 ofrecieron en el Union Chapel de Londres. Antes de entrar en materia toca hacer una mención especial a esta cuidadísima edición. Esto si que es una manera elegante de lanzar un disco, y ahora que el vinilo empieza a darle la vuelta al CD, es el turno de este tipo de acciones, y parece, por lo que vamos viendo, que son las bandas del progresivo las que comienzan a marcar diferencias.

La banda durante esta gira realizó su personal “tour de force” ofreciendo cada noche un concierto acústico en ambientes cuidados y escogidos con esmero, para desgranar, con su habitual maestría y delicadeza, un total de 17 canciones pertenecientes a su ya larga discografía.

De delicia se puede catalogar este artefacto, y como todo lo delicioso necesita su guinda, esta nos viene servida por partida doble en forma de la aparición a final del concierto de Silje Wergeland de The Gathering y la aportación de Bruce Soord de The Pineapple Thief.  Este disco, junto al nuevo disco de Steven Wilson, nos demuestra que el rock progresivo goza de una nueva juventud y que ha vuelto a la actualidad desde hace unos años con fuerza. Katatonia, a semejanza de otras bandas del mismo género, ha sabido consolidar una carrera “in crescendo” y sin fallos, para solidificar su música y su trayectoria.

Suecia siempre ha sido un país en el que han emergido bandas de todas clases y de gran nivel, desde Abba a los Katatonia pasando por The Hellacopters; los suecos no solo tienen sus famosas suecas, también tienen el arte de la música inculcada en sus genes. Ahora mismo, junto a Estados Unidos e Inglaterra, Suecia es el país que tiene el panorama musical más interesante.

Katatonia nació en Suecia como otra nueva banda de Doom Metal y, a semejanza de Anathema. fueron cambiando la dirección de su música a un sonido más moderno y melódico sin perder, o más bien acentuando, la presencia de la melancolía en su sonido. Al igual que Opeth y Anathema, el grupo ha madurado su estilo y ampliado sus miras, posiblemente por una inquietud musical en la busca de llegar a un máximo de público, pero en ningún caso me parece una traición a sus fans como mucho pensaron de los dos grupos anteriormente citados por endulzar su sonido.

Tanto su música como sus letras mantienen el espíritu de sus primeros discos, y una evolución del grupo incorporando nuevos sonidos se tiene que entender como algo normal si no se quiere caer en un estancamiento que a la postre no va a ser más que un lastre para ellos. Una evolución que ha venido acompañada por diversos cambios en el seno de la formación, pero que no han llegado a mermar en absoluto la capacidad de creación del grupo que se encuentra en estos momentos en un estado de madurez que se puede comprobar aquí, en este Sanctitude, sentados en nuestro sofá o butaca favorita con una cerveza o una copa de vino, o simplemente acompañados de una luz tenue.

Sólo necesitas las primeras notas de “In the White”, para que, como si de un viaje en el tiempo se tratase, verte en medio de ese reducido y selecto público que en 2014 pudo disfrutar de esta autentica delicia en directo, y es que estos 80 minutos, hasta que “The one you are looking for is not here” se aleja en el horizonte, has estado inmerso en un viaje genuino donde viejos temas de death metal toman una nueva cara con una nuevas voces totalmente purificadas.

Porcupine Tree abrió las puertas de par en par para muchos grupos. Unos decidieron atravesarlas sin reparo y consiguieron llegar a puerto, mientras que otras se perdieron por el camino. Otros no quisieron entrar, mientras que Katatonia supieron coger el cirial para iluminar su camino, y este Sanctiude es su particular legado para el deleite de las generaciones venideras. Una autentica delicia.

 

Sobre el autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *