THE STRAIN, el Twin Peaks de Guillermo del Toro

Publicado el 03/08/2014 | por Perem | Cine
Valoración
95

THCorría el año 1990, y una vez ya había dirigido Eraserhead, El Hombre Elefante, Dune y Terciopelo Azul, y justo antes de meterse con Corazón Salvaje, David Lynch se puso tras la cámara para dirigir el piloto de Twin Peaks con el resultado que a estas alturas todos ya conocemos, y es que ese primer episodio, el primero de los dos que sólo dirigió Lynch a lo largo de la primera temporada de la serie, es posiblemente el mejor de todos cuantos se han filmado en la historia, y es que a lo largo de esa primera hora el planteamiento y puesta en escena del suceso acontecido en esa población está rodada con una maestría tal que pocos, muy pocos son los capacitados para ello, y es un puñado de actores, la mayoría poco conocidos en esa época, como si de piezas de un tablero de ajedrez, magníficamente daban vida a los habitantes de Twin Peaks.  Lo que vino a continuación, sobre todo en una segunda temporada fruto de que el éxito acabó devorando la serie, y Lynch acabó perdiendo el control absoluto de la misma, ya es otra historia, y es por ello que se vio obligado a rodar la magnifica Fire Walk With Me para acabar poniendo las cosas en su sitio.

Y ahora, unos cuantos años después, nos topamos con este Night Zero, el piloto de The Strain, donde, de la mano de Chuck Hogan y Guillermo del Toro, nos encontramos con una nueva revisión del siempre apasionante universo del vampirismo, y es en este primer capítulo, el, hasta el momento, único en el que Guillermo se ha puesto tras la cámara, que todo lo comentado anteriormente en la introducción parece cobrar vida al analizar este primer capítulo, y es que si en el primer capítulo nos topábamos con esa excelencia de Lynch que unos años después acabaría dando vida a una de las trilogías más grandes de la historia del cine como es la formada por Carretera Perdida, Mulholland Drive y INLAND EMPIRE, es aquí donde a lo largo de la primera hora de la serie encarga, tal como acontecía en Twin Peaks, de situar todas las piezas en el tablero de juego, donde es obvio que blancas y negras van a disputar a lo largo de los trece, y se supone que los que puedan venir en temporadas venideras, una sangrienta partida donde oscuridad y luz van a disputarse, una vez más, el devenir de los pobres seres humanos, nos topamos con el mejor Guillermo del Toro que no duda ni un momento en rescatar esa oscuridad malsana de Mimic, donde una entonces espectacular Mira Sorvino se las tenía que ver con ciertos seres bastantes peculiares, o esas  claras referencias a su Blade del 2002, no en vano aquí en este primer capítulo ya nos ha mostrado que si bien nuestro Walpurgis, encarnado por David Bradley, sin duda el mejor personaje de todos hasta el momento junto a Richard Sammel, poco tiene que ver con el Snipes del 2002, sí va a estar bien acompañado por esa espada que intuimos que atesora ciertos poderes que no les van a ser gratos a los miembros de la oscuridad, y también nos queda claro que esos niños de El Espinazo del Diablo, han sido una clara referencia a la hora de dar vida a cierta adorable chiquilla que ha hecho su aparición estelar en la secuencia final de esta Night Zero, una secuencia que sin duda habrá tenido desde el más allá la bendición de Stanley Kubrick.

A estas alturas hablar de que la cosa va de un avión que llega al JFK completamente muerto en todos los sentidos, a raíz de un incidente con un “octavo” pasajero que no figura él en la lista de vuelo ni su particular equipaje en el registro, y que a raíz de esta llegada el infeliz Dr.Goodweather y su equipo van a tener que lidiar con esa oscura amenaza que forma parte de un plan de los seres oscuros para cambiar por completo la faz del planeta, es ya de todos conocido, pero lo que no sabíamos es la la maestría de Guillermo del Toro para crearnos el mejor piloto, quizás sólo de el de  X-files, puede llegar a estar a su altura, referido a una serie de ficción desde que en 1990 David Lynch se sacará de la manga el de Twin Peaks.

Un primer capítulo dotado de una oscuridad y crudeza tal que de un plumazo acaba de reducir a cenizas toda la serie, y van unas cuantas, de series dedicadas al siempre apasionante mundo de los vampiros.  Este Night Zero acaba, tal como en su momento ya hizo Lynch en Twin Peaks,  traspasando la línea en la que un piloto de una serie acaba convirtiéndose en una autentica película.

Ahora ya sabemos de lo que ha sido capaz Guillermo en el primer capítulo, ahora sólo nos queda esperar a ver los derroteros por los que va a seguir The Strain.  Mimbres los tiene todos para ser uno de los éxitos de la temporada, pero trece capítulos son suficientes, y más si ningún otro va a ser dirigido por Guillermo del Toro, para rebajar bastante la calidad del producto final.

Sobre el autor

Titulado en leyes, amante del apasionante mundo de las estadísticas y desde 2007 en la Red con este artefacto llamado RockTheBestMusic. Y sí, Led Zeppelin es el mejor grupo que ha transitado por el Planeta TIierra.

Publicidad

Una respuesta a THE STRAIN, el Twin Peaks de Guillermo del Toro

  1. DDV dijo:

    David Lynch no dirigió 2 en toda la serie, dirigió 6 (2 en la primera y 4 en la segunda, incluido el final de la serie) por lo tanto no tienes idea de lo que hablas y tu articulo no merece ser leído. Adios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *