Revisando a PINK FLOYD – Capítulo VI: Wish You Were Here

Publicado el 30/08/2014 | por Laurent Berger | Especiales, Pink Floyd

Cuando se alcanza la cima no hay nada mas fácil que bajar en caída libre. Mantenerse arriba es cosa de maestros y sabios. Pocos grupo han sabido llegar a lo mas alto y saber mantenerse. Pink Floyd es uno de ellos.

PFAdemás de mantenerse, para muchos su noveno disco, Wish You Where Here, fue una vuelta de tornillo más a su perfección. Lanzado en septiembre de 1975, este disco es el que me caló mas hondo siendo un adolescente. Aún recuerdo a un compañero de clase traerlo y escucharlo todos en silencio en un aula donde había un tocadiscos. En las navidades fue mi regalo y lo quemé de tanto escucharlo. Desde entonces, no cuento las copias que he tenido de el.

Durante 1974, Pink Floyd compuso tres nuevos temas: “Raving and Drooling”, “Gotta Be Crazy” y “Wish you Where Here”. Todos ellos fueron interpretados durante la gira de The Dark Side of The Moon. En aquel año, se lanza Masters of Rock, un nuevo recopilatorio de la banda lanzado por el sello Harvest. Pink Floyd tiene su primer número uno en los Estados Unidos con The Dark Side of the Moon. David Gilmour tiene un pequeño idilio amoroso con Brigitte Bardot en Saint Tropez, donde tiene la costumbre de veranear. Fue en el verano del 66 cuando Gilmour tocaba en las playas con el grupo The Flowers.

Aunque ese idilio era antes de que Gimour entrara en la banda, ve la luz ahora, y todo debido a que los Floyd están en boca de todos. A la banda este subidón de notoriedad no le gusta ni lo mas mínim,o por lo que entran en los estudios Abbey Road para componer lo que será un canto a su viejo amigo y fundador de la banda, el poeta psicodélico Mr. Barret. Lo curioso del asunto es que Syd se deja caer por los estudios tras años sin ver a sus compañeros; Gilmour pensó que era un empleado de EMI. Los otros tampoco lo reconocieron.

Syd_Barrett_Abbey_Road_1975Barrett dijo que tenía un refrigerador muy grande en la cocina, y que había estado comiendo muchas chuletas de cerdo, y su comentario a lo que estaban componiendo sus antiguos compinches se resume a una frase: “suena un poco antiguo”. Se marchó sin siquiera despedirse. La mente en otro mundo, fuera de la tierra, con la cabeza y las cejas completamente afeitadas, vistiendo una chaqueta blanca, zapatos blancos y llevando consigo una bolsa de plástico.

Pero muchos se preguntan si realmente Wish you Where Here  habla de la ausencia de Syd o si es más bien sobre la falta de comunicación entre ellos, la falta de ganas de tocar juntos. Muchos consideran que este disco, salvo por la portada y la canción que da título al disco, es una clara falta de inspiración y un aviso de que la banda empieza a desmembrarse.

Las primeras sesiones de grabaciones son difíciles y tensas. No ayuda que nuevamente tomen los servicios de un técnico de sonido sin mucha experiencia como fue Brian Humphries, aunque se conocieran del disco More. La verdad es que la rivalidad entre Roger Waters y David Gilmour se inicia aquí. Cuando el grupo comenzó a tener mucho éxito, comenzaron los conflictos de intereses entre los dos líderes.

El disco empieza con esa maravilla que es “Shine on You Crazy Diamond”, dividida en nueve partes. Un tributo a Syd Barrett. En un principio querían que durara todo un lado del disco, pero era mucho más larga de lo que podía caber en un vinilo, por lo que se tuvo la idea de cortarla en dos partes: una al principio y otra al final del álbum. Aquí resaltaría el saxofón de Dick Parry, que se funde con la guitarra de Gilmour y el ronquido de la máquina que da paso a “Welcome to the Machine”. La banda, al igual que con “Money”, vuelve a criticar la industria de música con este tema, comparando todo el tejemaneje de las discográficas con una máquina que lo convierte todo en un amasijo de nada.

Gerald Anthony Scarfe, un famoso caricaturista ingles, creó un video para ilustrar el tema durante la gira “In the Flesh“ del 77, cuyo título más tarde serviría para un tema de The Wall.

pf5“Have a Cigar” abre la cara B del disco, y sigue indagando el los sucios trapos de la industria musical y del show business. Es un tema escrito por Waters, pero con la curiosidad de que fue Roy Harper quien lo cantó. Y todo se debe a que Roger pasó apuros para grabar las voces de “Have a Cigar”, y Gilmour se negó a cantar el tema, lo que procuró otro momento de cierta tensión en la grabación. Se eligió a Roy Harper por que en aquel momento Harper se encontraba grabando su propio álbum, el disco HQ en los estudios de Abbey Road. Gilmour había colaborado en él, justamente aquella semana y no era la primera vez que David colaboraba en un disco de Roy, pues ya lo había echo con anterioridad en Lifemask  y lo volvería a hacer en 1980 en The Unknow Soldier.

Harper pidió como pago por sus servicios un abono de por vida al estadio de cricket Lord’s Cricket Ground, cosa que nunca aceptó, Waters que le envió un cheque a Harper, que se sintió insultado. Hubo mal rollo entre Waters y Roy desde el primer momento, ya que Waters no quería que alguien externo a la banda cantara en un tema de su grupo.

Y llegamos al tema que da título al disco, una composición que todos conocen, hasta los que no saben ni siquiera quienes son los Pink Floyd… que los hay. Un tema escuchado y utilizado hasta la saciedad, hasta tal punto que le han restado emotividad. El tema empieza con la célebre búsqueda de una emisora de radio donde suena la cuarta sinfonía de Tchaikovsky, que da paso finalmente al tema. ¡La radio se grabó desde la radio del coche de Gilmour! El tema contiene la frase “Can you tell a green field/From a cold steel rail?”, que es una referencia al tema de Syd Barret en solitario “If It’s In You”. Durante el primer solo, a los 44 segundos, se escucha una pequeña tos, seguida de una corta aspiración a los 48 segundos. Se dice que fue Gilmour debido a su mala costumbre de fumar como un carretero.

pinkfloyd-wishyouwerehereEn su primera versión, Gilmour tuvo la idea de llamar al violinista francés Stephane Grapelli que se encontraba justo en el estudo grabando. El violinista accedió e improviso una parte instrumental tras haber concluido un precio por su participación. Pero lamentablemente, esta versión no estuvo en el disco, aunque sí se grabó y se conserva. Este tema de Pink Floyd es posiblemente el que ha tenido más versiones, desde Sparklehorse con Thom Yorke hasta la versión Reggae de Alpha Blondy.

Para cerrar el disco se retoma la segunda parte de “Shine on You Crazy Diamond” que es la canción más larga del grupo (juntando sus dos partes), de 26:11. Tras el efecto de ventisca, entra David Gilmour al bajo y luego Waters igualmente al bajo. Más tarde, en la penúltima parte del tema, será Roger el que acompañará a Gilmour tocando una segunda guitarra eléctrica.

Si uno presta atención se puede oír el estribillo de “See Emely Play” hacia el final, pero lo que más me dejaba flipado tras la intensa escucha del disco, era esa sirena de una fábrica que daba fin al disco y el murmullo de la masa saliendo y alejándose de aquella fábrica.

Como siempre, fue Thorgerson y su factoría Hipgnosis quien se ocupó de la ilustración del disco. En sus primeras ediciones, el disco copio la idea del álbum de Roxy Music Country Life, aquel donde salían las dos chicas vestidas con muy poca ropa y que aquí en España se censuró completamente. Bueno, aquel disco en un primer tiempo se vendía con un envoltorio verde para que no se pudieran ver a aquellas dos bellezas.

Con Wish You Were Here se hizo lo mismo pero con un envoltorio oscuro y George Hardie diseñó una pegatina con un logotipo de dos manos mecánicas estrechándose un apretón de manos que se colocó pegado en el envoltorio. Esto no gustó a Columbia Records, que distribuía el álbum en Estados Unidos, pero curiosamente a EMI, que se ocupaba de Europa, no le importó lo mas mínimo.

EnPF2 la mítica portada del álbum aparecen dos empresarios estrechándose las manos, mientras uno de ellos está en llamas, haciendo referencia a la frase inglesa; “Getting burned”, una frase común en la industria musical para decir que uno estaba quemado por no recibir sus “royalties”. Aquellos dos hombres eran Ronnie Rondell y Danny Rogers, uno de ellos con un traje ignífugo y por encima un traje normal, la cabeza protegida con una capucha, debajo de una peluca.  Durante la sesión fotográfica el viento soplaba fuerte y cambiaba sin cesar de dirección por lo que las llamas quemaron el bigote de Rondell.  El empresario sin rostro, es el que “vende su alma” en el desierto (fotografiado en el desierto de Yuma, en California), clara referencia al asunto de la publicidad Gini y de la cual ya hable en anteriores post.  En el interior se ve un velo rojo azotado por el viento en un bosque de Norfolk, en dicha foto, mirando con mucho cuidado, se ve una silueta de una mujer aparentemente desnuda, y las piernas de un nadador que sobresalen de la superficie del lago Mono.  Justamente en el disco se regalaba una postal con aquella mujer desnuda haciendo el pino en el lago Mono, un lago estadounidense grande y poco profundo, de soda salina situado en California, por su alguno quiere emularla algún día.

Por cierto, este es el disco favorito de Gimour y Wright, y lo tengo firmado por Gilmour.

Sobre el autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *