Critica del debut de Minor Empires, marzo de 2014

Publicado el 07/04/2014 | por Edgar Corleone | Reviews
Valoración
80

minor empiresA priori, la fusión de bandas poco ortodoxas como Nothink, Toundra y Moonich, es atractiva incluso para los poco amigos de lo alternativo. Hablamos de una de las voces más originales del panorama, quien cantase las estrofas de discos incluso grabados en pleno Seattle; del ex- guitarrista de una banda instrumental única, de accesibles vanguardias; hablo de una fusión con resultados sorprendentes que, a posteriori, se ha quedado a punto de ser la revelación que algunos esperábamos.

Admito que el debut de Minor Empires contiene algunos de los temas que más me han sorprendido en lo que va de 2014. “Empty Rooms” o “The Story Of Timothy Treadwell”, contienen melodías dramáticas y tales riffes de ritmo interrumpido que quitan el hipo. La voz de Juan Blas, sin alardes técnicos, acapara protagonismo gracias a sus formas tan naturales, intensas y potente. Atrapa. Y amén a la parte grave del conjunto, con tanto espacio como el resto a base de líneas de bajo a la altura de los riffes. A la altura de las mencionadas,  dos están la pesadísima “Drones”, con interesantes golpes de guitarra sacados de Tool, y “The Season”, la emotivísima pieza que cierra el conjunto, una delicia llena de guitarras atmosféricas.

Asumido que el disco es realmente corto, diez cortes directos y de corto minutaje, de los que habría que descontar un par de instrumentales atmosféricos, a cada escucha me queda la impresión de que, en medio del desarrollo, el nivel desciende ligeramente. Me resulta complicado sumergirme tan hondo en “Linsey”, una canción en la línea de indie más de moda, o en “Numbers”, tanto como con las primeras ya mencionadas. Me cuesta salir del círculo alternativo y dramático del resto de cortes y dejarme llevar a otra parte. Suerte que la sensación se disipa pronto.

Minor Empires se hace muy corto, y el cierre con “Drones” y “The Season” deja con infinitas ganas de más. Los grumos de esos dos temas centrales se diluyen sin problema entre el resto, y el resultado es de sobra notable. Siendo músicos curtidos, podemos esperar mucho de ellos en directo, y alguno de los temas de este álbum pueden ser auténticas bombas. A pesar de los pocos cortes que contiene el disco, es posible que sorprendan con temas de sus respectivas carreras en alguno de los conciertos de esa gira que hace poco anunciaron y en la que estaremos presentes. Bravo por Minor Empires, un álbum original y fácil de recomendar, pues dentro de su originalidad, no dejan de ser accesibles.

Sobre el autor

A la música le dedico la mayor parte de mi tiempo, pero aunque el rock me apasiona desde que recuerdo, no vivo sin cine ni series de televisión. Soy ingeniero informático, y cuando tengo un hueco, escribo sobre mis vicios. Tres nombres: Pink Floyd, Led Zeppelin y Bruce Springsteen.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *