Crítica de First Shot, de Jelly Bullet, 2013

Publicado el 07/02/2014 | por Edgar Corleone | Reviews
Valoración
75

jelly bullet first shotSe definen cachondos, revenidos y sinvergüenzas. A nosotros nos los presentaron como “una banda de hard rock \grunge”, y en consecuencia, esperaba encontrarme un collage de reminiscencias “seattlenianas”. Así fue, sólo que nadie mencionó los toques funk, el stoner, ni su desparpajo.

Son de Madrid, pero ni siquiera me sonaba su nombre del circuito underground de la ciudad. Por lo visto, apenas han dado un par de conciertos, pero en el estudio no suenan a banda de novatos. Según comentan ellos mismos, en cosa de meses han sido capaces de grabar estos siete temas de forma “muy artesanal”, gracias a su experiencia en proyectos previos. En First Shot, los instrumentos suenan desnudos y afilados, muy nítidos en conjunto, un resultado entre lo profesional y lo amateur más que aceptable, y las composiciones aportan la frescura suficiente.

No he sido capaz de encontrar complejos o estándares impuestos. El grupo suena al rock de los noventa -“All I’ve Got”, “Runt Of The Litter”-, con dejes independientes muy puntuales, pero lucen diversas influencias repartidas de, por ejemplo, Red Hot Chilli Peppers, Soundgarden, o de cierto grupo que gustó mucho en su momento, Audioslave. Sin ir más lejos, la dramática “The Hidden Door” suena muy a principios de milenio, a medio tiempo.  Terminan de engancharte a mitad del EP, y no cabe duda de que personalidad propia tienen bastatne.

Es sorprendente que en tan poco tiempo de rodaje ya tengan en circulación un puñado de temas con personalidad reconocible. Aunque creo que les falta algo de trabajo del que sólo se logra tocando hasta hartarse, las canciones tienen suficientes giros, arreglos y detalles como para que la escucha del EP sea amena. Despiertan interés y alimentan la curiosidad. En directo deberían ser capaces de dar mucho juego, y es que algunos ritmos a lo Rage Against The Machine -“When The sun Cries” es clara referencia- y el funk que impregna más de la mitad de los riffes hace el baile inevitable. Jelly Bullet son eléctricos, divertidos y faltos de complejos, pero le pone buena cara a un proyecto definitivamente serio.

Síguelos en Twitter, Facebook, Bandcamp, o en su página oficial.

Sobre el autor

A la música le dedico la mayor parte de mi tiempo, pero aunque el rock me apasiona desde que recuerdo, no vivo sin cine ni series de televisión. Soy ingeniero informático, y cuando tengo un hueco, escribo sobre mis vicios. Tres nombres: Pink Floyd, Led Zeppelin y Bruce Springsteen.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *