Revisando a PINK FLOYD – Capítulo II: Los misterios de Ummagumma

Publicado el 20/01/2014 | por Laurent Berger | Especiales, Pink Floyd

Seguimos enfrascados en la historia de uno de los grupos más grandes que ha visto el Planeta Tierra. En el anterior capítulo nos quedábamos justo en el momento en que Syd Barret, forzado por su cerebro y por sus compañeros,  abandona Pink Floyd  para viajar completamente el solo hacia otra galaxia.

Sus compañeros remplazan a Syd por un amigo de este: David Jon Gilmour. Se cuenta que David y Syd solían juntarse a tocar la guitarra, y David le enseñaba a tocar canciones de los Rolling Stones. David en 1963 formó la banda Joker’s Wild, pero fue algo efímero, prefiriendo viajar por la España franquista y por Francia con unos amigos. Gilmour entró en Pink Floyd en enero de 1968, convirtiendo a la banda en un quinteto durante un corto período, ya que en un principio su trabajo consistía era sustituir a Syd cuando éste no podía continuar con los conciertos.

Floyd5-4Syd se fue y se quedó David… Aquello cambio a Pink Floyd. La actitud de Barret hacia su amigo David es cambiante, hay días en el que se pasa el día a su lado halagándolo y otros en el que ni siquiera le dirige la palabra. En uno de los primeros conciertos de los Floyd sin Barrett, Syd vino como publico y se acercó al escenario donde se quedó mirando a David desafiante durante todo el bolo.

Pink Floyd debe intentar hacer olvidar a Syd con su nuevo trabajo A Saucerful of Secrets, a pesar de que Syd estuvo aún presente en algunas composiciones: “Remember a Day”, “Corporal Clegg” y “Jugband Blues”. Aunque los dos primeros provienen de las grabaciones de su primer disco y son composiciones de R.Wright y R.Waters.

El tema homónimo del disco ya va dando una visión de lo que se convertiría Pink Floyd… Una invitación al ensueño, al viajar al espacio sin dejar la tierra, a cerrar los ojos y dejarse llevar. Wright y sus teclados empiezan a tener mas protagonismo. El disco es bien acogido aunque la época está más a bandas blues rock como Fleetwood Mac, John Mayall, etc… Es sobre todo Francia que acoge con mas devoción este segundo trabajo, y es que siempre hubo una historia de amor entre Francia y los Floyd. También América les abre las puertas de par en par. Tanto en Francia como en los E.E.U.U recorren universidades y programas de televisión que les van otorgando poco a poco un estatus de banda intelectual y para mentes mas inquietas.

Es mayo del 68 y las revueltas en la capital Francesa han sacudido a la juventud de prácticamente toda Europa. Los mas inquietos se siente apegados a muchas bandas que nacen bajo la estela de los Pink Floyd: Amon Düül, Tangerine Dream, Gong, Atoll y PFM surgen de un enfoque idealista que atrae tanto a los que están mas posicionados para una nueva política, como a los que encuentran en la música un enfoque para dar rienda libre al arte. De esto surge el encuentro entre el director Barbet Schroeder y Pink Floyd. El director tiene en mente una película que refleje la generación hippie y su filosofía de vida, pero por el momento la banda esta enfrascada en una gira donde empiezan a crear su verdadero núcleo en directo, conciertos de mas de tres horas donde la improvisación es quien dirige la batuta.

Es tal la ósmosis entre ellos que piensan en grabar un disco en directo, pero antes de eso graban la banda sonora de una película… no la de Barbet Schroede”, sino la de un film llamado “The Committee”, un film independiente en blanco y negro donde los Floyd y Arthur Brown comparten la banda sonora, aunque este ultimo únicamente con el titulo “Nightmare” y su emblemático “Fire”. La banda sonora nunca salio oficialmente y fue un puro tramite para entrar en los estudios y dar vida a la otra banda sonora: More.

moreJustamente es en Francia donde graban por primera vez sin productor. More aparece en las tiendas en Julio de 1969 con aquella portada de color alucinado, convirtiéndose oficialmente en el tercer disco de la banda. Un disco que no es un cualquiera, aquí tenemos joyas de gran calibre como son “Cymbaline” o ese trallazo de hard rock que es “Nile Song”. Un disco que, a mi particularmente siendo un adolescente, me marcó profundamente y que viví en pleno.

Durante ese tiempo, la BBC propone a la banda de confeccionar la música para la retransmisión del evento mas importante de aquel año… ¡El Hombre en la Luna! Algunos también reprochan al mismísimo Stanley Kubrick de no haber pedido a la banda el componer la música de su “2001 Odisea del espacio”… La fiebre Pink Floyd acaba de empezar, por lo que la banda aprovecha ese mismo año en sacar un doble disco titulado Ummagumma, un trabajo que en Francia obtuvo el galardón mas alto que se pueda tener en Arte, el premio Charles- Cros. Pero es un disco que marcará un antes y un después, un trabajo incomprendido por muchos y rodeado por un halo de misterio, con muchos secretos…. Primero el disco saldrá en Columbia Records, para después ser lanzado por Harvest que será a partir de ese momento el sello definitivo de la banda.

El disco esta compuesto de grabaciones de cada miembro de la banda, cada uno teniendo derecho a media cara del vinilo para volcar su música, donde se refleja las influencias de cada músico perfectamente… Las dos caras restantes son en directo, y son parte de un concierto ofrecido en Grandchester Meadows y del Club Mother. Destacaré “Careful With That Axe Eugene” que durante años sirvió de ida de olla a muchas escuchas bajos efectos psicotrópicos….

Muchos se han preguntado el significado de la simbología de su portada y del nombre del propio disco. Justamente la semana pasada me preguntaban un joven iniciado a la música de Pink Floyd que le desvelara esos misterios.

Sobre el título, muchos cuentan que significa “Tener Sexo”… ¿Y en qué lengua? Pues en una jerga escocesa que se supone usaban los estudiantes de Cambridge en la época y que significaba tener sexo… más o menos como aquí “ñaca ñaca”

PinkFloyd ummagumma

Como os he dicho anteriormente, a cada integrante se le dio la cuarta parte del espacio total de grabación para que compusiera y produjera su propia música y letras. En la caratula se quiere reflejar eso. La fotografía es un montaje que genera un efecto de niveles: una imagen dentro de una imagen, una habitación dentro de una habitación, etc… Como detalle, destacar que en el último reflejo se ve en el espejo la caratula del álbum A Saucerful Of Secrets, como referencia al álbum en vivo, pues los temas se toman de este disco.

Esa portada de la banda sonora de la película “GiGi”, solo deciros que en el disco editado en los Estados Unidos es distinta a la Británica. En la tapa original, se puede ver el disco de “GiGi” apoyado en la pared, y en la edición USA, ha sido borrada la imagen y el disco está en blanco debido a cuestiones de derechos de autor.

Voila… esperando que os guste este viaje por el mundo Pink Floyd, nos vemos dentro de poco en próxima estación: ¡Zabriskie Point!

Sobre el autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Publicidad

Una respuesta a Revisando a PINK FLOYD – Capítulo II: Los misterios de Ummagumma

  1. juanjo dijo:

    Me parece muy interesante,una manera de conocer mas cosas de mi grupo favorito desde que lo escuche por primera vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *