Hardreams – Unbroken Promises : Crítica del disco. Review.

Publicado el 13/02/2013 | por Perem | Reviews

Para llegar a este Unbroken Promises, el nuevo disco en estudio de Hardreams, hay que volver la vista atrás y, por unos momentos. volver a repasar mentalmente sus dos trabajos anteriores, el Wings Of Fire y el The Roads Goes On…, que desembocaron en el espectacular Live… On A Dreamer Night, disco en directo del 2010 en que se recogen todas las esencias del Universo Hardreams y que directamente los encumbró como uno de los mejores exponentes del AOR actual.

Y ahora, un par de años después nos llega este Unbroken Promises, y a lo largo de las doce canciones que le componen, el Universo Hardreams sigue intacto y de nuevo es Manu Esteve quien, con su espectacular registro vocal, consigue que cualquier rastro de oscuridad se aleje en el horizonte y en su lugar la calidez y la armonía acaben imponiéndose en un festival, casi orgiástico de Hard Rock Melódico que da inicio con Count On Me y que ya no va a detenerse hasta que la balada All And Now ponga fin a este Unbroken Promises y dé inicio, aunque solo sea por unos momento, a un subidón de positivismo y ganas de atreverse con todo.

Tras el espectacular y directo comienzo del disco con Count On Me, sin duda heredera directa del The ROads Goes On…, llega A HIgh Mountain To Climb, en la que el grupo deciden poner una marcha más y adentrarse por sendas más Hard Rockeras en un inicio de disco demoledor en la que con solo dos temas el grupo ya deja claro que se encuentran en plena forma, antes de obsequiarnos con una de las grandes joyas del disco como es esa It´s Only Love, en el que el título de la canción ya nos indica claramente que vamos a estar ante una de esas canciones 100% AOR, y no nos equivocamos ya que Manu literalmente se sale y su exhibición en este medio tiempo es, sencillamente, espectacular de principio a fin, en el que destaca también el trabajo de David Aguera acompañando al bueno de Manu.

Ahora le toca el turno a The War Is Over que evidentemente, por mucho que Manu se nos ponga más serio y para ello pase a adoptar unos tonos más graves, y por mucho que David también quiera endurecer su sonido, estos tipos hace tiempo que se mantienen alejados de cualquier conflicto y al primer estribillo ya salimos de dudas y sabemos que nos encontramos ante uno de esos himnos made in Hardreams que tan bien saben explotar en directo como quedó demostrado en el Live… On A Dreamer Night, y no en vano el tema que sigue es ese Woman In Black donde, de nuevo, asoma el AOR que llevan en las venas en un tema de esos ideales para conducir donde los estribillos y los teclados dan paso al festival de solos que nos obsequia de nievo David, mientras el resto de grupo marca con fuerza el camino a seguir.

Camino que se toma un descanso con esa preciosidad que de la mano de la guitarra acústica nos adentra en caminos donde los sentimientos están a flor de piel por los que transitas a lo largo de Now You´re Mine, otro de los temas destacados del disco, pero, que nadie se engañe, lo mejor todavía está por llegar, pero antes toca transitar por The Land Inside Our Souls en el que el grupo sigue a lo suyo antes de enlazar con Goin’ Fast, tema impecable y directo de principio a fin que, dejaremos a gusto del consumidor que elija que grupos le vienen a la cabeza cuando Manu & Cia deciden volarte la cabeza en un tema simplemente perfecto que dará mucho juego en directo y que desemboca directamente al tema que da nombre al disco y que nos devuelve a las sendas donde transita el mejor AOR que te puedes encontrar hoy en día en una canción que consigue transportarte a universos paralelos donde la oscuridad y las penumbras están prohibidas. Sin duda uno de los grandes momentos del disco, en los que una cosa queda clara, si no te ves delante reflejado delante del espejo acompañando a Manu en el estribillo, solo puede tener una explicación y es que hayas fallecido y no te hayas enterado.

Y ya vamos llegando al final, pero antes de cerrarlo de la manera que ya hemos comentado al inicio de la reseña, toca volver a endurecer un poco el disco, y de eso se encarga Cross The Line, donde de nuevo Manu decide adoptar un tono más grave, donde teclados y guitarras, de nuevo, campan a sus anchas culminando en un espectacular duelo entre Sergi y David donde al final es Manu quien se encarga de equilibrar la balanza en este tema que, sin duda, es otro de los grandes momentos del disco al que pone punto final All And Now, balada de cerra por todo lo alto el disco, en el que, una vez más, Manu vuelve a demostrarnos que está a la misma altura que los más grandes del genero. Hardreams a lo largo de estos años ha conseguido encontrar ese equilibrio necesario para poder equipararse a los más grandes, pero tiene un valor añadido en la figura de Manu Esteve. Sí, este Unbroken Promises nada se ha roto en Hardreams y todo, absolutamente todo sigue intacto para conseguir alcanzar las metas que se propongan. Y de nuevo, y a modo de resumen, simplemente decir que si este disco no te llega, no lo dudes, mira las esquelas no sea que no te hayas enterado de que has cruzado el umbral.

Un autentico discazo:

Nota:  8,5

                                                                                        Rockthebestmusic @Rockthbestmusic

Contenido perteneciente a The Best Music. Puedes seguirnos tambien en Twitter y en Facebook.

Sobre el autor

Titulado en leyes, amante del apasionante mundo de las estadísticas y desde 2007 en la Red con este artefacto llamado RockTheBestMusic. Y sí, Led Zeppelin es el mejor grupo que ha transitado por el Planeta TIierra.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *